Torah para Vivir

Torah para Vivir

31 oct. 2011

Torah en Español Libro Bereshit (Génesis)


LIBRO BERESHIT - PARASHÁ LEJ-LEJÁ (Vete para ti)

Mar-Jeshván 2 – 8, 5772 / Octubre 30 – Noviembre 5, 2011

12 - 1 El Eterno le dijo a Abram: «Vete de tu tierra, de tus familiares y de la casa de tu padre, a la tierra que he de mostrarte. 2 Y Yo te convertiré en una gran nación; te bendeciré y engrandeceré tu nombre, y tú serás una bendición. 3 Bendeciré a aquellos que te bendigan, y al que te maldiga, lo maldeciré; y todas las familias de la tierra se bendecirán en ti». 4 Y Abram se fue, como El Eterno le había mandado, y Lot fue con él; Abram tenía setenta y cinco años cuando se fue de Jarán. 5 Abram tomó a su mujer Sarai y a Lot, el hijo de su hermano, y todas las riquezas que habían acumulado y las personas que habían logrado congregar en Jarán; y se fueron en dirección a la tierra de Canaán y llegaron a la tierra de Canaán. 6 Abram atravesó la tierra hasta llegar a Shejem, hasta la planicie de Moré. En ese entonces, el cananeo habitaba la tierra. 7 El Eterno Se le apareció a Abram y le dijo: «A tu descendencia daré esta tierra». Y él construyó un altar para El Eterno Quien Se le había aparecido. 8 De allí se dirigió a la montaña al este de Bet-El y allí montó su tienda, con Bet-El hacia el oeste y Ai hacia el este; y allí construyó un altar para El Eterno e invocó a El Eterno por Su Nombre. 9 Luego Abram prosiguió su marcha, dirigiéndose hacia el sur. 10 Había hambre en la tierra y Abram descendió a Egipto para habitar allí, pues el hambre era grave en la tierra. 11 Y sucedió que cuando estaba por entrar en Egipto, que le dijo a su mujer Sarai: « He sabido que eres una mujer de hermosa apariencia. 12 Y ocurrirá que cuando los egipcios te vean, dirán: ¡Ésa es su mujer!; entonces me matarán, pero a ti te dejarán con vida. 13 Por favor, di que eres mi hermana, para que me vaya bien por ti, y para que pueda vivir gracias a ti». (2º DÍA / 2ª aliá) 14 Y sucedió que al llegar Abram a Egipto, que los egipcios vieron que la mujer era muy hermosa. 15 Cuando la vieron los oficiales del Faraón, la elogiaron ante el Faraón y fue conducida a la casa del Faraón. 16 Y el Faraón trató bien a Abram gracias a ella y él obtuvo ovejas, ganado vacuno, burros, esclavos y esclavas, burras y camellos. 17 Mas El Eterno afligió al Faraón y a su familia con grandes plagas a causa de Sarai, la mujer de Abram. 18 El Faraón convocó a Abram y le dijo: «¿Qué es lo que me has hecho? ¿Por qué no me dijiste que era tu mujer? 19 ¿Por qué dijiste Es mi hermana para que yo la tomara como mujer? Ahora: aquí está tu mujer; ¡tómala y vete!». 20 El Faraón dio órdenes de que lo escoltaran a él y a su mujer, y a todo lo suyo.

13

- 1 Y Abram ascendió de Egipto, él y su mujer y todo lo que era suyo, y Lot con él, y se dirigió hacia el sur. 2 Abram iba muy cargado de ganado, plata y oro. 3 Y continuó su recorrido desde el sur hacia Bet-El, hacia el sitio donde había colocado su tienda por primera vez, entre Bet-El y Ai, 4 hacia el sitio del altar que había erigido al principio; y allí Abram invocó a El Eterno por Su Nombre. (3ER DÍA / 3ª ALIÁ) 5 Lot, quien se fue con Abram, también poseía ovejas, ganado vacuno y tiendas. 6 Y la tierra no pudo mantenerlos habitando juntos, pues sus posesiones eran muy abundantes y no podían habitar juntos. 7 Y hubo una disputa entre los pastores del ganado de Abram y los pastores del ganado de Lot, y en ese entonces, el cananeo y el perizeo habitaban la tierra. 8 Y Abram le dijo a Lot: «Por favor, que no haya disputa entre nosotros, ni entre mis pastores y los tuyos, pues somos hermanos. 9 ¿Acaso no tienes toda la tierra delante de ti? Por favor, sepárate de mí: si tú vas a la izquierda, yo iré a la derecha, y si tú vas a la derecha, yo iré a la izquierda». 10 Lot alzó la vista y vio toda la planicie del Jordán, que, antes de que El Eterno destruyera a Sodoma y Gomorra era una zona muy bien regada en todas partes, como el jardín de El Eterno, como la tierra de Egipto, yendo hacia Tzoar. 11 Y Lot escogió para sí toda la planicie del Jordán y Lot viajó desde el este; y cada uno se separó de su hermano. 12 Abram habitó en la tierra de Canaán, mientras que Lot habitó en las tiendas de la planicie hasta Sodoma. 13 Y la gente de Sodoma era malvada y cometía grandes pecados ante El Eterno. 14 El Eterno le dijo a Abram, después de que Lot se hubo separado de él: «Por favor alza ahora la vista y mira desde donde estás parado: al norte, al sur, al este y al oeste. 15 Pues toda la tierra que ves, a ti te la daré, y a tu simiente por siempre. 16 Haré que tus descendientes sean como el polvo de la tierra, de modo que si hay alguien capaz de contar el polvo de la tierra, también tu descendencia podrá contarse. 17 Levántate y camina la tierra a todo su largo y todo su ancho. Pues a ti te la daré». 18 Y Abram trasladó su tienda y fue a habitar en la planicie de Mamre, que se encuentra en Jebron; y allí Le construyó un altar a El Eterno. (4º DíA / 4ª aliá)

14

- 1 Y sucedió en los días de Amrafel, rey de Shinar; Arioj, rey de Elasar; Kedorlaomer, rey de Elam, y Tidal, rey de Goím, 2 que ellos hicieron guerra contra Bera, rey de Sodoma; Birsha, rey de Gomorra; Shinav, rey de Admá; Shemeber, rey de Tzeboím; y el rey de Bela, que es Tzoar. 3 Todos ellos se habían reunido en el Valle de Sidim; es el Mar Muerto. 4 Durante doce años sirvieron a Kedorlaomer y durante trece años se rebelaron. 5 Al decimocuarto año, llegó Kedorlaomer y los reyes que se hallaban con él, y atacaron a los refaim en Ashterot-karnaim, a los zuzim en Ham, a los emim en Shave-kiriataim; 6 y a los joreos en sus montañas de Seir, hasta la planicie de Parán, que está junto al desierto. 7 Luego regresaron y llegaron a En-mishpat, que es Kadesh; y atacaron todo el territorio de los amalekitas; y también los amorreos que habitan en Jatzatzon-tamar. 8 Y el rey de Sodoma fue con el rey de Gomorra, el rey de Admá, el rey de tzeboím y el rey de Bela, que es Tzoar, y juntos libraron batalla en el Valle de Sidim: 9 con Kedorlaomer, rey de Elam; Tidal, rey de Goím; Amrafel, rey de Shinar; y Arioj, rey de Elasar: cuatro reyes contra cinco. 10 El Valle de Sidim está lleno de pozos de arcilla. Los reyes de Sodoma y Gomorra huyeron y cayeron allí, mientras que el resto huyó a la montaña. 11 Se apoderaron de todas las riquezas de Sodoma y Gomorra y de todo su alimento, y partieron. 12 Y capturaron a Lot, sobrino de Abram, y a sus bienes, y se fueron; pues él residía en Sodoma. 13 Entonces llegó el fugitivo y le dijo a Abram, el hebreo, quien habitaba en la planicie de Mamre, el amorreo, el hermano de Eshkol y el hermano de Aner, que eran aliados de Abram. 14 Y cuando Abram se enteró de que su hermano había sido tomado cautivo, armó a sus discípulos que habían nacido en su casa, trescientos dieciocho, y los persiguió hasta Dan. 15 Y él, junto con sus siervos, se dividió contra ellos de noche y los atacó; los persiguió hasta Jova, que está a la izquierda de Damasco. 16 Retornó todos los bienes; y también retornó a su hermano, Lot, con sus bienes, así como también a las mujeres y la gente. 17 El rey de Sodoma salió a recibirlo tras su regreso, después de haber vencido a Kedorlaomer y a los reyes que se hallaban con él, al Valle de Shavé, que es el valle del rey. 18 Pero Malkitzedek, rey de Shalem, llevó pan y vino; él era sacerdote de Dios, el Supremo. 19 Él lo bendijo, diciendo: «Bendito es Abram de Dios, el Supremo, Hacedor del cielo y de la tierra; 20 y bendito es Dios, el Supremo, Que ha entregado a tus enemigos en tus manos»; y (Abram) le dio un diezmo de todo. (5º DíA / 5ª aliá) 21 El rey de Sodoma le dijo a Abram: «Dame la gente, y quédate con los bienes». 22 Abram le dijo al rey de Sodoma: «Levanto mi mano hacia El Eterno, Dios, el Supremo, Hacedor del cielo y de la tierra; 23 ¡ni un hilo ni un cordón de zapatos, ni nada que sea tuyo tomaré! Para que no digas: Yo enriquecí a Abram. 24 Únicamente lo que comieron los jóvenes y los hombres que me acompañaron, Aner, Eshkol y Mamre; ellos se quedarán con su parte».

15

- 1 Después de estos hechos, la palabra de El Eterno le llegó a Abram en una visión, diciendo: «No temas, Abram, Yo soy un escudo para ti; tu recompensa es muy grande». 2 Y dijo Abram: «Señor mío, El Eterno: ¿Qué puedes darme, si yo no tengo hijos y el encargado de mi casa es Eliezer, el damasceno?». 3 Dijo Abram: «He aquí que no me has dado simiente; y mi encargado me hereda.» 4 Y la palabra de El Eterno llegó a él, diciendo: «No te heredará él. Únicamente aquel que saldrá de tus entrañas te heredará». 5 Y Él lo llevó afuera, diciendo: «Contempla, ahora, en dirección al cielo, y cuenta las estrellas, ¡si es que puedes contarlas!». Y Él le dijo: «¡Así será tu descendencia!». 6 Y él tuvo certeza en El Eterno, y Él se lo tuvo en cuenta como rectitud. (6º DíA / 6ª aliá) 7 Él le dijo: «Yo soy El Eterno, Quien te sacó de Ur Kasdim para darte esta tierra para que la heredes». 8 Él dijo: «Señor mío, El Eterno: ¿Cómo sabré que he de heredarla?» 9 Y Él le dijo: «Toma para Mí tres novillos, tres cabras, tres carneros, una tórtola y un palomino». 10 Él Le llevó todo esto: los partió en el medio y colocó cada parte frente a su contraparte. Sin embargo, a las aves no las partió. 11 Descendieron aves de rapiña sobre los cadáveres y Abram las espantó. 12 Y cuando se estaba por poner el sol, se apoderó de Abram un estado de somnolencia; y un espanto, una oscuridad muy grande descendió sobre él. 13 Y Él le dijo a Abram: «Sabrás con certeza que tus descendientes serán extraños en una tierra que no es la suya y los esclavizarán y los afligirán cuatrocientos años. 14 Pero también, la nación que ellos han de servir, Yo la juzgaré, y luego se irán de allí con grandes riquezas. 15 En cuanto a ti: irás a tus antepasados en paz; serás enterrado en buena vejez. 16 Y la cuarta generación retornará aquí, pues la iniquidad del amorreo no se habrá colmado hasta entonces». 17 Y cuando el sol se puso y estaba muy oscuro, he aquí que había un horno lleno de humo y una antorcha de fuego que pasó por entre las partes. 18 Ese día, El Eterno hizo un pacto con Abram, diciendo: «A tus descendientes he dado esta tierra, desde el río de Egipto hasta el gran río, el río Éufrates: 19 al kenita, al kenizita y al kadmonita; 20 al jeteo, al perizeo, y los refaim; 21 al amorreo, al cananeo, al girgasheo y al iebuseo».

16

- 1 Y Sarai, la mujer de Abram, no le había dado hijos. Ella tenía una sirvienta egipcia llamada Hagar. 2 Y Sarai le dijo a Abram: «He aquí, que El Eterno me ha impedido tener hijos; cásate ahora con mi sirvienta y tal vez yo me construya a través de ella». Y Abram aceptó el pedido de Sarai. 3 Y Sarai, la mujer de Abram, tomó a la egipcia Hagar, su sirvienta, tras diez años de vivir Abram en la tierra de Canaán, y la entregó por mujer a Abram, su marido. 4 Él se casó con Hagar y ella concibió; y cuando vio que había concebido, sintió desprecio por su ama. 5 Sarai le dijo a Abram: «¡Esta afrenta contra mí es por tu culpa! Yo te entregué a mi sirvienta, y ahora que ella ve que ha concebido, me menosprecia. ¡Que El Eterno juzgue entre tú y yo!». 6 Abram le dijo a Sarai: «He aquí que tu sirvienta está a tu disposición; haz con ella lo que mejor te parezca». Y Sarai la trató con dureza y la sirvienta huyó. 7 Un ángel de El Eterno la halló junto a una fuente de agua en el desierto, en el oasis del camino que conduce a Shur. 8 Y le dijo: «Hagar, sirvienta de Sarai, ¿de dónde vienes y hacia dónde vas?» Y ella le dijo: «Huyo de mi ama Sarai». 9 Y un ángel de El Eterno le dijo: «Regresa junto a tu ama, y sométete a su dominio». 10 Y un ángel de El Eterno le dijo: «Aumentaré enormemente tu descendencia y no podrá contarse de tan abundante que ha de ser». 11 Y un ángel de El Eterno le dijo: «He aquí que has concebido, y darás a luz a un hijo; y lo llamarás Ishmael (Ismael), pues El Eterno ha oído tu aflicción. 12 Y él será un hombre rebelde, que alzará la mano contra todos y todos se alzarán contra él; y habitará ante todos sus hermanos». 13 Y ella invocó el Nombre de El Eterno, Quien habló con ella: «Tú eres el Dios de la Visión», pues ella dijo: «¿Acaso no sigo viendo aquí tras mi visión?». 14 Por eso la fuente se llamó «El pozo del Viviente que me ve», que se encuentra entre Kadesh y Bered. 15 Hagar le dio a Abram un hijo y Abram llamó al hijo que le dio Hagar: Ishmael (Ismael). 16 Y Abram tenía ochenta y seis años cuando Hagar le dio Ishmael (Ismael) a Abram.

17

- 1 Cuando Abram tenía noventa y nueve años, El Eterno Se le apareció a Abram y le dijo: «Yo soy El Shadai; camina ante Mí y sé íntegro. 2 Yo estableceré Mi pacto entre nosotros, y te incrementaré en forma ex­traor­dinaria». 3 Abram se postró sobre su rostro, y Dios habló con él diciendo: 4 «En cuanto a Mí, éste es Mi pacto contigo: Serás el padre de una multitud de naciones; 5 tu nombre ya no será Abram, sino Abraham, pues te he convertido en padre de una multitud de naciones; 6 te multiplicaré extraordinariamente y haré de ti naciones; y de ti descenderán reyes. (7º DÍA / 7ª aliá) 7 Ratificaré Mi pacto contigo y con tu futura descendencia, por todas sus generaciones, como pacto eterno, de ser un Dios para ti y para tu futura descendencia; 8 y te daré a ti y a tu descendencia la tierra en la que habitas: toda la tierra de Canaán, en posesión eterna; y seré un Dios para ellos». 9 Dios le dijo a Abraham: «En cuanto a ti, guardarás Mi pacto, tú y tu futura descendencia por todas las generaciones. 10 Éste es Mi pacto que guardarán entre Mí y vosotros y tu futura descendencia: todo varón de entre vosotros será circuncidado. 11 Cortarán la carne de tu prepucio y ésa será la señal del pacto entre nosotros. 12 A la edad de ocho días todo varón de entre vosotros será circuncidado, por todas tus generaciones; tanto el que nazca en tu casa como el que no es de tu simiente y sea comprado de un extraño con dinero. 13 El que nazca en tu familia o el que sea comprado con dinero, ciertamente será circuncidado. Y Mi pacto estará en tu carne como pacto eterno. 14 Varón incircunciso que no corte la carne de su prepucio, esa alma será separada de su pueblo; ha violado Mi pacto». 15 Y Dios le dijo a Abraham: «En cuanto a Sarai, tu mujer, no la llames Sarai, pues Sara es su nombre. 16 Yo la bendeciré; y te daré un hijo de ella; la bendeciré y ella dará origen a naciones; de ella surgirán reyes de pueblos». 17 Y Abraham se postró sobre su rostro y se rió; y pensó «¿Acaso le nacerá un hijo a un hombre de cien años de edad? ¿Y Sara, una mujer de noventa años, dará a luz?». 18 Y Abraham Le dijo a Dios: « ¡Ojalá que Ishmael (Ismael) viva ante Ti! ». 19 Dios dijo: «No obstante, tu mujer Sara te dará un hijo y lo llamarás Itzjak (Isaac); y Yo cumpliré Mi pacto con él como pacto eterno para su futura descendencia. 20 Pero en cuanto a Ishmael (Ismael), te he oído: lo he bendecido, lo multiplicaré, y lo incrementaré en forma extraordinaria; engendrará doce príncipes y lo convertiré en una gran nación. 21 Pero mantendré Mi pacto a través de Itzjak (Isaac), a quien Sara dará a luz el próximo año para esta época». 22 Y cuando (Él) terminó de hablar con él, Dios ascendió de (ante) Abraham. 23 Entonces Abraham tomó a su hijo Ishmael (Ismael) y a todos los nacidos en su casa, y a todos los que había comprado con dinero, a todos los varones de la casa de Abraham, y cortó la carne de su prepucio aquel mismo día, tal como Dios le había mandado. (maftir) 24 Abraham tenía noventa y nueve años cuando fue circuncidado. 25 Y su hijo Ishmael (Ismael) tenía trece años cuando fue circuncidado. 26 Aquel mismo día fue circuncidado Abraham y su hijo Ishmael (Ismael), 27 y todos los varones de su casa; tanto los nacidos en su casa como los comprados con dinero a un extranjero, fueron circuncidados junto con él.

Dolores de Parto, la Luz de la Redención


24 oct. 2011

Torah en Español Libro Bereshit (Génesis)


LIBRO BERESHIT - PARASHÁ NÓAJ
Tishrei 25 – Mar-Jeshván 1, 5772 / Octubre 23 – 29, 2011

9 Éstas son las crónicas de Nóaj (Noé): Nóaj (Noé) fue un hombre justo, perfecto entre los de sus generaciones; Nóaj (Noé) anduvo con El Eterno. 10 Nóaj (Noé) engendró tres hijos: Shem, Jam y Iafet. 11 La tierra se había vuelto corrupta delante de Dios; y la tierra se había llenado de hurto. 12 Y Dios contempló la tierra y he aquí que estaba corrupta, pues toda la carne había corrompido su camino sobre la tierra. 13 Dios le dijo a Nóaj (Noé): «Ha llegado ante Mí el fin de toda la carne; pues la tierra está llena de hurto; y he aquí que estoy por destruirlos de la tierra. 14 Hazte un Arca de madera de ciprés; hazle compartimentos y cúbrela por afuera y por dentro con brea. 15 Así es como deberás hacerla: trescientos codos de longitud; cincuenta codos de ancho y treinta codos de altura. 16 Le harás una ventana, y la terminarás a un codo desde arriba. Coloca la entrada del Arca al costado; hazle un primer piso, un segundo piso y un tercer piso. 17 En cuanto a Mí, he aquí que estoy por traer el Diluvio sobre la tierra para destruir toda la carne en la que hay aliento de vida bajo los cielos; todo lo que hay sobre la tierra expirará. 18 Pero he de establecer contigo Mi pacto y tú entrarás al Arca, tú, tus hijos, tu mujer, y las mujeres de tus hijos junto a ti. 19 Y de todo lo que vive, de toda la carne, dos de cada uno llevarás al Arca para que sobrevivan contigo; serán macho y hembra. 20 De cada ave, según su especie, y de cada animal, según su especie, y de cada ser que repta sobre el suelo, según su especie, dos de cada uno llevarás junto a ti, para que sobrevivan. 21 En cuanto a ti, toma todos los alimentos que sean comestibles y reúnelos, para que les sirvan de comida a ti y a ellos». 22 Nóaj (Noé) hizo según Dios le había mandado. Así lo hizo. (2º DÍA / 2ª ALIÁ)
7
- 1 Entonces El Eterno le dijo a Nóaj (Noé): «Ven al Arca, tú y toda tu familia, pues a ti te he considerado justo ante Mí en esta generación. 2 De todo animal puro toma siete pares, el macho con su hembra, y de todo animal que no es puro, dos, el macho con su hembra, 3 de las aves de los cielos también, siete pares, macho y hembra, para mantener viva la simiente sobre la faz de toda la tierra. 4 Porque dentro de siete días enviaré lluvia sobre la tierra, cuarenta días y cuarenta noches, y borraré de la faz de la tierra toda la existencia que he hecho». 5 Y Nóaj (Noé) hizo según El Eterno le había mandado. 6 Nóaj (Noé) tenía seiscientos años cuando cayó el Diluvio sobre la tierra. 7 Nóaj (Noé), con sus hijos, su mujer y las mujeres de sus hijos, entraron al Arca a causa de las aguas del Diluvio. 8 Del animal puro, del animal que no es puro, de las aves, y de cada ser que repta sobre la tierra, 9 de dos en dos se dirigieron hacia Nóaj (Noé) en el Arca, macho y hembra, tal como Dios le había ordenado a Nóaj (Noé). 10 Y sucedió que transcurridos siete días las aguas del Diluvio llegaron a la tierra. 11 En el año seiscientos de la vida de Nóaj (Noé), en el segundo mes, el diecisiete del mes, ese día, se rompieron todas las fuentes del gran abismo y se abrieron las ventanas de los cielos. 12 Y cayeron lluvias sobre la tierra durante cuarenta días y cuarenta noches. 13 Ese mismo día, entraron al Arca Nóaj (Noé), con Shem, Jam y Iefet los hijos de Nóaj (Noé), la mujer de Nóaj (Noé) y las tres mujeres de sus hijos, junto a ellos; 14 ellos y cada bestia según su especie, cada animal según su especie, cada ser que repta sobre la tierra según su especie y cada ave según su especie, y todas las aves de todos los tipos de alas. 15 Todos se presentaron ante Nóaj (Noé) en el Arca; de dos en dos, de toda la carne en la que había aliento de vida. 16 Así llegaron, llegaron macho y hembra, de toda la carne, tal como Dios le había mandado. Y El Eterno cerró el Arca para él. (3ER DÍA / 3ª ALIÁ) 17 Cuando llegó el Diluvio sobre la tierra, durante cuarenta días las aguas aumentaron y elevaron el Arca, el que se levantó por encima de la tierra. 18 Las aguas crecieron y aumentaron enormemente sobre la tierra y el Arca flotaba sobre la superficie de las aguas. 19 Las aguas crecieron muchísimo sobre la tierra, y fueron cubiertas todas las altas montañas que están bajo todos los cielos. 20 Quince codos hacia arriba crecieron las aguas, y se cubrieron las montañas. 21 Y toda la carne que se mueve sobre la tierra expiró: las aves, los animales, las bestias y todos los seres que reptan sobre la tierra, y toda la humanidad. 22 Todos aquellos en cuyas fosas nasales había aliento de vida, todo lo que había sobre la tierra seca, murió. 23 Y borró toda la existencia que había sobre la faz de la tierra: desde el hombre hasta el animal, hasta el reptil, y hasta el ave del cielo; todos fueron borrados de la tierra. Únicamente Nóaj (Noé) sobrevivió y aquellos que estaban junto con él en el Arca. 24 Y las aguas prevalecieron sobre la tierra durante ciento cincuenta días.
8
- 1 Dios recordó a Nóaj (Noé) y a todas las bestias y a todos los animales que estaban junto con él en el Arca, y Dios hizo que pasara un espíritu sobre la tierra y las aguas se calmaron. 2 Las fuentes del abismo y las ventanas de los cielos se cerraron, y se contuvo la lluvia del cielo. 3 Entonces las aguas se retiraron de la tierra, retrocediendo continuamente, y las aguas disminuyeron al cabo de ciento cincuenta días. 4 Y en el séptimo mes, el día diecisiete del mes, el Arca se posó sobre las montañas de Ararat. 5 Las aguas continuaron disminuyendo hasta el décimo mes. El décimo mes, el primero del mes, se hicieron visibles los picos de las montañas. 6 Y al cabo de cuarenta días, Nóaj (Noé) abrió la ventana del Arca que había construido. 7 Y envió afuera al cuervo, que iba y volvía, hasta que las aguas se secaron sobre la tierra. 8 Entonces envió a la paloma, para ver si las aguas se habían retirado de la faz de la tierra. 9 Mas la paloma no pudo hallar un lugar para descansar sus patas, y regresó a Nóaj (Noé) en el Arca, pues había agua sobre la superficie de toda la tierra; extendió la mano, la tomó y la hizo entrar al Arca. 10 Volvió a esperar otros siete días y nuevamente envió a la paloma fuera del Arca. 11 La paloma regresó al anochecer, y he aquí que llevaba una hoja de olivo arrancada en su pico. Entonces Nóaj (Noé) supo que las aguas se habían retirado de la superficie de la tierra. 12 Luego esperó otros siete días y volvió a enviar la paloma; y ésta ya no regresó. 13 Y sucedió en el año seiscientos uno, en el primer mes, el primero del mes, que las aguas se secaron sobre la tierra; Nóaj (Noé) quitó la cubierta del Arca, y contempló. Y he aquí que la superficie del terreno se había secado. 14 Y el segundo mes, el veintisiete del mes, la tierra se había secado por completo. (4º DÍA / 4ª ALIÁ) 15 Dios le habló a Nóaj (Noé), diciendo: 16 «Sal del Arca; tú y tu mujer, tus hijos y las mujeres de tus hijos. 17 Todo ser vivo que está a tu lado, de toda la carne, de las aves, de los animales, y de todos los seres que se mueven sobre la tierra, haz que salgan contigo y que se reproduzcan en la tierra y fructifiquen y se multipliquen en la tierra». 18 Nóaj (Noé) salió y sus hijos, su mujer y las mujeres de sus hijos. 19 Todo ser vivo, todo reptil y toda ave, todo lo que se mueve sobre la tierra salió del Arca con sus familias. 20 Entonces Nóaj (Noé) le construyó un altar a El Eterno y tomó de cada animal puro y de cada ave pura, y ofreció ofrendas ígneas en el altar. 21 El Eterno aspiró la deleitable fragancia, y El Eterno dijo en Su corazón: «Ya no volveré a maldecir a la tierra por culpa del hombre, pues los pensamientos del corazón del hombre son malignos desde su juventud; ni tampoco volveré a golpear a todos los seres vivos, tal como he hecho. 22 Continuamente no cesarán, todos los días de la tierra, la época de la siembra y la de la cosecha, el frío y el calor, el verano y el invierno, el día y la noche».
9
- 1 Dios bendijo a Nóaj (Noé) y a sus hijos, y les dijo: «Fructificad y multiplicaos, y colmad la tierra. 2 Os temerán todas las bestias de la tierra y todas las aves del cielo, todos los seres que reptan sobre la tierra y todos los peces del mar; en vuestras manos son entregados. 3 Todo ser que se mueve, que vive, será alimento para vosotros; como las verdes hierbas, os he entregado todo. 4 Pero de la carne, con su alma, su sangre, no comeréis. 5 Sin embargo, la sangre que pertenece a vuestras almas exigiré, de cada bestia la exigiré. De la mano del hombre inclusive de la mano del propio hermano del hombre demandaré cuenta de cada vida humana. 6 Todo aquel que derrame sangre del hombre, por el hombre se derramará su sangre; pues en la imagen de Dios Él hizo al hombre. 7 Y vosotros, fructificad y multiplicaos; colmad la tierra y multiplicaos sobre ella». (5º DÍA / 5ª ALIÁ) 8 Y Dios le dijo a Nóaj (Noé) y a sus hijos, diciendo: 9 «En cuanto a Mí, he aquí que establezco Mi pacto contigo y con tu descendencia futura, 10 y con todo ser vivo que está junto a ti, con las aves, con los animales y con las bestias de la tierra, con todo lo que salió del Arca, con todas las bestias de la tierra. 11 Y confirmaré Mi pacto contigo: nunca más será aniquilada toda la carne por las aguas de un diluvio y nunca más habrá un diluvio que destruya la tierra». 12 Y dijo Dios: «Ésta es la señal del pacto que establezco entre Yo y vosotros, y todos los seres vivos que están junto a vosotros, por todas las generaciones: 13 He puesto Mi arco iris en la nube y será señal del pacto entre Yo y la tierra. 14 Y sucederá que cuando coloque una nube sobre la tierra y se vea el arco en la nube, 15 recordaré Mi pacto entre Yo y vosotros y todos los seres vivos que están junto a vosotros, y el agua jamás volverá a ser diluvio que destruya toda la carne. 16 Y el arco se encontrará en la nube y Yo lo contemplaré para recordar el pacto eterno entre Dios y todos los seres vivos, y toda la carne que está sobre la tierra». 17 Y Dios le dijo a Nóaj (Noé): «Ésta es la señal del pacto que he confirmado entre Yo y toda la carne que se halla sobre la tierra». (6º DÍA / 6ª ALIÁ) 18 Los hijos de Nóaj (Noé) que salieron del Arca eran Shem, Jam y Iafet. Jam es el padre de Canaán. 19 Esos tres eran los hijos de Nóaj (Noé) y de ellos se expandió toda la tierra. 20 Nóaj (Noé), el hombre de la tierra, se degradó y plantó un viñedo. 21 Bebió del vino y se emborrachó, y se descubrió dentro de su tienda. 22 Jam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre y se lo dijo a sus dos hermanos, que estaban afuera. 23 Y Shem y Iafet tomaron una vestimenta y la colocaron sobre sus hombros, y fueron caminando hacia atrás y cubrieron la desnudez de su padre; con los rostros mirando en otra dirección, no vieron la desnudez de su padre. 24 Nóaj (Noé) se despertó de su embriaguez y supo lo que le había hecho su hijo menor. 25 Y dijo: «Maldito es Canaán; esclavo de esclavos será para sus hermanos». 26 Y dijo: «Bendito es El Eterno, el Dios de Shem; y que Canaán sea esclavo de ellos. 27 Que Dios extienda a Iafet, pero habitará en las tiendas de Shem; que Canaán sea esclavo de ellos». 28 Nóaj (Noé) vivió tras el Diluvio trescientos cincuenta años. 29 Y todos los días de Nóaj (Noé) fueron novecientos cincuenta años; y murió.
10
- 1 Éstos son los descendientes de los hijos de Nóaj (Noé): Shem, Jam y Iafet; les nacieron hijos tras el Diluvio. 2 Los hijos de Iafet: Gomer, Magog, Madai, Iavan, Tuval, Meshej y Tiras. 3 Los hijos de Gomer: Ashkenaz, Rifat y Togarma. 4 Los hijos de Iavan: Elisha y Tarshish, los Kitim y los Dodanim. 5 A partir de ellos, las naciones que estaban más aisladas se ramificaron hacia sus tierras: cada una según su idioma, por sus familias, en sus naciones. 6 Los hijos de Jam: Cush, Mitzraim, Put y Canaán. 7 Los hijos de Cush: Seva, Javila, Savta, Raama y Savteca. Los hijos de Raama: Sheva y Dedan. 8 Y Cush engendró a Nimrod. Él fue el primer hombre poderoso de la tierra. 9 Él fue un cazador poderoso ante El Eterno, por eso hay un dicho: «¡como Nimrod, el poderoso cazador ante El Eterno!». 10 El comienzo de su reinado fue Bavel, Erej, Acad y Calne en la tierra de Shinar. 11 De esa tierra surgió Ashur y construyó Nineve, Rejovot-ir, Calaj 12 y Resen entre Nineve y Calaj, la gran ciudad. 13 Y Mitzraim engendró a Ludim, Anamim, Lehavim, Naftujim, 14 Patrusim y Caslujim, que es de donde salieron los filisteos, y Caftorim. 15 Canaán engendró a Tzidon, su primogénito, y a Jet; 16 y el iebuseo, el amorreo, el girgasheo, 17 el jeveo, el arkita, el sinita, 18 el arvadita, el tzemarita, y el jamatita. Luego, las familias de los cananeos se ramificaron. 19 Y el límite cananeo se extendía desde Tzidon, yendo hacia Gerar, hasta Gaza; yendo hacia Sodoma, Gomorra, Adma y Tzevoim, hasta Lasha. 20 Éstos son los descendientes de Jam, según sus familias, por sus idiomas, en sus tierras, en sus naciones. 21 Y a Shem también le nacieron descendientes; él fue el antepasado de los hebreos; el hermano de Iafet, el mayor. 22 Los hijos de Shem: Elam, Ashur, Arpajshad, Lud y Aram. 23 Los hijos de Aram: Utz, Jul, Geter y Mash. 24 Y Arpajshad engendró a Shelaj y Shelaj engendró a Eber. 25 Y a Eber le nacieron dos hijos: el primero se llamaba Peleg, pues en sus días se dividió la tierra; y su hermano se llamaba Ioktan. 26 Ioktan engendró a Almodad, Shelef, Jatzarmavet, Iaraj, 27 Hadoram, Uzal, Dikla, 28 Oval, Avimael, Sheva, 29 Ofir, Javila, y Iovav; todos éstos eran los hijos de Ioktan. 30 Su lugar de residencia se extendía desde Mesha yendo hacia Sefar, la montaña hacia el oriente. 31 Éstos son los descendientes de Shem según sus familias, por sus idiomas, en sus tierras, por sus naciones. 32 Éstas son las familias de los descendientes de Nóaj (Noé), de acuerdo con sus generaciones, por sus naciones; y de ellos se separaron las naciones de la tierra tras el Diluvio. (7º DÍA / 7ª ALIÁ)
11
- 1 Toda la tierra tenía un mismo idioma y un mismo propósito. 2 Y sucedió que cuando emigraron del este, hallaron un valle en la tierra de Shinar y allí se asentaron. 3 Y se dijeron los unos a los otros: «Vamos, hagamos ladrillos y cozámoslos con fuego». Y el ladrillo les sirvió de piedra, y el barro, de asfalto. 4 Y dijeron: «Vamos, edifiquemos una ciudad y una torre que llegue hasta el cielo, y hagámonos un nombre, para que no nos dispersemos por toda la tierra». 5 El Eterno descendió a contemplar la ciudad y la torre que habían construido los hijos del hombre, 6 y dijo El Eterno: «He aquí que son un pueblo con un mismo idioma para todos, ¡y esto es lo que hacen! Y ahora, ¡¿no se les debe evitar su propósito?! 7 Vamos, descendamos y confundamos su idioma, para que uno no entienda el lenguaje del otro». 8 Y El Eterno los dispersó desde allí por sobre toda la faz de la tierra; y abandonaron la construcción de la ciudad. 9 Por eso se llamó Bavel, porque allí El Eterno confundió el idioma de toda la tierra, y desde allí El Eterno los dispersó por sobre toda la faz de la tierra. 10 Éstos son los descendientes de Shem: Shem tenía cien años cuando engendró a Arpajshad, dos años después del Diluvio. 11 Y Shem vivió quinientos años después de engendrar a Arpajshad y engendró hijos e hijas. 12 Arpajshad tenía treinta y cinco años cuando engendró a Shelaj. 13 Y Arpajshad vivió cuatrocientos tres años después de engendrar a Shelaj; y engendró hijos e hijas. 14 Shelaj tenía treinta años cuando engendró a Eber. 15 Y Shelaj vivió cuatrocientos tres años después de engendrar a Eber; y engendró hijos e hijas. 16 Cuando Eber tenía treinta y cuatro años, engendró a Peleg. 17 Y Eber vivió cuatrocientos treinta años después de engendrar a Peleg; y engendró hijos e hijas. 18 Cuando Peleg tenía treinta años, engendró a Reu. 19 Y Peleg vivió doscientos nueve años después de engendrar a Reu; y engendró hijos e hijas. 20 Cuando Reu tenía treinta y dos años, engendró a Serug. 21 Y Reu vivió doscientos siete años después de engendrar a Serug; y engendró hijos e hijas. 22 Cuando Serug tenía treinta años, engendró a Najor. 23 Y Serug vivió doscientos años después de engendrar a Najor, y engendró hijos e hijas. 24 Cuando Najor tenía veintinueve años, engendró a Teraj. 25 Y Najor vivió ciento diecinueve años después de engendrar a Teraj; y engendró hijos e hijas. 26 Cuando Teraj tenía setenta años, engendró a Abram, Najor y Harán. 27 Éstos son los descendientes de Teraj: Teraj engendró a Abram, Najor y Harán; y Harán engendró a Lot. 28 Harán murió en vida de su padre Teraj, en su tierra nativa, Ur Kasdim. (MAFTIR) 29 Y Abram y Najor tomaron para sí mujeres; la mujer de Abram se llamaba Sarai, y la mujer de Najor se llamaba Milcá, hija de Harán, padre de Milcá y de Iscá. 30 Y Sarai era estéril, no tenía hijos. 31 Teraj tomó a su hijo Abram y a Lot, hijo de Harán, su nieto, y a su nuera Sarai, la mujer de su hijo Abram, y partió junto con ellos de Ur Kasdim, en dirección de la tierra de Canaán; llegaron a Jarán y allí se asentaron. 32 Los días de Teraj fueron doscientos cinco años, y Teraj murió en Jarán.

16 oct. 2011

Torah en Español Libro Bereshit (Génesis)


BS"D
Parashá BERESHIT
1
- 1 En el comienzo de la creación de Dios del cielo y la tierra, 2 cuando la tierra estaba informe y vacía, con oscuridad sobre la superficie del abismo, y la Presencia Divina flotaba sobre la superficie de las aguas, 3 dijo Dios: «Que haya luz», y hubo luz. 4 Dios vio que la luz era buena, y Dios separó la luz de la oscuridad. 5 Dios llamó a la luz «Día» y a la oscuridad la llamó «Noche». Y fue de tarde, y fue de mañana, un día. 6 Dijo Dios: «Que haya un firmamento en medio de las aguas y que separe las aguas de las aguas». 7 Así Dios hizo el firmamento y separó las aguas que estaban debajo del firmamento de las aguas que estaban por encima del firmamento. Y así fue. 8 Dios llamó al firmamento «Cielo». Y fue de tarde, y fue de mañana, el segundo día. 9 Dijo Dios: «Que las aguas debajo del cielo se reúnan en un área, y que aparezca la tierra seca». Y así fue. 10 Dios llamó a la tierra seca «Tierra», y a la reunión de aguas la llamó «Mares». Y Dios vio que era bueno. 11 Dijo Dios: «Que la tierra produzca vegetación: hierbas que den semillas, árboles frutales que den frutos, cada uno según su especie y que contengan su propia semilla sobre la tierra». Y así fue. 12 Y la tierra produjo vegetación: hierbas que dan semillas según su especie y árboles que producen frutos, cada uno conteniendo su semilla, según su especie. Y Dios vio que era bueno. 13 Y fue de tarde, y fue de mañana, el tercer día. 14 Dijo Dios: «Que haya luminarias en el firmamento del cielo para que separen el día de la noche; y sirvan de señales y para las fiestas, y para los días y los años, 15 y sirvan de luminarias en el firmamento del cielo para que iluminen sobre la tierra». Y así fue. 16 Y Dios hizo las dos grandes luminarias, la luminaria mayor para que domine el día, y la luminaria menor para que domine la noche; y las estrellas. 17 Y Dios las colocó en el firmamento del cielo para que den luz sobre la tierra, 18 para que dominen de día y de noche, y para que separen la luz de la oscuridad. Y Dios vio que era bueno. 19 Y fue de tarde, y fue de mañana, el cuarto día. 20 Dijo Dios: «Que las aguas proliferen seres vivos y que aves vuelen sobre la tierra a través de la extensión del firmamento del cielo». 21 Y Dios creó los enormes gigantes del mar y todos los seres vivos que reptan, con los que se colmaron las aguas según sus especies; y todas las aves aladas de todas las especies. Y Dios vio que era bueno. 22 Dios los bendijo, diciendo: «Fructificaos y multiplicaos, y llenad las aguas de los mares; pero las aves aumentarán en la tierra». 23 Y fue de tarde y fue de mañana, el quinto día. 24 Dijo Dios: «Que la tierra produzca seres vivos, cada uno según su especie: animal y reptil, y la bestia de la tierra, cada uno según su especie». Y así fue. 25 Dios hizo la bestia de la tierra según su especie y el animal según su especie, y todos los reptiles de la tierra según sus especies. Y Dios vio que era bueno. 26 Y dijo Dios: «Hagamos al hombre a Nuestra Imagen, y a Nuestra Semejanza. Él reinará sobre los peces del mar, las aves del cielo, y sobre los animales, y sobre toda la tierra, y sobre todos los reptiles que reptan sobre la tierra». 27 Así Dios creó al hombre a Su Imagen, en la Imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó. 28 Dios los bendijo y Dios les dijo: «Fructificaos y multiplicaos, llenad la tierra y dominadla; reinad sobre los peces del mar, las aves del cielo, y todas las bestias que se mueven sobre la tierra». 29 Dijo Dios: «He aquí que os he dado todas las hierbas que dan simiente que hay sobre la superficie de la tierra, y todos los árboles que tienen frutos que dan simiente; y serán vuestros, para que os sirvan de alimento. 30 Y para todas las bestias de la tierra, para todas las aves del cielo, y para todo lo que se mueve sobre la tierra, en cuyo interior hay un alma viva, todas las hierbas verdes servirán de alimento». Y así fue. 31 Y Dios vio todo lo que había hecho, y he aquí que era muy bueno. Y fue de tarde, y fue de mañana, el sexto día.
2
- 1 Así se completaron el cielo y la tierra, y todos sus componentes. 2 Al séptimo día Dios completó Su obra que había hecho, y cesó el séptimo día de toda Su obra que había hecho. 3 Dios bendijo al séptimo día y lo santificó, porque en él cesó toda Su obra que Dios creó para hacer. (2ª ALIÁ) 4 Éstas son las crónicas del cielo y la tierra cuando fueron creados el día que El Eterno Dios hizo la tierra y el cielo, 5 pero todo arbusto del campo todavía no estaba en la tierra y toda hierba del campo todavía no había brotado, pues El Eterno Dios no había enviado lluvia sobre la tierra y no había nadie que trabajara el suelo. 6 Ascendió una bruma de la tierra y regó toda la superficie del suelo. 7 Y El Eterno Dios formó al hombre de polvo de la tierra y le exhaló en sus fosas nasales el alma de vida; y el hombre se transformó en un ser vivo. 8 El Eterno Dios plantó un jardín en el Edén, hacia el este, y allí colocó al hombre que había formado. 9 Y El Eterno Dios hizo que brotaran de la tierra todos los árboles que eran agradables a la vista y buenos como alimento; y el Árbol de la Vida, en medio del jardín, y el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal. 10 Del Edén surge un río que riega el jardín, y de allí se divide y se transforma en cuatro cursos de agua. 11 El nombre del primero es Pishón, el que circunda toda la tierra de Javilá, donde está el oro. 12 El oro de esa tierra es bueno; allí hay perlas y piedra de berilio. 13 El nombre del segundo río es Gijón, el que circunda toda la tierra de Cush. 14 El nombre del tercer río es Tigris, el que fluye hacia el este de Asiria; y el cuarto río es el Éufrates. 15 El Eterno Dios tomó al hombre y lo colocó en el Jardín del Edén, para que lo trabajara y lo cuidara. 16 Y El Eterno Dios le ordenó al hombre, diciendo: «De todo árbol del jardín podrás comer; 17 pero del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, no comerás; pues el día que de él comas, ciertamente morirás». 18 El Eterno Dios dijo: «No es bueno que el hombre esté solo; le haré una compañera que le corresponda». 19 El Eterno Dios había formado de la tierra todas las bestias del campo y todas las aves del cielo, y las había llevado ante el hombre para ver qué nombre le daba a cada una; y todo nombre que el hombre le daba a cada ser vivo, ése era su nombre. (3ª ALIÁ) 20 Y el hombre les dio nombre a todo animal de ganado y a las aves del cielo y a todas las bestias del campo; pero en cuanto al hombre, no halló un ayudante que le correspondiera. 21 El Eterno Dios causó un profundo estado de somnolencia en el hombre, y éste se durmió; y Él tomó uno de sus costados y cerró la carne en su lugar. 22 El Eterno Dios, con el costado que había tomado del hombre, construyó una mujer y la llevó ante el hombre. 23 Y el hombre dijo: «Esta vez es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Ésta será llamada Ishá (mujer), pues del Ish (hombre) fue tomada». 24 Por tanto, el hombre dejará a su padre y su madre y se unirá a su mujer, y se transformarán en una sola carne. 25 Ambos estaban desnudos, el hombre y su mujer, y no tenían vergüenza.
3
- 1 La serpiente era más astuta que cualquier otra bestia del campo que El Eterno Dios había hecho. Ella le dijo a la mujer: «¿Acaso Dios dijo No comeréis de ningún árbol del jardín?». 2 La mujer le dijo a la serpiente: «Del fruto de cualquier árbol del jardín podemos comer. 3 Del fruto del árbol que está en el centro del jardín, Dios ha dicho: No comeréis de él y no lo tocaréis, para que no muráis». 4 La serpiente le dijo a la mujer: «Ciertamente que no moriréis; 5 pues Dios sabe que el día que de él comáis, vuestros ojos se abrirán, y seréis como Dios; conocedores del bien y del mal». 6 Y la mujer percibió que el árbol era bueno como alimento, y que era un deleite para los ojos, y que el árbol era deseable como un medio para alcanzar la sabiduría, y ella tomó de su fruto y comió; y también le dio a su marido junto a ella y él comió. 7 Entonces los ojos de ambos se abrieron y se dieron cuenta de que estaban desnudos; y cosieron una hoja de higuera y se hicieron faldillas. 8 Oyeron la voz de El Eterno Dios que andaba en el jardín en dirección hacia el anochecer (oeste); y el hombre y su mujer se escondieron de El Eterno Dios entre los árboles del jardín. 9 El Eterno Dios llamó al hombre y le dijo: «¿Dónde estás?». 10 Él dijo: «Oí Tu voz en el jardín, y tuve miedo, pues estoy desnudo, así que me escondí». 11 Y Él dijo: «¿Quién te dijo que estás desnudo? ¿Acaso comiste del árbol del que te ordené que no comieras?». 12 El hombre dijo: «La mujer que me diste para que estuviera conmigo, ella me dio del árbol y yo comí». 13 Y El Eterno Dios le dijo a la mujer: «¡¿Qué es lo que has hecho?!». La mujer dijo: «La serpiente me engañó, y yo comí». 14 Y El Eterno Dios le dijo a la serpiente: «Por haber hecho esto, maldita serás entre todo animal de ganado y toda bestia del campo; sobre tu vientre irás, y polvo comerás todos los días de tu vida. 15 Pondré odio entre tú y la mujer, y entre tu descendencia y su descendencia. Él te golpeará la cabeza y tú le golpearás el talón». 16 A la mujer le dijo: «Aumentaré en gran medida tu sufrimiento y tu gestación; con dolor parirás a tus hijos; desearás a tu marido y él te dominará». 17 Al hombre le dijo: «Por haber hecho caso a tu esposa y haber comido del árbol acerca del cual te ordené, diciendo: De él no comerás, maldita es la tierra por tu culpa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. 18 Ella producirá espinos y abrojos para ti y comerás las hierbas del campo. 19 Con el sudor de tu frente comerás el pan hasta que retornes a la tierra, de la que fuiste tomado; pues tú eres polvo y al polvo retornarás». 20 El hombre llamó a su mujer Javá (Eva), pues ella era madre de todo lo viviente. 21 Y El Eterno Dios hizo para Adam (Adán) y para su esposa vestimentas de pieles, y Los vistió. (4ª ALIÁ) 22 Y dijo El Eterno Dios: «He aquí que el hombre se ha vuelto similar a nosotros, que conoce el bien y el mal; ahora, ¡que no extienda la mano y tome también del Árbol de la Vida, y coma y viva por siempre!». 23 El Eterno Dios lo expulsó del Jardín del Edén, para que trabajara el suelo del que fue tomado. 24 Y al expulsar al hombre, Él colocó al este del Jardín del Edén los querubines y la llama de la espada giratoria para custodiar el camino que conduce al Árbol de la Vida.
4
- 1 El hombre Adam (Adán) conoció a su mujer Javá (Eva) y ella concibió y dio a luz a Caín, diciendo: «He adquirido un hombre con El Eterno». 2 Y también dio a luz a su hermano Hevel (Abel). Hevel (Abel) fue pastor y Caín fue labrador. 3Transcurrido cierto tiempo, Caín llevó una ofrenda ante El Eterno del fruto de la tierra; 4 Hevel (Abel), él también presentó una ofrenda de los primerizos de su rebaño, y de los más selectos. El Eterno accedió a Hevel (Abel) y su ofrenda, 5 mas a Caín y su ofrenda no prestó atención. Esto le causó a Caín gran enojo y se le abatió el rostro. 6 Y El Eterno le dijo a Caín: «¿Por qué estás enojado, y por qué tienes el rostro abatido? 7 Ciertamente, si mejoras, serás perdonado. Pero si no mejoras, el pecado aguarda en la puerta. Su deseo está dirigido hacia ti, pero aun así puedes conquistarlo». 8 Caín habló con su hermano Hevel (Abel). Y ocurrió que cuando estaban en el campo Caín se levantó contra su hermano Hevel (Abel) y lo mató. 9 El Eterno le dijo a Caín: «¿Dónde está tu hermano Hevel (Abel)?». Y él dijo: «No sé. ¿Acaso soy yo el custodio de mi hermano?». 10 Entonces Él dijo: «¿Qué es lo que has hecho? ¡La voz de la sangre de tu hermano Me clama desde la tierra! 11 Por eso, maldito eres más que la tierra, que abrió su boca para recibir la sangre de tu hermano de tu mano. 12 Cuando trabajes la tierra, ésta ya no te dará su fuerza. Serás un vagabundo y un errante sobre la tierra». 13 Caín Le dijo a El Eterno: «¿Acaso mi iniquidad es demasiado grande como para soportarla? 14 He aquí que Tú me has echado este día de la faz de la tierra. De Tu presencia deberé ocultarme. Me convertiré en un vagabundo y un errante en la tierra; ¡todo el que me encuentre me matará!». 15 El Eterno le dijo: «Por lo tanto, todo el que asesine a Caín, antes de que pasen siete generaciones será castigado». Y El Eterno colocó una marca sobre Caín, para que nadie que lo encontrara lo asesinara. 16 Caín se alejó de la presencia de El Eterno y se asentó en la tierra de Nod, al este del Edén. 17 Y Caín conoció a su mujer, y ella concibió y dio a luz a Janoj. Se dedicó a construir una ciudad, y llamó a la ciudad Janoj, como a su hijo. 18 A Janoj le nació Irad, e Irad engendró a Mejuiael, y Mejuiael engendró a Metushael, y Metushael engendró a Lemej. (5ª ALIÁ) 19 Lemej se casó con dos mujeres: una se llamaba Ada, y la otra se llamaba Tzila.20 Y Ada engendró a Iaval, que fue el primer hombre que habitó en tiendas y crió ganado. 21 Su hermano se llamaba Iuval, que fue el primer hombre que tocó el arpa y la flauta. 22 Y Tzila dio a luz a Tuval-Caín, que forjaba instrumentos de cobre y hierro. Y la hermana de Tuval-Caín era Naamá. (6ª ALIÁ) 23 Y Lemej les dijo a sus dos mujeres: «Ada y Tzila, oigan lo que les digo; mujeres de Lemej, presten oídos a mis palabras: ¿He asesinado a un hombre por mi herida y a un niño por mi golpe? 24 Si Caín fue vengado en siete generaciones, ¡Lemej será vengado en setenta y siete!». 25 Adám (Adán) volvió a conocer a su mujer, y ella concibió un hijo y lo llamó Shet, pues dijo «Dios me ha dado otro hijo en lugar de Hevel (Abel), pues Caín lo ha matado». 26 Y a Shet también le nació un hijo, y lo llamó Enosh. Entonces el llamar en nombre de El Eterno se hizo algo profano.
5
- 1 Éste es el recuento de los descendientes de Adám (Adán); el día que Dios creó al hombre. Lo hizo a semejanza de Dios. 2 Los creó hombre y mujer. Los bendijo y los llamó Hombre el día que fueron creados. 3 Cuando Adám había vivido ciento treinta años, engendró a su semejanza y su imagen, y lo llamó Shet. 4 Y los días de Adám (Adán) después de engendrar a Shet fueron ochocientos años, y engendró hijos e hijas. 5 Todos los días que vivió Adám (Adán) fueron novecientos treinta años; y murió. 6 Shet vivió ciento cinco años y engendró a Enosh. 7 Y Shet vivió ochocientos siete años después de engendrar a Enosh, y engendró hijos e hijas. 8 Todos los días de Shet fueron novecientos doce años; y murió. 9 Enosh vivió noventa años, y engendró a Kenán. 10 Y Enosh vivió ochocientos quince años después de engendrar a Kenán y engendró hijos e hijas. 11 Todos los días de Enosh fueron novecientos cinco años; y murió. 12 Kenán vivió setenta años, y engendró a Mahalalel. 13 Y Kenán vivió ochocientos cuarenta años después de engendrar a Mahalalel, y engendró hijos e hijas. 14 Todos los días de Kenán fueron novecientos diez años; y murió. 15 Mahalalel vivió sesenta y cinco años, y engendró a Iered. 16 Y Mahalalel vivió ochocientos treinta años después de engendrar a Iered, y engendró hijos e hijas. 17 Todos los días de Mahalalel fueron ochocientos noventa y cinco años; y murió. 18 Iered vivió ciento sesenta y dos años, y engendró a Janoj. 19 Y Iered vivió ochocientos años después de engendrar a Janoj, y engendró hijos e hijas. 20Todos los días de Iered fueron novecientos sesenta y dos años; y murió. 21 Janoj vivió sesenta y cinco años, y engendró a Metushelaj. 22 Janoj anduvo con Dios durante trescientos años después de engendrar a Metu shelaj; y engendró hijos e hijas. 23 Todos los días de Janoj fueron trescientos sesenta y cinco años. 24 Y Janoj anduvo con Dios; luego ya no vivió más, pues Dios se lo llevó. (7ª ALIÁ) 25 Metushelaj vivió ciento ochenta y siete años y engendró a Lemej. 26 Y Metushelaj vivió setecientos ochenta y dos años después de engendrar a Lemej y engendró hijos e hijas. 27 Todos los días de Metushelaj fueron novecientos sesenta y nueve años; y murió. 28 Lemej vivió ciento ochenta y dos años y engendró un hijo. 29 Y lo llamó Noaj (Noé), diciendo: «Éste nos traerá descanso de nuestro trabajo y del dolor de nuestras manos, por la tierra que ha maldecido El Eterno». 30 Lemej vivió quinientos noventa y cinco años después de engendrar a Noaj (Noé) y engendró hijos e hijas. 31 Todos los días de Lemej fueron setecientos setenta y siete años; y murió. 32 Cuando Noaj (Noé) tenía quinientos años, engendró a Shem, Jam y Iafet.
6
- 1 Y ocurrió que cuando el hombre empezó a multiplicarse sobre la tierra y le nacieron hijas, 2 los hijos de los soberanos vieron que las hijas del hombre eran buenas y tomaron para sí mujeres, cada uno según su elección. 3Y dijo El Eterno: «Mi espíritu ya no permanecerá por siempre en el hombre, pues él no es más que carne; sus días serán ciento veinte años». 4 En aquellos días los gigantes estaban sobre la tierra, y también después, cuando los hijos de los soberanos desposaban a las hijas del hombre, quienes les daban a luz. Ellos eran los poderosos, que, desde la antigüedad, eran hombres de fama. (MAFTIR) 5 El Eterno vio qué grande era la maldad del hombre sobre la tierra, y que siempre maligno era el fruto de los pensamientos de su corazón. 6 Y Se consoló El Eterno por haber hecho al hombre sobre la tierra y Su corazón se entristeció. 7 Y dijo El Eterno: «Borraré de la faz de la tierra al hombre que he creado, desde los hombres hasta los animales y los reptiles, y las aves del cielo; pues he reconsiderado el hecho de haberlos crea do». 8 Mas Noaj (Noé) halló gracia en los ojos de El Eterno.

9 oct. 2011

Halajot de la Suca, por el Rov Yosef Feigelstock



Agradecemos el evio de este material al Sr. Sergio Szlain


El Rov Iosef Feigelstock, nos brinda nuevamente un material muy importante e ilustrativo en referencia al Jag (festividad) que se avecina.
Para entender cada una de estas Halajot les presentamos primero esta tabla de conversiones a las medidas que se utilizan en la actualidad.

6 tefajim = 1 ama

1 tefaj = 8 cm o 10 cm, según otras opiniones

1 ama = 48 cm o 60 cm, según otras opiniones



1. Si el techo de la Sucá es más alto de 20 amot (9,6 m. ó 12,0 m), desde el piso = la misma esta pasul (inválida).

2. Si el techo de la Sucá está más bajo de 10 tefajim (80 cm. ó 1 m.) = la misma está pasul

3. Si la sucá tiene solo 2 paredes = la misma está pasul por falta de una tercera pared.

4. Si la Sucá está abajo de un árbol = es por eso que la misma está pasul. Si solo una parte de la Sucá está abajo del árbol, es posible que sea pasul.

5. Si los atados de Sjaj fueron colocados arriba de la Sucá sin desatarlos = la misma está pasul.

6. 1 Si hay algún material (por ejemplo chapa) tapando el techo de la Sucá, que mide más de 4 tefajim de ancho (32 cm. ó 40 cm.) y menos de 4 amot de ancho (1,92 m. ó 2,4 m.) y además está en un extremo de la sucá, la sucá es Kosher, pero no se puede comer en esa área. Esta halajá se llama dofen akuma (pared torcida).

6.2 Ahora bien, si esta chapa no está a la misma altura del Sjaj, hay discusión si se puede aplicar la ley de dofen akuma, por lo que se aconsejo agregar una chapa mas a la misma altura del Sjaj. Recomiendo entonces, NO poner Sjaj en esta zona (la que está tapada con la chapa encima), para que la gente que está adentro de la Suke no se confunda y coma es esta zona.

7. Hay un espacio de luz de 3 tefajim o más que separa la pared del Sjaj, o bien este espacio esta también en el medio de la Sucá, la misma está pasul.

8. Hay un espacio de 3 sefajim o mas entre el piso de la Sucá y la pared, la misma esta pasul.

9. Si la pared que comienza desde el piso de la Sucá tiene una altura de 10 tefajim o más, aunque no llegue hasta el Sjaj, la misma esta Kosher.

10. Si en todo el perímetro de la Suca hay un material (como chapa) que mide menos de 4 amots, la misma esta kosher, pero hay que tener el cuidado de no comer debajo del material. Esta halajá también se llama dofen akuma (pared torcida).

11. Las cortinas de Juncos u otros materiales vegetales que habitualmente se adquieren en comercios, son Kosher o No, dependiendo de la intención en el momento de fabricación. Si fueron fabricados con la intención de ser utilizados para acostarse o sentarse sobre ellas, la Sucá esta pasul. Pero si fueron fabricadas para hacer sombra (por ejemplo, media sombra para un área de estacionamiento), la sucá es Kosher. Si fueron fabricadas con la intención de “colgarlas” frente a una ventana o puerta, hay discusión entre los Rabinos si esto es Kosher o No. Una opinión lo compara con las cortinas que están fabricados con la intención de sentarse (por eso está pasul) y la otra opinión lo compara con las cortinas que están fabricadas con la intención de hacer sombra (por eso está Kosher). Todo lo que se dijo en este punto, es siempre y cuando la cortina de junco está fabricada y unida solo de juncos u otros materiales vegetales. Por lo tanto, si las cortinas fueron unidas con hilo sintético o algodón, no se debería usar para Sjaj, pero si ya hizo la Suca con este material, la Suca está Kosher (Bediavad, (en segunda instancia))

12.1 Las paredes de la Suke deben ser FIRMES para poder soportar los vientos comunes. Por esto NO se deben usar para las paredes, lona, tela o plástico, ya que es muy difícil estirarlo fuerte a punto tal que el viento no lo mueva. El que no tiene otro material para hacer las paredes de la Suke, mi consejo es que se consigan listones de madera u otro material firme y fijarlos a una distancia menor a 20 cm entre el piso y el primer listón y lo mismo se aplica entre los demás listones hasta que llegue a la altura mínima de 10 tefajim tal como muestra la figura y como recordara estaba construida la Suke del año anterior en segundo piso de Beis Menajem. Una vez armada la Suke de esta manera, está permitido agregar la lona que quiera para cubrirse de las inclemencias del tiempo (clima).



Otras Halajot importantes para tener en cuenta:

El tamaño mínimo de una Suca es 7 tefajim por 7 tefajim
No alcanza que uno este en la Suca cuando come o bebe, sino que también es necesario que la mesa en la que come este también dentro de la Suca, debajo del Sjaj.

Si se colocó Sjaj antes de construir las paredes de la Suke, la misma esta Pasul. Debe construir las paredes en primer lugar y luego poner el Sjaj.

Halajá de Sucot


BS"D
Agradecemos al Sr. Sergio Szlain el envío de este material.

La Mitzvá de hacer la Sucá

1. Nos fue dicho en la Torá (Vaikrá 23, 42-43): "En las Sucot habitarán durante siete (7) días, todo integrante del Pueblo de Israel habitará en las Sucot, para que las generaciones venideras sepan que en Sucot asenté al Pueblo de Israel y los saqué de la Tierra de Egipto".

Y cuando el pueblo de Israel salió de Egipto, Hashem los rodeó con las "Nubes de Gloria", para protegerlos de la luz y el calor del sol. Y les ordenó a las futuras generaciones sentarse en la Sucá en recuerdo de estas (las nubes de Gloria), para conmemorar Sus milagros y grandezas.

Y a pesar que Hashem los sacó, de Egipto en el mes de Nisán, no nos fue ordenado hacer la Sucá en Nisán, por cuanto que el mes de Nisán es tiempo de primavera, y es común que el hombre salga de su casa y haga una Sucá para tener sombra. Por lo tanto, si la Sucá fuera hecha en Nisán, no parecería que la intención es hacerla para cumplir con un precepto divino. Por eso Hashem ordenó este precepto en el mes de Tishrei, que es (en Israel) el comienzo del invierno, siendo usual que la gente ingrese a sus hogares en estos días; en cambio, nosotros salimos de nuestros hogares hacia la Sucá, de esta manera se manifiesta claramente que hacemos la Sucá para cumplir con una Mitzvá (precepto) de Hashem.

Y es correcto cuando alguien va a cumplir la Mitzvá de la Sucá en la primera (1°) noche de la festividad de Sucot, poner intención que se sienta en la Sucá en recuerdo de las "Nubes de Gloria" con las que Di-s rodeó al pueblo de Israel al salir de Egipto. Pero si no puso la intención en esto, sino que sólo pensó en la Mitzvá de la Sucá, igualmente cumplió con su obligación.

Y los meticulosos en los preceptos, empiezan a construir la Sucá ni bien concluye Iom Kipur, para salir de una Mitzvá y entrar en otra. Es suficiente comenzar con algo mínimo para construir la Sucá y completar su construcción en los días siguientes hasta la festividad de Sucot.

Requisitos para que la Sucá sea apta y medidas de la misma

Sucá prestada
1. Se cumple con la Mitzvá con una Sucá prestada, y esto se aprende de lo que está escrito en la Torá (Vaikrá 23, 42). También se cumple con la Mitzvá con una Sucá de socios.

Sucá robada
2. No se cumple con la Mitzvá con una Sucá robada, porque está escrito en la Torá: "La festividad de Sucot harás para ti". E interpretaron nuestros Sabios (Masejet Sucá) "para ti", de lo que es tuyo y por ende queda excluida la Sucá robada. Y cuando compra el Sekaj (techo) tiene que percatarse que no sea robado ó recolectado sin la autorización de los dueños.

Sucá de gentiles
3. Una Sucá que fue hecha por no Judíos para un Iehudí, es apta. Y no es necesario según la Halajá renovar en ella ninguna cosa. Sin embargo, es conveniente renovar algo en el techo de la misma ó en sus paredes.

Sucá hecha por mujeres
4. Una Sucá que fue construida por mujeres para cumplir con el precepto de Sucá, a pesar que ellas están exentas de esta Mitzvá, es apta.

Sucá hecha con otro propósito
5. Una Sucá que fue hecha para animales y que está limpia y en condiciones de ser habitada, es apta, y es necesario renovar en ella algo para cumplir con el precepto. Una Sucá que fue construida con más de un (1) mes de anticipación a la festividad, ó una Sucá hecha por no Judíos no por la Mitzvá en sí, es apta. Y para cumplir como corresponde con la Mitzvá es conveniente realizar alguna modificación. Y es suficiente con mover un Tefaj (medida) del techo. Pero si no pudo renovar nada, igualmente, es apta.

Medidas de la Sucá

6. Las paredes de la Sucá, en su largo y en su ancho, deben medir no menos de siete (7) Tefajim tanto de largo como de ancho (un (1) Tefaj mide ocho centímetros (8 cm.), y por ende siete (7) Tefajim son cincuenta y seis centímetros (56 cm.). Algunos dicen que un (1) Tefaj equivale a diez centímetros (10 cm.), y para su costumbre la medida adecuada en largo y ancho sería setenta centímetros (70 cm.), y es bueno prestar atención a esta opinión. Esta medida mínima permite que pueda caber sentado un hombre con su mesa, siendo la más reducida. Se puede aumentar en largo y ancho sin limitación.

7. La altura de la Sucá debe ser no menor a diez (10) Tefajim (ochenta centímetros (80 cm.), y algunos dicen un metro (1 m.), por cuanto que no es posible habitar en menos de diez (10) Tefajim de altura. Y no puede superar la medida de diez (10) Amot (9.6 m.) porque para ello habría que hacer paredes más fuertes (para que no se caigan), y no parecería una morada momentánea, sino fija.

Leyes relativas a las paredes de la Sucá

1. La Torá indica que la Sucá tiene que tener como mínimo tres (3) paredes, por cuanto que menciona tres (3) veces la palabra "Sucot" (Vaikrá 23, 42-43).
Según la Torá, deben ser tres (3) paredes.
Si uno quiere hacer cuatro (4) ó cinco (5) paredes, está permitido e inclusive se admite una Sucá circular (redonda).
Lo mínimo que exige la Halajá es que cuando se hacen tres (3) paredes para la Sucá, alcanza con que dos (2) sean completas (es decir de siete (7) Tefajim en su largo y en su ancho) y la tercera (3°) no.

Si las dos (2) paredes completas son contiguas, la tercera (3°) puede ser incluso de un (1) Tefaj, sirviendo de entrada a la Sucá. Y si hizo dos (2) paredes enfrentadas, la tercera (3°) pared debe ser hecha con una medida mayor a cuatro (4) Tefajim. En ambos casos esta tercera (3°) pared tiene que ubicarse a menos de tres (3) Tefajim de una de las otras dos (2) paredes. Igualmente las tres (3) paredes tienen que estar unidas por arriba mediante alguna rama ó varilla.
Es preferible que la Sucá sea cerrada en todos sus lados, con excepción de la entrada.

2. Se pueden hacer las paredes de cualquier material que no sirva para el Sekaj, como piedras ó hierro etc., incluso que las paredes sean fuertes y fijas ó agarradas al suelo.

3. Una pared que se cae con el viento ó es tambaleada por él, como ser una pared hecha de sábanas ó frazadas, no sirve.
E incluso que sólo una (1) de las paredes sea de sábana y el resto de ellas sea firme, no sirve. Pero si estas paredes están sujetas a ramas ó árboles de una manera que no se caigan con el viento, son aptas.

4. Todo lo mencionado en cuanto al ensamblado no es sino hasta la altura de diez (10) Tefajim, que corresponden a la medida de la pared. Pero si hizo las paredes de la Sucá como corresponde de acuerdo a la Halajá hasta diez (10) Tefajim, por encima de esta medida hasta el Sekaj se puede hacer de sábanas ó puede no haber pared, siendo la Sucá igualmente apta.

Leyes relativas al techo de la Sucá

1. Son tres (3) las condiciones para que el Sekaj sea apto: ellas son:

a) Tiene que ser de algo que crezca de la Tierra; si es hecho de otra cosa, como ser piedras ó hierro, no sirve. Asimismo no se puede hacer el Sekaj de vidrio ni de tela, incluso que sean cosas que están hechas a partir de sustancias de la tierra.

b) El techo tiene que hacerse a partir de algo que no reciba impureza, como pueden ser las ramas de los árboles. Pero si lo hizo de frutos ó con otra clase de plantas comestibles, no sirve. Asimismo si hizo el techo con objetos de madera (pertenecientes a un árbol), como ser cajones, mesas, sillas, camas; ni siquiera una parte de ellos sirve. Tampoco se puede hacer de una esterilla que fue preparada para sentarse, más si esta fue hecha para Mejitzá ó para el Sekaj, sí está permitida.

c) El techo tiene que ser de algo que fue arrancado de la tierra y no que esté arraigado a ella (por ello no puede usarse una copa de árbol como Sekaj). Si utilizó la copa de un árbol como Sekaj, luego de cortarla, deberá levantar cada una de las ramas y volver a colocarla sobre la Sucá.

2. Decretaron nuestros Sabios que el techo no puede hacerse con tablones de más de cuatro (4) Tefajim de ancho (treinta y dos centímetros (32 cm.), porque sino se parecería al techo de una casa y la persona podría equivocarse y habitar en su casa en lugar de la Sucá.

Se puede hacer el techo con tablones delgados que estén separados entre sí por los que pueda circular aire a la Sucá, pero no puede estar muy pegado uno de otro.

3. No se puede hacer el techo con lino procesado ni tampoco con sogas de lino. Asimismo, no cubrimos la Sucá con algodón ó con lienzo después de haber sido procesados, por cuanto que cambió su forma y nuevamente no se ve como algo que creció de la tierra.

4. Las ramas finitas de los árboles ligadas una a la otra con hilos de lino, sirven para el techo de la Sucá.

5. Un manojo de ramas (ya unidas), no se puede usar para el techo como están, sino que se deben desarmar para ser usadas como Sekaj.

La forma del techo
6. Una vez colocado el techo, la sombra de la Sucá debe ser mayor a la entrada de luz, ya que en caso contrario no se consideraría techada (quedando no apta), ya que la entrada de luz anula la sombra.

7. El techo debe permitir ver a través de él las estrellas; en caso contrario, igualmente la Sucá sirve, mas si ni siquiera la lluvia puede penetrar por él al interior de la misma por estar muy pegados ó ser mucha la cantidad de los elementos que conforman el techo, como hay diferencia de criterio entre los Jajamim con respecto a ser apta ó no la Sucá, por lo tanto, es preferible no cumplir la Mitzvá de esa manera.

La Sucá que está bajo un techo
8. La Sucá debe ser construida a cielo abierto. Y si fue hecha bajo un techo (de cemento, piedras, etc.) ó árbol, no sirve. Pero si quita el techo de la misma luego de haberla hecho, es apta. Si hay techo corredizo por encima de la Sucá, hay quienes acostumbran a abrirlos antes de hacer la misma. Y de todos modos si hizo la Sucá bajo cielo abierto y luego cerró el techo corredizo para protegerla de la lluvia y luego reabrió este techo, es apta.

Huecos en el techo
9. Si en alguna parte del techo, en el medio ó a los costados, hay huecos, si son menores a tres (3) Tefajim (veinticuatro centímetros (24 cm.) la Sucá es apta, pero no se puede comer ó dormir bajo aquel hueco. Más si estos huecos son de tres (3) Tefajim ó más, no sirve.

Un techo no apto en el medio
10. Un techo que tiene una parte del techo Pasul (no apto, como ser piedras, hierro, etc.) en el medio, sirve si esta superficie es menor a los cuatro (4) Tefajim (treinta y dos centímetros 32 cm.) y está permitido incluso comer y dormir bajo este sector, más si tiene cuatro (4) Tefajim ó más, el techo no sirve. Un techo no apto en los costados, y la normativa respecto a una pared inclinada

11. Un techo que no es apto en algún costado, no se hace Pasul hasta cuatro (4) Amot (1.92 m.) (es decir, si desde que comienza la pared hay menos de 1,92 m. de techo no casher). Esta parte no sirve, más el resto de la Sucá sí, y no comemos ni dormimos en ese sector en donde el techo es Pasul.

12. Según el criterio mencionado, si hizo una Sucá en un ambiente que tiene paredes, y desde los costados hay techo hacia el medio, si no supera los cuatro (4) Amot la distancia de la pared a donde empieza el Sekaj, la Sucá es apta, porque se considera como si la pared se hubiera inclinado hasta el lugar del techo. Sin embargo no comemos ni dormimos bajo este lugar de techo no casher.

Soportes del techo
13. Todo elemento con el que no se puede hacer el techo de la Sucá, tampoco se puede usar para soporte. Por ende, no se puede sujetar el techo con cuerdas de hierro ó con clavos. Asimismo, tampoco se permiten poner tablones de hierro y encima de ellos el Sekaj. Hay quienes autorizan esto Bediabad (en última instancia). Más si sobre estos tablones de hierro, puso ramas de árboles y sobre éstas el Sekaj, la Sucá es casher por cuanto que el techo no está apoyado directamente sobre el hierro, ya que este funcionaría entonces como un soporte de otro soporte.
Está permitido apoyar el Sekaj sobre una pared de piedras.

Anticiparse a hacer las paredes para el Sekaj
14. Hay quienes dicen que uno debe anticiparse a hacer las paredes antes de colocar el Sekaj. Mas si colocó el Sekaj antes de haber hecho las paredes, algunos lo permiten y otros lo prohiben, indicando levantar un poco el techo y volverlo a poner en su lugar. Es correcto proceder así. Y de todas maneras, incluso para los que lo prohiben, si comenzó a hacer las paredes, incluso que haya hecho sólo un (1) Tefaj (ocho centímetros (8 cm.) de pared, puede poner el techo. Y así si después que hizo las paredes y colocó sobre éstas el techo, se cayeron las paredes y las levanta, la Sucá es casher y no hace falta mover el techo.

Decoración de la Sucá

1. Es una Mitzvá (precepto) hacer una Sucá agradable y decorarla con adornos. Como comentaron nuestros Sabios (Masejet Shabat, hoja 133) sobre el versículo (Shemot 15, 2): "Este es mi Di-s y lo regocijaremos", por medio de las Mitzvot y la Sucá.

2. El que cuelga adornos en la Sucá por debajo del techo, como ser dibujos ó guirnaldas, que se percate de colgarlas dentro de los cuatro (4) Tefajim (treinta y dos centímetros (32 cm.) del alto del techo. Se puede colgar un candelabro a más de treinta y dos centímetros (32 cm.) desde el techo por temor a que se queme el mismo.

3. Está prohibido usarlos ó tener provecho de aquellos adornos que fueron colgados en la Sucá para embellecerla durante los días de Sucot hasta Motzae Simjat Torá.
Por ende aquellos que cuelgan frutos de las siete (7) especies con las que fue congraciada la Tierra de Israel, no les está permitido comerlas hasta Motzae Simjat Torá. Pero el que cuelga ramas de Hadás en la Sucá, sí le esta permitido olerlas; sin embargo, hay quienes también se cuidan en esto.
En Shabat y los Iamin Tobim de la festividad, tampoco se puede tener provecho de estos adornos, ni para mudarlos, por cuanto que son "Mukze".

4. Asimismo, no se puede tener provecho de las paredes de la Sucá ni del techo que la cubre durante toda la festividad de Sucot hasta "Motzae Simjat Torá" (por ejemplo, no se puede sacar un hilo para quitarse una molestia de los dientes) y en Shabat y Iom Tob tampoco se puede trasladar por la prohibición de Mukze.
E incluso que se haya caído la Sucá dentro de los días de la festividad de Sucot, y no se la quiere reconstruir, no está permitido usar sus ramas ó paredes para otro destino.

6 oct. 2011

Iom Kipur La bendición de los hijos



BS"D
Agradecimiento especial al Sr Sergio Szlain por su constante envio de material sumamente valioso para el cumplimiento de Torah y Mitzvot
Que Di-s lo bendiga junto a su familia para un año bueno y dulce, un año de Revelación de Mashiaj y Gueulá!

“Leshaná Tová Tikatev Vetejatem”

La bendición de los hijos

La víspera de Yom Kipur, trae consigo la costumbre de bendecir a los hijos, porque habrá quienes, necesiten de los méritos de sus hijos para entender, como tantos otros recurren a los méritos de sus antecesores, para continuar.

"Quiera el Señor depararos suerte igual a la de Efraím y Menashé (para niñas: igual a la de Sara, Riv­ka, Rajel y Lea).

D*s te bendiga y te guarde.

D*s te ilumine con su presencia y te colme de gracia.

D*s te contemple con su inmanencia y te conceda la paz.

Que sea la voluntad de Nuestro Padre que mora en los cielos, que permita en tu corazón Su amor y Su reverencia, y que ante tu rostro esté siempre el respeto hacia El, todos los días de tu vida, para que no peques.

Que tu deseo esté en La Torá y en los preceptos, y que tus ojos hacia El se eleven.

Que tu boca pronuncie cosas sabias y a tu corazón se adhiera la reverencia.

Que tus manos estén ocupadas en el cumplimiento de los mandamientos.

Que tus piernas corran tras la voluntad de tu Padre Celestial.

Que El te conceda hijos e hijas piadosos y justos, entretenidos en la Torá y las Mitzvot todos los días de sus existencias.

Que tu matriz sea bendecida, y que te provea de sustento lícitamente, con holgura, satisfacción, de Su mano llena, y no por producto de la beneficencia de un ser de carne y sangre. Sustento que esté encaminado al Servicio Divino.

Que te inscriba y te confirme para una vida larga y buena, junto a todos los piadosos de Israel. Amén".



Quizás en las palabras de esta bendición a los hijos, encontremos nuestro propio sentido vital por el cual tanto luchamos.

Pero no tengas dudas que si la pronunciamos con toda nuestra intención y con todo nuestro convencimiento, ayudaremos a que la joven generación encuentre el suyo, que es el de empezar una vida renovada, inspirada por la senda judía de lo justo.

4 oct. 2011

Quién educa a nuestros hijos? 6


Quién educa a nuestros hijos? 5


Halajot Iom Kipur


BS"D
Agradecimiento especial al Sr. Sergio Szlain por enviarnos este material.

Seudat Hamafseket (Banquete previo a Iom Kipur)
1. Uno de los seiscientos trece (613) Preceptos de la Torá es comer y beber en demasía, en la víspera de Iom Kipur como dice el Versículo "y ayunarán el noveno día por la noche" (Vaikra 23) y preguntaron los Sabios del Talmud ¿acaso el noveno día se ayuna? ¡el décimo se ayuna!. Explicaron entonces, que la Torá nos enseña que todo el que come y bebe en la víspera de Iom Kipur se considera como si hubiera ayunado el noveno (9º) día de Tishrei y recibirá recompensa por ello.

El motivo de este Precepto se puede comprender más claramente a través del siguiente ejemplo:
Un rey, al observar el mal comportamiento de su hijo, lo encarceló y le ordenó ayunar todo el día como penitencia. Sin que el niño se entere le ordenó a sus siervos, que alimenten bien al joven príncipe antes del ayuno para que éste no se debilite tanto.
De la misma manera el Todopoderoso se Apiadó de nosotros y nos ordenó fijar un banquete especial antes de Iom Kipur para poder soportar nuestra penitencia.

Sin embargo hay quienes opinan que el motivo del Precepto de comer en la víspera de Iom Kipur es exactamente lo contrario del motivo anterior. Estos explican que la persona que durante toda la semana come muy poco, si ayuna un día no sufrirá tanto como aquel que acostumbra a comer suculentas y abundantes comidas. Por este motivo el Todopoderoso nos ordenó comer en la víspera de Iom Kipur para que de esta forma nuestro sufrimiento sea más grande y nuestros pecados sean Expiados por completo.

Hay una tercera (3º) opinión Rabínica que sostiene que después de un exquisito banquete, inmediatamente la persona se siente más alegre y de mejor ánimo, lo que le facilitará perdonar a su prójimo y olvidar las agresiones cometidas en contra suyo.

2. Está terminantemente prohibido ayunar en la víspera de Iom Kipur, aún quien tuvo una mala pesadilla ("Taanit Jalom").

3. Se debe disminuir las horas de trabajo en la víspera de Iom Kipur para dedicarse plenamente a las mitzvot concernientes a la fecha y especialmente para comer y beber.

4. Aún los Estudiantes de la Torá deben acortar su estudio para comer y beber. La mitzvá del banquete en la víspera de Iom Kipur recae sólamente por la mañana y no en la noche anterior.

5. Las mujeres también están obligadas a cumplir con este Precepto. Asimismo los enfermos que corren peligro de vida que están exentos del ayuno tienen la obligación de comer y beber en la víspera de Iom Kipur.

6. Se debe comer en la víspera de Iom Kipur sólamente alimentos livianos, fáciles de digerir, para que no se satisfaga demasiado y adquiera un comportamiento soberbio y vanidoso.

7. No se debe comer en este banquete alimentos que calienten el cuerpo como el huevo, la leche caliente, ajo cocido ó asado, pescados, y carne grasosa ó muy condimentada.

8. Hay quienes acostumbran en esta Seudá a sumergir el pan en azúcar pero lo correcto es hacerlo también en sal.

Víspera de Iom Kipur
1. Se acostumbra agregar en las Selijot de la víspera de Iom Kipur, himnos especiales referentes a la Teshuvá. Pero en Shajarit y Minjá de la víspera de Iom Kipur no se Recita "Vidui" ni el Párrafo "Le David".

2. Los "Ashkenazim" no acostumbran a Recitar el Capítulo "Mizmor Letoda" en el Rezo matutino de Shajarit de la víspera de Iom Kipur, por ser que el "Korban Toda" (Sacrificio de Agradecimiento) no se realizaba en esta fecha, cuando el Gran Templo de Jerusalem estaba en su gloria. De todas formas la mayoría de los "Sefaradim" no omiten este Mizmor.

La misma distinción existe con respecto a la Recitación del "Abinu Malkenu" que los "Ashkenazim" no lo Recitan mientras que los "Sefaradim" acostumbran a decirlo tanto en el Rezo matutino de "Shajarit" como en el Rezo vespertino de "Minjá".

3. Acostumbran muchísimas Comunidades a Recitar la "Atarat Nedarim" en la víspera de Iom Kipur al culminar las Selijot.

4. Es un buen hábito sumergirse en el baño ritual (Tevilá / Mikve) en la víspera de Iom Kipur.
Sin embargo por ser que ésto no es una obligación, a quien desee cumplir con esta costumbre puede también hacerlo al ducharse calculando que hayan caído sobre su cuerpo doce (12) litros y medio de agua. De esta forma cumplió tambien con esta Tevilá para Iom Kipur.

5. Se recomienda al Jazán que realice esta inmersión ritual.

6. Se debe Recitar el Rezo de Minjá bien temprano antes de la Seudat Hamafseket (Banquete que se realiza antes de la llegada de Iom Kipur).

7. En el rezo de Minjá cada persona debe Confesarse al finalizar la Amidá como figura en los Majzorim (Libro de Rezos de la Festividades). El motivo por el cual nuestros sabios establecieron esta obligación se debe a que en la Seudá que se realiza posteriormente, en la cual se come más de lo acostumbrado, es posible que se atragante, se embriague ó se enferme y no pueda Confesarse después en Iom Kipur.

8. El ayuno comienza unos momentos antes de la puesta del sol, ya que la Torá prescribe que debemos agregar parte del día anterior y del día posterior a Iom Kipur, considerándolos también Festividad. Esta ordenanza recae en todas las prohibiciones de Iom Kipur sean prescriptas por la Torá ó por Legislación Rabínica.

9. Si ya finalizó la Seudat Hamafseket, a pesar que decidió mentalmente comenzar el ayuno, si desea volver a comer (antes del horario de comienzo del ayuno) puede hacerlo.
Pero si pronunció verbalmente que no comerá más, le está prohibido hacerlo. Está permitido dejar sobre el fuego en la víspera de Iom Kipur la comida que preparó para servir al finalizar el ayuno. Sin embargo a los Ashkenazim les está prohibido.

Encendido de las Velas en la Víspera de Iom Kipur
1. Hay Comunidades que en la antigüedad no acostumbraban a encender velas en la víspera de Iom Kipur. Por dicho motivo el Talmud dictamina que aquellos que acostumbran a prender deben hacerlo, y los que no acostumbran les está prohibido encenderlas.

Hoy en día, a pesar que la mayoría de las Comunidades del mundo encienden velas en la víspera de Iom Kipur, si existe alguna Comunidad que no lo hace, le está prohibido adoptar esta costumbre. Pero si Iom Kipur coincide con Shabat se prenden las velas en la víspera del mismo en todas las Comunidades de Israel.

2. Los que acostumbran encender las velas en la víspera de Iom Kipur Bendicen antes de prenderlas:

Traducción: "Bendito Tu Di´s, nuestro Di´s, Rey del Universo, que nos consagró con sus Preceptos y nos ordenó encender las luminarias de Iom Kipur".

Fonética: "Baruj ata Adonay, elohenu melej haolam, asher kideshanu bemizvotav vezivanu leadlik ner shel Iom Hakipurim".

3. Si no se sabe cuál es la costumbre de la Comunidad deben encenderse las velas pero sin pronunciar la Bendición.

4. No se recita la Bendición de "Shehejeianu" antes de prender las velas; pero está permitido pronunciarla después del encendido, previamente haberse descalzado los zapatos de cuero, ya que al recitar esta Bendición comienza el Iom Kipur para la mujer.

5. Si no Bendice "Shehejeianu" después de encender las velas, debe tratar de prestar suma atención en el Templo cuando el Jazán Recita la Bendición de "Shehejeianu" al retirar los Rollos de la Torá, para el Servicio de "Kal Nidre".

6. Se acostumbra, en la víspera de Iom Kipur a encender velas en todos los Establecimientos de la Comunidad como Yeshivot, Talmudé Torá, y demás Institutos Educativos. Asimismo se prenden velas en las habitaciones de los enfermos, como también en memoria de los difuntos. De todas formas no se Bendice por el encendido de estas velas.

7. A pesar que en Iom Kipur se ayuna y se Expían los pecados, debe la persona vestir bellas ropas en honor a esta sublime fecha. Los Ashkenazim, por su parte, acostumbran a vestir un manto blanco llamado Kítel.





--------------------------------------------------------------------------------

Halajot sobre Ciclo del Año Judío: Las leyes de Iom Kipur

Prohibiciones de Iom Kipur
1. A partir de unos momentos previos a la puesta del sol del 9 de Tishrei hasta después de la salida de las estrellas del 10 de Tishrei está prohibido efectuar todo trabajo que está prohibido realizar en Shabat, tanto prescriptos por la Torá como por dictaminación Rabínica.

2. Además, Iom Kipur consta de cinco (5) prohibiciones especiales y ellas son: comer y beber, lavarse, untarse con aceites: ungüentos y parecidos, calzar zapatos de cuero y mantener relaciones conyugales.

3. Aquella persona que comió cuarenta y tres (43) gramos de cualquier alimento en el lapso de "Ajilat Peras" (hay varias opiniones Rabínicas al respecto que oscilan entre los cuatro (4) y diez (10) minutos) ó bebió cuarenta y cuatro (44) gramos en el lapso en que se tarda en tomar ochenta y seis (86) gramos de agua, ó realizó algún trabajo prohibido por la Torá en Iom Kipur, su castigo es "Karet", si es que no se arrepintió de lo cometido. Pero si transgredió inadvertidamente y sin mala intención, sólo está obligado a ofrecer un "Korbán Jatat", ó sea un "Sacrifico Expiativo" cuando se reconstruya el Gran Templo de Jerusalem.

4. Hay opiniones Rabínicas que sostienen que las otras cuatro (4) prohibiciones de Iom Kipur (lavarse, untarse, calzar zapatos de cuero y las relaciones conyugales) también están prohibidas por prescripción de la Torá, con la diferencia que no poseen la penosa condena de "Karet".

5. Sin embargo hay Sabios que opinan que estas cuatro (4) prohibiciones han sido establecidas por dictamen Talmúdico y no por prescripción Bíblica. La Halajá se fijó como esta última opinión.
Está permitido en Iom Kipur inhalar tabaco (polvo aromático llamado en árabe "Sheme") y perfume.

6. Esta permitido tragar saliva en Iom Kipur.

Prohibición de Comer y Beber
1. Lo anteriormente explicado se refiere a la condena de "Karet". Pero de todas formas la prohibición de la Torá existe aun si comió la partícula más ínfima de cualquier alimento, sólo que en este caso a pesar que transgredió un Precepto de la Torá, no es condenado con la pena de "Karet".

2. Está prohibido en Iom Kipur, por dictamen Rabínico ingerir, aún alimentos que no son aptos para comer, por ejemplo: comidas en estado de putrefacción ó hierbas muy amargas.
Asimismo establecieron los Sabios la prohibición de comer, aunque no tenga apetito y sufra al comer (cosa que no está prohibida por la Torá), por ejemplo: después de culminar la "Seudat Hamafseket", cuando ya no tiene apetito.
Sin embargo hay sabios que opinan que si la comida es muy sabrosa. aunque no tenga apetito transgrede la Ley de la Torá, ya que de todas formas disfruta al comer.

3. Está.prohibido probar la comida en Iom Kipur para verificar su buen gusto, aunque la expela posteriormente y no la ingiera en absoluto. Asimismo está prohibido masticar "gomas de mascar" ó parecidos.

4. Así como es la Ley con respecto a la comida, igualmente es con la bebida; ó sea que a pesar que la condena de "Karet" es recibida únicamente cuando bebió de la forma ya explicada, de todas maneras la prohibición de la Torá existe aunque bebió la más ínfima cantidad de líquido.

5. La cantidad de cuarenta y cuatro (44) gramos de Iíquido por la cual al beberla según las condiciones prescriptas en la Halajá anterior es condenado con "Karet" es correcta para una persona normal, pero esta medida varía según el cuerpo de cada persona, ó sea que si es de contextura física más pequeño será condenado aún cuando beba menos de esta cantidad; y por el contrario si es muy corpulento sólo recibirá la pena al beber más de la cantidad mencionada.

Esto se debe a que el Talmud explica que la medida por la cual es condenado depende de la cantidad de líquido que entra en la mitad de la cavidad bucal de cada persona.
De todas maneras los Sabios calcularon que en una persona de físico normal, esta medida equivale a cuarenta y cuatro (44) gramos de líquido.

6. Está permitido en Iom Kipur alimentar ó dar de beber a los niños, asimismo se pueden tocar los alimentos y bebidas y no sospechamos que se olvide del ayuno y coma ó beba de los mismos.

Prohibiciones de Lavarse, Untarse, Calzar Zapatos de Cuero y Mantener Relaciones Conyugales

1. Está prohibido lavarse con agua caliente ó fría en Iom Kipur, cualquier parte del cuerpo. Aún sumergir un dedo en el agua, está prohibido.

2. Sin embargo por ser que sólo esta prohibido el lavado del cual percibe placer, si desea limpiar sus manos del barro ó de sustancias parecidas, ó si sangra alguna parte de su cuerpo le está permitido lavarse por ser que no lo hace para refrescarse y disfrutar, sino por higiene.

3. Aquella persona que suda demasiado, y no puede soportar la transpiración en su cuerpo puede bañarse con agua fría únicamente. Pero de todas formas debe tratar de esforzarse y no lavarse si puede.

4. El "Lavado de manos matutino" ("Netilat Iadaim Shajarit"), a diferencia de los demás días del año en que se mojan las dos manos tres (3) veces, en Iom Kipur se vierte agua sólo hasta los nudillos y no sobre toda la mano, pero igualmente se Bendice por la Netilá.

5. Al salir del baño debe realizar Netilat Iadaim hasta los nudillos únicamente y luego recitar la Berajá de "Asher Iatzar" y en caso de haberse ensuciado toda la mano puede lavarse entera.

6. Está prohibido lavarse la cara en Iom Kipur si no está sucia. Si tiene en sus ojos lagañas, puede lavarse.

7. Aquella persona que sufre mucho sin lavarse la cara por la mañana puede hacerlo, pero para los Ashkenazim está prohibido aunque no puedan soportarlo.
El Cohen que bendice al público durante los Rezos de Iom Kipur, debe lavarse las manos hasta los puños como lo hace durante todo el año previo a la Bendición.
Asimismo el enfermo que peligra su vida si no come, al comer pan en Iom Kipur debe lavarse las manos hasta los puños (Netilat Iadaim Laseuda).

8. La novia dentro de los treinta (30) días del casamiento puede lavarse el rostro para presentarse bella y arreglada ante su marido. Sin embargo hay quienes opinan que si su marido se encuentra durante todo el día en el Templo, Rezando, le está prohibido.

9. Está terminantemente prohibido sumergirse en el baño ritual "Mikve" en Iom Kipur, tanto los hombres como las mujeres.

10. Está prohibido en Iom Kipur untarse con aceites y cremas cualquier parte del cuerpo, aunque su intención es disipar un mal olor. Sólamente le está permitido al enfermo aunque no corra peligro su vida.

11. Está prohibido calzar en Iom Kipur zapatos ó sandalias de cuero. Si son de madera y están recubiertos con cuero también está prohibido.
Esta prohibición recae aún cuando visten medias.
Calzados de goma; madera, tela, y de cualquier otro material que no sea cuero están permitidos aunque su calzado no implique ninguna molestia ó sufrimiento.

12. Está permitido calzar zapatos de madera ó zapatillas de goma ó plástico que tengan algunas cintas de cuero adheridas.

13. Las mujeres que dieron a luz, dentro de los treinta (30) días del parto, y los enfermos aunque no corran peligro, pueden calzar en Iom Kipur zapatos de cuero.

14. En los sitios donde frecuentan víboras y escorpiones, está permitido usar al salir a la vía pública calzados de cuero.

15. Está permitido en Iom Kipur pararse sobre almohadones de cuero. Sin embargo, es conveniente privarse de esto.

16. Está prohibido en Iom Kipur mantener relaciones conyugales.

Quiénes están exentos y obligados a ayunar
1. Los niños y las niñas menores de nueve (9) años no sólo están exentos del ayuno, sino que les está prohibido a los padres permitirles ayunar aún por unas horas, ya que es muy peligroso para niños tan pequeños privarlos de comer cuando lo desean.
Por consiguiente los padres que llevan a sus hijos al Templo donde se prolongan mucho los Rezos, deben preocuparse que sus niños coman y beban antes de dirigirse a Rezar.

2. Los niños y niñas que ya cumplieron nueve (9) años y hasta los diez (10) años completos, se los acostumbra a ayunar solamente por unas horas. Ó sea si los niños acostumbran a desayunar a las ocho (8) de la mañana, en Iom Kipur deberán los padres retrasarles la comida hasta las nueve (9) ó diez (10) de la mañana, según las fuerzas del niño. Sin embargo si el niño desea ayunar todo el día esta terminantemente prohibido permitirle hacerlo.

3. Los niños y niñas que cumplieron once (11) años, si sus padres aseguran fehaciente mente que gozan de buena salud y no tienen ninguna enfermedad o debilidad, de tal forma que el ayuno no les afectará pueden permitirles a sus hijos ayunar todo el día. Si no pueden todo el día por lo menos que ayunen medio día y si tampoco les es posible pueden comer aún antes del mediodía.
Si los padres dudan al respecto del estado físico de sus hijos, deben darle de comer sin necesidad de consultar a un especialista.

4. Los jóvenes de trece (13) años y un día y las jovencitas de doce (12) años y un (1) día que se ha verificado fehacientemente su madurez biológica, con la aparición de por lo menos dos (2) bellos cerca de sus respectivos órganos genital es, están obligados por prescripción de la Torá a ayunar durante todo el día de Iom Kipur.
Si no presentaron todavía los signos de madurez biológica están igualmente obligados a ayunar, pero en este caso solamente por prescripción Rabínica.
Si los padres detectaron en sus hijos mayores alguna deficiencia física deben consultar a un médico especialista, como en el caso de cualquier hombre enfermo.

5. Las mujeres embarazadas y las que amamantan esta obligadas a cumplir con el ayuno de Iom Kipur. Excepto si el médico dictamina que el ayuno sería peligroso para la mujer ó para el niño, en cuyo caso tanto la embarazada como la que amamanta estarían exentas de ayunar.

6. Aquellas mujeres embarazadas que en Iom Kipur olieron el aroma de alguna comida y sintieron profundos deseos de comerla (antojo), se procede con ellas de la siguiente manera: Se les recuerda como primer paso que hoy es Iom Kipur y está prohibido comer.
Si el "Antojo" desapareció al escuchar al respecto del ayuno, deben seguir ayunando.
Si el "Antojo" perdura, se les da de comer un poco de la comida que desean hasta que el mismo desaparezca. (Las medidas de comida y del tiempo que se le da de comer son iguales, a las del enfermo que corre peligro, como explicaremos posteriormente).
Si el alimento del cual la mujer embarazada se "Antojó" es un alimento prohibido, se le da de comer en un principio del jugo ó del tuco del mismo; en el caso que el antojo continúe, se le permite comer el alimento, aunque éste sea prohibido.
Después de comer el alimento deseado, al desvanecerse el "Antojo" le está prohibido comer y beber y debe completar el ayuno hasta finalizar Iom Kipur.

Esta Ley recae sobre la mujer embarazada, aunque su rostro no se desfiguró por causa del "Antojo". Pero cualquier otra persona que se antojó, le está prohibido comer, excepto si su rostro se desfiguró por causa del "Antojo", en cuyo caso debe comer aunque se niegue a hacerlo.
La misma Ley recae durante todo el año con respecto a los alimentos prohibidos.
En cualquier caso donde una persona se antojó de un alimento, debe previamente expelar la saliva de su boca y luego comer, ya que de lo contrario sería peligroso.

7. La mujer que dio a luz ó que abortó dentro de las setenta y dos (72) horas de Iom Kipur está obligada a alimentarse en Iom Kipur, aunque ella diga que no lo necesita.
A pesar que según la opinión de los médicos pueden estas mujeres soportar el ayuno, nosotros nos atenemos únicamente en este caso a la opinión del Talmud.

8. La mujer que está previa a dar a luz, y ya ha sido acostada en la sala de partos está exenta del ayuno.

9. La mujer que dio a luz, (dentro de los siete (7) dias posteriores), luego de haber transcurrido las primeras setenta y dos (72) horas del parto ó de un aborto, si pidió comer ó beber, a pesar que el médico opina que no es necesario, está obligada a comer.
Si ella no pide alimentarse y el especialista dictamina que sería peligroso no hacerlo, también está obligada a comer.
Sólo cuando la mujer y el médico dicen que no es necesario comer, debe cumplirse con el ayuno.
Si no hay un especialista para consultar y la mujer no sabe si necesita comer ó no, está obligada a alimentarse.

10. La mujer que dio a luz ó abortó, y se encuentra en Iom Kipur, después de haber transcurrido siete (7) días (ciento sesenta y ocho (168) horas) del mismo, es clasificada por la Ley como un enfermo que no corre peligro y debe ayunar, a pesar que ella desee comer porque siente todavía dolores del postparto.
Pero si declara que se siente muy enferma y débil, y no puede soportar el ayuno, debe ser alimentada como en el caso de los demás enfermos que no corren peligro, pero que si piden comer, se les permite.

11. El médico especialista que revisó a su paciente y declaró que si ayuna en Iom Kipur, puede peligrar su vida, debe comer en Iom Kipur, a pesar que el peligro no sea inminente, sino que se vislumbrará al cabo de unos días, ya que el peligro de vida contrarresta todos los Preceptos de la Torá, aunque no sea fehaciente y seguro.

12. Si el enfermo, no obstante a su delicado estado físico desea ayunar, no sólo que no cumple con el Precepto, sino también será castigado por transgredir las palabras de la Torá que dice "El peligro de vida se antepone a cualquier mitzvá".
Por consiguiente si el enfermo se mantiene firme en no comer, deben explicarle de buen modo, por medio de un Rabino que lo convenza para que no ayune.

13. Si el médico según su examen clínico dictamina que el enfermo no debe ayunar y el paciente, por su parte, opina que se siente perfectamente bien, le está prohibido ayunar, sea el especialista Judío ó no.

14. Todos los médicos son creíbles para dictaminar la situación del enfermo sean Judíos ó no Judíos, excepto aquel especialista Judío que transgrede los Preceptos de Di´s adrede. Pero si transgrede las Mitzvot por ignorancia ó impulsado por su instinto, se puede confiar en él.

15. Si el médico permite ayunar a su paciente y no cabe la menor duda que su vida no corre peligro, pero el enfermo opina que si no se alimenta su vida peligrará, aunque cien médicos reconfirmen la opinión de su colega, escuchamos al enfermo y deben alimentarlo en Iom Kipur, como dijo el Rey Salomón (Proverbios): "El corazón conoce su propio dolor".

16. Si existe una discrepancia entre dos (2) médicos al respecto de un enfermo, y el enfermo no emite su opinión, debe éste último comer en Iom Kipur. Pero si el enfermo opina que no necesita comer, tomamos como correcto el diagnóstico del médico que le permitió ayunar.

17. Si dos (2) facultativos opinan que el paciente puede ayunar y un tercero (3º) dictamina que el ayuno sería peligroso. si el enfermo no sabe indicar su situación, escuchamos a la mayoría y por consiguiente debe ayunar. Pero si dos (2) médicos dictaminan que no puede ayunar, aunque cien (100) especialistas opinen distinto y el paciente también declare que no necesita alimentarse, debe comer en Iom Kipur.

18. Si el enfermo piensa que no necesita comer y el doctor tiene dudas al respecto, no puede esta persona ayunar en Iom Kipur.
Pero si el médico le permite comer y el paciente tiene la duda, debe ayunar.

19. Si el médico no conoce la enfermedad de su paciente su declaración no es válida en absoluto.

Forma de Alimentación del Enfermo en Iom Kipur
1. Cuando el enfermo debe comer en Iom Kipur, no tiene derecho a comer comúnmente, sino debe comer menos de treinta (30) gramos de comida cada diez (10) minutos, siempre y cuando el médico especialista lo permita.
Pero si el doctor dictamina que si come de esta forma su vida correrá peligro, debe comer como le sea necesario.

2. Si al comer de esta manera el enfermo ó el médico opinan después de "tantos bocados" que su vida ya no corre ningún peligro, no tiene derecho a seguir comiendo y debe completar el ayuno.

3. Si no prepararon la comida en la víspera de Iom Kipur de tal forma que este divida en trozos de menos de treinta (30) gramos cada uno, puede pesarse la comida en Iom Kipur en una balanza que no sea eléctrica.

4. Con respecto a la bebida, si el médico lo permite, debe beber menos de cuarenta y cuatro (44) gramos cada cinco (5) minutos, pero si el doctor opina que si bebe de esta forma su vida correrá peligro, debe obedecer las indicaciones del especialista y beber comúnmente.

5. El enfermo que come según lo indicado en el Halajá 1, debe lavarse las manos (Netilat Iadaim) si el alimento que come es pan.
De todas formas no debe bendecir por la "Netilá", ya que sólo se Bendice por la misma al comer cincuenta y seis (56) gramos de pan, por lo menos.
Pero después de comer debe recitar el "Bircat Hamazón" y agregar en el mismo el Párrafo "Iaalé Veiabó" con la Tefilá especial de Iom Kipur "Beiom Akipurim Aze, Beiom Selijat Heavón Aze".
Si omitió "Iaale Veiabo" no debe repetir el "Bircat Hamazón".

6. Si cayó Iom Kipur en "Shabat" debe recitar también el Párrafo "Reze Veahalizenu". Pero si lo omitió no debe volver a repetir el "Bircat Hamazón".

7. El enfermo que come en Iom Kipur, no debe recitar el "Kidush", aunque Iom Kipur coincida con el día de "Shabat".

8. Aquel anciano que el ayuno le provoca mucha debilidad, recae sobre él la misma Ley que la del enfermo que corre peligro su vida y aunque no presente ninguna enfermedad interna ó crónica, no obstante debe comer y beber en Iom Kipur.

9. Un enfermo que está en peligro su vida y por orden médica tiene que tomar remedios, lo puede realizar tanto si los remedios tienen ó no sabor. Y si se trata de comprimidos que no puede tragar sin beber agua, podrá acompañarla con agua para tragarla, pero deberá tomar sorbos chicos de agua (menos de cuarenta y dos (42) gr.) y si puede cambiar los medicamentos por otros que no tienen sabor, es preferible hacerlo.




--------------------------------------------------------------------------------