Torah para Vivir

Torah para Vivir

27 jul. 2011

Redención ahora!


BS" D
Queridos amigos
Estamos llegando a esta época en que los sabios dijeron: Deseo que llegue ese tiempo, pero no deseo estar allí.
Y nosotros... nosotros sí estamos, aún sin haberlo deseado...
Qué es esta época?
Esta época es el comienzo de la Redención!
Has visto una mujer con contracciones de parto?
Al principio los dolores son suaves y espaciados, pero a medida que se acerca el momento del nacimiento de la "nueva vida", los dolores se vuelven más potentes y casi no hay tiempo para respirar, para aliviarse, entre contracción y contracción...
Sientes que el mundo está por parir?
Se acabó el lugar "seguro", estamos todos embarcados en el trabajo de parto.
Todos sabemos que el momento de dar a Luz, es un momento crítico, tanto para bien, como (Di-s no lo permita) para mal.
Qué pasará con la madre?
Qué pasará con la nueva criatura?
Este viejo mundo colapsado dando lugar a una existencia absolutamente nueva!
Qué quedará de nosotros?
Estamos preparados para alimentar una nueva realidad de Pureza y de Santidad?
Así como una cáscara cuida del fruto hasta que éste haya madurado, también la placenta, el líquido amniótico, sangre, cordón umbilical y más, son útiles hasta la hora del nacimiento...
Cuando la nueva Era surja con toda su potencia vital, gran parte de nuestra realidad desaparecerá para nunca más volver...
Cuál es nuestra opción?
Ahora tenemos una criatura y todo lo que la rodea, lo alimenta, lo presiona, lo limita, lo protege...
Está lista madura para soportar los dolores de este parto liberador que dará a luz una nueva vida, algo nuevo para el mundo.
Ahora es el momento de hacer la elección de nuestra vida...
Nunca se ha presentado una situación así...
Tenemos la opción de ser parte de esa criatura...
O, Di-s no lo permita, ser parte de lo que será deshecho y olvido.
Ser parte de la criatura es comprometerse, integrarse a esta Redención que está naciendo, es soportar los dolores de parto, sabiendo que a través de la estrechez de este canal saldremos a estrenar una vida absolutamente nueva.
Ser parte del deshecho, es mantenerse aparte, separado, presionando a la criatura...
Nuestros enemigos, los enemigos del Verdadero Mashiaj, creen que nos tienen rodeados (jas veShalom) y/o que "saldrán" con nosotros, como el erev rav (la multitud mezclada), que salió junto al pueblo hebreo de Mitzraim...
En este momento todo parece confuso, y parece que placenta y cuerpo son la misma cosa, pero una vez que saquemos la cabeza, el cuerpo saldrá hacia la Libertad y todos nuestros enemigos serán enbolsados y arrojados al tacho de desperdicios!
Nuestra cabeza es el Alma del Mashiaj, ella nos guiará por este estrecho pasaje hasta la Redención de todo nuestro cuerpo!
Entonces escucharemos el cantar de nuestras voces diciendo...
Canción de las Ascensiones: Cuando A-donái haga retornar a los exiliados de Tzión, seremos como si antes hubiéramos soñado. Entonces se colmará de risas nuestra boca y nuestra lengua de cánticos de alegría; entonces dirán entre las naciones, "A-donái ha hecho grandes cosas por estos". Grandes cosas ha hecho Adonái por nosotros; estuvimos alegres. A-donái, haz retornar a nuestros exiliados cual arroyos a la tierra árida. Aquellos que siembran con lágrimas cosecharán con cánticos de alegría. El va andando y llora, cargando la bolsa de semilla; de seguro que retornará con cánticos de alegría, portando sus gavillas.
Tehilim (Salmos) Capítulo 126
Que tú también te unas a ser parte de esta criatura! Amén!

25 jul. 2011

El dolor es un aviso Divino


El dolor es un aviso Divino de que es hora de limpiar lo que ensuciamos!
.de Mujer Judia, el Lunes, 25 de julio de 2011 a las 15:03.

BS"D
Cuando nos sucede algo que nos parece doloroso, debemos ir hacia la esencia del por qué Di-s nos envía semejante sufrimiento. Culpar a los demás, a la envidia, al mal de ojo, a los celos, es por un lado, una manera infantil de liberarnos de responsabilidades y por el otro, nos deja a la intemperie, sin protección ante "la maldad que nos rodea"...

Cuando algo en nuestra vida nos resulta amargo y difícil de tragar, es hora de buscar en nuestros propios errores pasados, para que podamos arrepentirnos y logremos nuestro tikún (arreglo) y con ello, curemos el mundo...

Como a veces, no tenemos idea de qué podemos haber hecho para recibir esta advertencia Divina, debemos rezar con todo nuestros corazón para que Di-s nos dé las pistas para hacer Teshuvá.

También podemos evaluar nuestra situación, medida por medida, si hay escases de dinero, tal vez no separamos el diezmo, tal vez no dimos tzedaká, tal vez cobramos intereses, tal vez estafamos, tal vez despilfarramos... No necesariamente en esta vida cometimos estas u otras transgresiones, pero uno puede y debe hacer Teshuvá aún, de lo que haya provocado en otras vidas.

Alguna vez, una joven alumna me dijo: Y yo, qué culpa tengo de lo que otra parte de mi Alma hizo mal? Por qué tengo yo que pagar por "ella"?

La manera de abordar este tema, se refleja claramente en este ejemplo:

Un hombre vestido de traje y corbata insulta a una autoridad gubernamental, y regresa a su casa.

El hecho es denunciado y se ordena la detención del sujeto para juzgarlo.

El hombre, que ahora viste short, remera y zapatillas y lleva una raqueta de tenis en la mano, es detenido por la policía y conducido a ser juzgado.

En el auto policial este hombre está indignado y grita: Por qué me detienen a mí que estoy vestido y listo para hacer mi deporte favorito!

A lo que el teniente responde: Tú eres el mismo que hace unas horas vestía traje y corbata, tu vestimenta no hace diferencia a la hora de juzgar tus actos...

Nuestros cuerpos, profesiones, entornos, pensamientos, sentimientos, son una vestimenta para nuestra verdadera protagonista. En esta vida o en una vida anterior somos Uno con nuestra propia Alma.

La Teshuvá, la verdadera Teshuvá, cambia el pasado! Logrando que nuestro actual tránsito por esta vida, en este cuerpo, eleve todas nuestras vidas anteriores y nos permita entrar al Mundo Venidero envueltos en trajes de Luz Celestial.

Que todos tengamos el mérito de lograrlo.

Amén!

Refugio para la Teshuváh


24 jul. 2011

Torah en Español Libro Bamidvar



Libro de Bamidvar - Parashá Masé (Viajes)
15 – 21 Tamuz 5771 / Julio 17 –23, 2011

33
1 Éstos son los viajes de los Hijos de Israel, que salieron de la tierra de Egipto, según sus legiones, bajo la mano de Moshé (Moisés) y Aarón. 2 Moshé (Moisés) escribió sus avances según sus viajes por orden de El Eterno, y éstos fueron sus viajes según sus avances: 3 Partieron de Ramsés en el mes primero, el día quince del mes primero, el día tras la ofrenda de Pésaj; los Hijos de Israel avanzaron triunfantes ante los ojos de todo Egipto. 4 Y los egipcios enterraban a los que El Eterno había golpeado, a todos los primogénitos; y a sus dioses El Eterno les había infligido castigos. 5 Los Hijos de Israel partieron de Ramsés y acamparon en Sucot. 6 Partieron de Sucot y acamparon en Etam, que está al borde del Desierto. 7 Partieron de Etam y regresaron a Pi-HaJirot, que está delante de Baal-Tzefón, y acamparon delante de Migdol. 8 Partieron de delante de HaJirot y pasaron por el medio del Mar hacia el Desierto; fueron en una travesía de tres días en el Desierto de Etam, y acamparon en Mará. 9 Partieron de Mará y arribaron a Elim; en Elim había doce fuentes de agua y setenta palmeras datileras, y allí acamparon. 10 Partieron de Elim y acamparon junto al Mar Rojo. 11 Partieron del Mar Rojo y acamparon en el Desierto de Sin. 12 Partieron del Desierto de Sin y acamparon en Dofká. 13 Partieron de Dofká y acamparon en Alush. 14 Partieron de Alush y acamparon en Refidim, y no había ahí agua para que el pueblo bebiera. 15 Partieron de Refidim y acamparon en el Desierto del Sinaí. 16 Partieron del Desierto del Sinaí y acamparon en Kibrot-HaTaavá. 17 Partieron de Kibrot-HaTaavá y acamparon en Jatzerot. 18 Partieron de Jatzerot y acamparon en Ritmá. 19 Partieron de Ritmá y acamparon en Rimón-Paretz. 20 Partieron de Rimón-Paretz y acamparon en Libná. 21 Partieron de Libná y acamparon en Risá. 22 Partieron de Risá y acamparon en Kehelata. 23 Partieron de Kehelata y acamparon en el Monte Sháfer. 24 Partieron del Monte Shafer y acamparon en Jaradá. 25 Partieron de Jaradá y acamparon en Makelot. 26 Partieron de Makelot y acamparon en Tájat. 27 Partieron de Tájat y acamparon en Táraj. 28 Partieron de Táraj y acamparon en Mitká. 29 Partieron de Mitká y acamparon en Jashmoná. 30 Partieron de Jashmoná y acamparon en Moserot. 31 Partieron de Moserot y acamparon en Bene-Iaakán. 32 Partieron de Bené-Iaakán y acamparon en Jor-Hagidgad. 33 Partieron de Jor-Hagidgad y acamparon en Iotvata. 34 Partieron de Iotvata y acamparon en Avroná. 35 Partieron de Avroná y acamparon en Etzión-Gáver. 36 Partieron de Etzión-Gáver y acamparon en el Desierto de Tzín, que es Kadesh. 37 Partieron de Kadesh y acamparon en el Monte Hor, al borde del territorio de Edom. 38 Entonces Aarón el Sacerdote subió al Monte Hor por la palabra de El Eterno y murió allí, en el año cuadragésimo después de que los Hijos de Israel salieran de la tierra de Egipto, en el mes quinto, el primero del mes. 39 Aarón tenía ciento veintitrés años de edad cuando murió en el Monte Hor. 40 El rey cananeo de Arad, que habitaba en el sur, en la tierra de Canaán, oyó que los Hijos de Israel se aproximaban. 41 Se desplazaron desde el Monte Hor y acamparon en Tzalmoná. 42 Partieron de Tzalmoná y acamparon en Punón. 43 Partieron de Punón y acamparon en Ovot. 44 Partieron de Ovot y acamparon en las ruinas de los pasos, al borde de Moáb. 45 Partieron de las ruinas y acamparon en Divón-Gad. 46 Partieron de Divón-Gad y acamparon en Almón-Diblataima. 47 Partieron de Almón-Diblataima y acamparon en las montañas de los pasos delante de Nevó. 48 Partieron de las montañas de los pasos y acamparon en las planicies de Moab junto al Jordán, cerca de Jericó. 49 Acamparon junto al Jordán, de Bet-Ieshimot, hasta las planicies de Shitim, en las planicies de Moáb. (2º DÍA / 2ª ALIÁ) 50 El Eterno le habló a Moshé (Moisés) en las planicies de Moáb, junto al Jordán, en Jericó, diciendo: 51 «Háblales a los Hijos de Israel y diles: cuando crucéis el Jordán a la tierra de Canaán, 52 expulsaréis a todos los habitantes de la Tierra de ante vosotros; y destruiréis todas sus piedras de postración; todas sus imágenes fundidas destruiréis; y todos sus lugares altos demoleréis. 53 Poseeréis la Tierra y os estableceréis en ella, pues a vosotros os he dado la Tierra para poseerla. (3ER DÍA / 3ª ALIÁ) 54 Daréis la Tierra como herencia por sorteo a vuestras familias; a los numerosos les aumentaréis la herencia y a los no numerosos les disminuiréis la herencia; dondequiera que caiga su suerte, suyo será, según las tribus de vuestros padres heredaréis. 55 Pero si no expulsáis a los habitantes de la Tierra de ante vosotros, los que queden serán aguijones en vuestros ojos y espinas en vuestros costados, y os hostigarán sobre la Tierra en la que habitáis. 56 Y ocurrirá que lo que Yo había pensado para ellos, os haré a vosotros».
34
1 El Eterno le habló a Moshé (Moisés), diciendo: 2 «Ordena a los Hijos de Israel y diles: cuando lleguéis a la tierra de Canaán, ésta es la tierra destinada a vosotros por herencia, la tierra de Canaán, según sus límites. 3 Vuestro costado sur será desde el Desierto de Tzín hasta el costado de Edom, y vuestro límite sur será desde el borde del Mar Muerto hacia el este. 4 La frontera rodeará por el sur Maalé-Akrabim y pasará hacia Tzín; y sus bordes estarán al sur de Kadesh-Barnea; luego saldrá hacia Jatzar-Adar y pasará a Azmón. 5 La frontera irá desde Azmón hasta la corriente de Egipto, y sus bordes estarán en el Mar. 6 El límite occidental será para vosotros el Mar Grande y el distrito; éste será para vosotros el límite occidental. 7 Éste será para vosotros el límite septentrional: desde el Mar Grande doblaréis hacia el Monte Hor. 8 Desde el Monte Hor doblaréis hacia la aproximación a Jamat, y los bordes de la frontera estarán hacia Tzedad. 9 El límite avanzará hacia Zifrón y sus bordes serán Jatzar-Enán; éste será para vosotros el límite septentrional. 10 Estableceréis para vosotros como límite oriental desde Jatzar-Enán hasta Shefam. 11 El límite descenderá desde Shefam a Riblá, al este de Ein; la frontera descenderá y se extenderá hacia la orilla del Mar Kineret hacia el este. 12 El límite descenderá al Jordán, y sus bordes serán el Mar Muerto; ésta será la Tierra para vosotros, según sus fronteras en todo su contorno. 13 Moshé (Moisés) dio órdenes a los Hijos de Israel, diciendo: «Ésta es la Tierra que dividiréis como herencia por sorteo, que El Eterno ha ordenado que se les dé a las nueve tribus y media. 14 Pues la tribu de los hijos de Reubén (Rubén) ha tomado según su casa paterna, y la tribu de los hijos de Gad según su casa paterna, y media tribu de Menashé tomó su herencia. 15 Dos tribus y media han tomado su herencia de la orilla del Jordán junto a Jericó, hacia el este, en dirección a la salida del sol. (4º DÍA / 4ª ALIÁ) 16 El Eterno le habló a Moshé (Moisés), diciendo: 17 «Éstos son los nombres de los hombres que han de tomar posesión de la Tierra para vosotros: Elazar el sacerdote y Ieoshúa (Josué), hijo de Nun, 18 y un líder de cada tribu tomaréis para que posea la Tierra. 19 Éstos son los nombres de los hombres: por la tribu de Iehudá (Judá), Calev, hijo de Iefuné; 20 y por la tribu de los hijos de Shimón (Simeón), Sehmuél, hijo de Amihúd; 21 por la tribu de Biniamín (Benjamín), Elidad, hijo de Kislón; 22 y por la tribu de los hijos de Dan, como líder, Bukí, hijo de Ioglí; 23 por la tribu de Iosef (José), por la tribu de los hijos de Menashé, como líder, Janiél, hijo de Efod; 24 y por la tribu de los hijos de Efraim, como líder, Kemuél, hijo de Shiftán; 25 Y por la tribu de los hijos de Zebulún (Zabulón), como líder Elitzafan, hijo de Parnaj; 26 y por la tribu de los hijos de Isajar (Isacar), como líder, Paltiél, hijo de Azán; 27 y por la tribu de los hijos de Asher (Aser), como líder, Ajihúd, hijo de Shelomí; 28 y por la tribu de los hijos de Naftalí (Neftalí), como líder, Pedahél, hijo de Amihúd». 29 Éstos son aquellos a los que El Eterno ordenó que distribuyeran a los Hijos de Israel en la tierra de Canaán. (5º DÍA / 5ª ALIÁ)
35
1 El Eterno habló a Moshé (Moisés) en las planicies de Moáb, junto al Jordán, en Jericó, diciendo: 2 «Ordena a los Hijos de Israel que les den a los levitas de la posesión de su propiedad: ciudades donde habitar y un espacio para las ciudades en todo su contorno les daréis a los levitas. 3 Las ciudades serán suyas para residencia, y su espacio abierto será para sus animales, para su riqueza y para todas sus necesidades. 4 Los espacios abiertos de las ciudades que les daréis a los levitas, desde la muralla de la ciudad hacia fuera, serán mil codos en todo su contorno. 5 Mediréis desde afuera de la ciudad del lado oriental dos mil codos; del lado sur, dos mil codos; del lado occidental, dos mil codos; y del lado septentrional, dos mil codos, con la ciudad en el medio; esto será para ellos, para los espacios abiertos de las ciudades. 6 Las ciudades que les daréis a los levitas serán: las seis ciudades de refugio que procuraréis para que el asesino huya allí y les daréis además cuarenta y dos ciudades. 7 Todas las ciudades que les daréis a los levitas serán: cuarenta y ocho ciudades, ellas y sus espacios abiertos. 8 Las ciudades que les daréis de la propiedad de los Hijos de Israel, de los más numerosos aumentaréis y de los menos numerosos disminuiréis, cada uno de acuerdo con la herencia que heredarán, dará de sus ciudades a los levitas». (6º DÍA / 6ª ALIÁ) 9 El Eterno habló a Moshé (Moisés), diciendo: 10 «Háblales a los Hijos de Israel y diles: cuando crucéis el Jordán a la tierra de Canaán, 11 designaréis ciudades para vosotros, ciudades de refugio serán para vosotros, y el asesino huirá allí, el que quite una vida en forma involuntaria. 12 Las ciudades serán para vosotros un refugio del vengador, para que el asesino no muera hasta que se presente ante la asamblea para el juicio. 13 En cuanto a las ciudades que designaréis, habrá seis ciudades de refugio para vosotros. 14 Tres ciudades designaréis del otro lado del Jordán, y tres ciudades designaréis en la tierra de Canaán; serán ciudades de refugio. 15 Para los Hijos de Israel y el prosélito y el residente entre vosotros serán refugio estas seis ciudades, para que huya allí cualquiera que asesine a una persona de forma involuntaria. 16 Si lo hirió con un instrumento de hierro y murió, es un asesino; el asesino ciertamente será condenado a muerte. 17 O si lo hirió con una piedra del tamaño de la mano, con la que uno moriría si lo golpearan, y murió, es un asesino; el asesino ciertamente será condenado a muerte. 18 O si lo hirió con un instrumento de madera del tamaño de la mano por medio del cual uno puede morir, y murió, es un asesino; el asesino ciertamente será condenado a muerte. 19 El vengador de la sangre, él matará al asesino; cuando lo encuentre, lo matará. 20 Si lo empujó por odio o se lanzó sobre él desde una emboscada y murió; 21 o si por enemistad lo golpeó con la mano y murió, el atacante ciertamente será condenado a muerte; el vengador de la sangre matará al asesino cuando lo encuentre. 22 Pero si en forma repentina, sin enemistad, sin emboscada lo empujó o lanzó cualquier instrumento sobre él; 23 o con cualquier piedra con la cual uno puede morir, sin haber visto, haciendo que cayera sobre él y murió, pero no era su enemigo ni buscaba hacerle daño, 24 entonces la asamblea juzgará entre el atacante y el vengador de la sangre, de acuerdo con estas leyes. 25 La asamblea rescatará al asesino de la mano del vengador de la sangre y la asamblea lo devolverá a la ciudad de refugio adonde había huido; habitará en ella hasta la muerte del Gran Sacerdote que ha sido ungido con el aceite sagrado. 26 Pero si el asesino alguna vez saliera del límite de la ciudad de refugio a la que ha huido, 27 y el vengador de la sangre lo encontrare fuera del límite de su ciudad de refugio, y el vengador de la sangre matare al asesino, éste no tiene culpa de sangre. 28 Pues debe habitar en su ciudad de refugio hasta la muerte del Gran Sacerdote, y tras la muerte del Gran Sacerdote el asesino retornará a la tierra de su propiedad. 29 Esto será para vosotros decreto de justicia para vuestras generaciones, en todos vuestros lugares de residencia. 30 Todo el que ataque a una persona, se matará al asesino según el testimonio de testigos, pero un solo testigo no atestiguará contra una persona en lo concerniente a la muerte. 31 No aceptaréis rescate por la vida de un asesino que es merecedor de la muerte, pues ciertamente será condenado a muerte. 32 No aceptaréis rescate por el que huyó a su ciudad de refugio para volver a habitar en la tierra antes de la muerte del Sacerdote. 33 No traeréis culpa sobre la tierra en la que os encontráis, pues la sangre traerá culpa sobre la Tierra; la Tierra no tendrá expiación por la sangre que fue derramada en ella, excepto por medio de la sangre de aquel que la derramó. 34 No impurificaréis la Tierra en la que habitáis, en la que Yo descanso, pues Yo soy El Eterno, Quien descansa entre los Hijos de Israel. (7º DÍA / 7ª ALIÁ)
36
1 Las cabezas de los padres de la familia de los hijos de Gilad, hijo de Majir, hijo de Menashé, de las familias de los hijos de Iosef (José), se acercaron y hablaron ante Moshé (Moisés) y ante los líderes, las cabezas de los padres de los Hijos de Israel. 2 Dijeron: «El Eterno ha ordenado a mi amo que dé la Tierra como herencia por sorteo a los Hijos de Israel, y a mi amo El Eterno le ha ordenado que dé la herencia de Tzelofejad nuestro hermano a sus hijas. 3 Si ellas se casan con uno de los hijos de las tribus de los Hijos de Israel, entonces su herencia será sustraída de la herencia de nuestros padres y será agregada a la herencia de la tribu en la que se casen; será sustraída de la parte de nuestra herencia. 4 Y cuando llegue el Jubileo para los Hijos de Israel, su herencia será agregada a la herencia de la tribu en la que se casen; y de la herencia de la tribu de nuestros padres su herencia será sustraída». 5 Moshé (Moisés) ordenó a los Hijos de Israel según la palabra de El Eterno, diciendo: «Correctamente habla la tribu de los hijos de Iosef (José). 6 Ésta es la palabra que El Eterno ha ordenado respecto de las hijas de Tzelofejad, diciendo: que sean mujeres de aquel que sea bueno a sus ojos, pero únicamente en la familia de la tribu de su padre se casarán. 7 La herencia de los Hijos de Israel no circulará de tribu en tribu; sino que los Hijos de Israel unirán cada hombre a la herencia de la tribu de sus padres. 8 Cada hija que herede una herencia de las tribus de los Hijos de Israel se casará con alguno de una familia de la tribu de su padre, para que todos los Hijos de Israel hereden la herencia de sus padres. 9 La herencia no circulará de una tribu a otra, pues las tribus de los Hijos de Israel unirán cada hombre a su propia herencia. 10 Tal como El Eterno le ordenó a Moshé (Moisés), así hicieron las hijas de Tzelofejad. (MAFTIR) 11 Majlá, Tirtzá, Joglá, Milcá y Noá, las hijas de Tzelofejad, se casaron con hijos de sus tíos. 12 Con primos de las familias de los hijos de Menashé, hijo de Iosef (José), se casaron, y su herencia permaneció en la tribu de la familia de su padre. 13 Éstos son los preceptos y las ordenanzas que El Eterno ordenó por intermedio de Moshé (Moisés) a los Hijos de Israel en las planicies de Moáb, en el Jordán, junto a Jericó.
Jazak, jazak, jazak venitjazek
Fuerte, fuerte, y nos fortaleceremos

Las Etapas de la Vida


17 jul. 2011

Mi carta para Di-s, del 17 de Tamuz


BS"D
Dónde está mi hijo?
Una fiera se lo tragó
Cada generación en la que el Beit Hamikdash no es construído, se la considera responsable por su destrucción.
Sé que soy responsable por mis propias ruinas...
Sé que ligeramente descuidé el tesoro que me habías dado para guardar...
Sé que cuando destruiste mi edificio, aquel lugar que yo misma corroí con mis enojos y mi falta de ternura, toda mi vida se derrumbó y entonces creí que no sobreviviría...
Pero Tú, me ordenaste seguir y yo, mutilada, me sostuve sobre los pilares que quedaban y aquí estoy, parada frente a Tí, sobre mis propios escombros.
Cuando derrumbaste mi vida, tuve un sólo deseo, dejar de existir, y Tú me alzaste de los cabellos y me obligaste a beber Salmos para revivir mi Alma.
Tantos años han pasados desde entonces...
Tantas salvaciones has creado para mí...
Tanto hemos trabajado juntos, que la mutilación casi no se nota...
Sólo yo, en mi soledad infinita, deshojo una margarita de innumerables pétalos... Volverá... no volverá... volverá... no volverá... volverá...
He intentado y logrado cambios drásticos en mi personalidad, me he dado vuelta como una media, y me fui tejiendo de nuevo... Hilos de Verdad, hilos de empatía, hilos de silencio, hilos de sabiduría...
Mis Plegarias...ay mis Plegarias... Cómo aguardan esa respuesta Tuya! Mis Plegarias esperan que Tú me perdones y me vuelvas a armar entera...
Mis enemigos, han lamido la sangre de mis heridas, han hablado de mí, han inventado sobre mí, y "han contado dinero frente a los pobres"... frente a mí.
Como Ajashveros, exhibiendo los tesoros del Beit HaMikdash en una mesa suntuosamente patética, me han refregado en las narices la adquisición y la profanación de mi fruto, de mi pérdida...
El paso del tiempo, el recibir Tu Gracia Divina en incontables formas, el poder ayudar a otros a encontrar el camino hacia Tí, han sido un bálsamo para mi tristeza...
He aprendido mucho gracias a estas tragedias, y ahora soy una mujer, una Mujer "muy" Judía...
Pero de golpe, como salido de una película de terror, me traes esta devastación! Traes sobre nosotros una desgracia imposible de nombrar!
En un segundo abres mi herida y se revuelven en mi interior el recuerdo de la carencia, la fragilidad, la inocencia, de mi propia criatura, de mi propio hijo... Entonces, rezo, convoco, propongo, damos Tzedaká, pero Tú, devuelves todos nuestros ruegos envueltos en un pequeño ataud!
Me has propinado un cachetazo emocional donde emergen mis vivencias pasadas y supura mi impotencia ante el engaño, ante el robo, ante la manipulación y el complot de quienes ayudaron a fosilzar mi pesadilla...
Qué esperas de mí ahora?
He hecho todo lo que pude, pero Tú aún no reconstruyes Nuestro Hogar...
Y nuevamente llega el 17 de Tamuz y me dices que yo comience el duelo...
Acaso crees que Tú podras seguir así mucho tiempo más?
Tú, que eres todo Bondad, y que todo lo que deseas es nuestro bien...
Cómo soportas este exilio?
Cómo soportas vernos llorar nuestras pérdidas?
Si mi hijo se volviera hacia mí y con el corazón quebrado, me pidiera volver a casa...
Cuánto crees que tardaría en abrazarlo con todas mis fuerzas, preaparar su habitación y hacerle una verdadera comida casera?
Qué es lo que Tú estás esperando?
...Tal vez... tan sólo... estabas esperando esta carta... donde te pido:
Por favor Papá, despiértame de este mal sueño, reconstruye Nuestra Casa, y reúnenos a todos los que te amamos a través de Tu Ungido! No soporto más este dolor, esta lejanía!
Con todo mi amor, Tu hija, Tu amada.

Torah en Español Libro Bamidvar



Libro de Bamidvar - Parashá Matot
15 – 21 Tamuz 5771 / Julio 17 –23, 2011

2 Moshé (Moisés) les habló a las cabezas de las tribus de los Hijos de Israel, diciendo: «Esto es lo que El Eterno ha ordenado: 3 Si un hombre hace un voto a El Eterno o jura un juramento para establecer una prohibición para sí mismo, no profanará su palabra; según lo que salga de su boca, así hará. 4 Pero si una mujer hiciere un voto a El Eterno o estableciere una prohibición en la casa de su padre en su juventud; 5 y su padre oyó de su voto o la prohibición que ella estableció para sí misma, y su padre guardó silencio respecto de ella, entonces todos sus votos son válidos, y toda prohibición que ella estableció sobre sí misma será válida. 6 Pero si su padre la refrenó el día que lo oyó, todos sus votos o prohibiciones que ella estableció para sí misma no serán válidos; y El Eterno la perdonará, pues su padre la refrenó. 7 Si ella se casare con un hombre y sus votos estaban sobre ella, o una frase de sus labios por medio de la cual se había prohibido algo a sí misma, 8 y su marido oyó, y el día que oyó guardó silencio respecto de ella, entonces sus votos tendrán validez y su prohibición que se estableció sobre sí misma tendrá validez. 9 Pero si el día que su marido oyese, la refrenare y revocare el voto que hay sobre ella o la frase de sus labios por medio de la cual se prohibió algo a sí misma, entonces El Eterno la perdonará. 10 El voto de una viuda o una divorciada, todo lo que se prohibió a sí misma, permanecerá sobre ella. 11 Pero si hizo un voto en la casa de su marido o estableció una prohibición sobre sí misma por medio de un voto, 12 y su marido oyó de él y guardó silencio respecto de ellos y no la refrenó, entonces todos sus votos serán válidos y toda prohibición que ella estableció sobre sí misma será válida. 13 Pero si su marido los revocare el día que los oyó, todo lo que salió de boca de ella respecto de sus votos o la prohibición sobre sí misma no tendrán validez; su marido los revocó y El Eterno la perdonará. 14 Todo voto y toda prohibición de causar una aflicción personal, su marido puede hacer que sea válido y su marido puede revocarlo. 15 Si su marido guardare silencio respecto de ellos día tras día, habrá otorgado validez a todos sus votos o a todas las prohibiciones que están sobre ella; les habrá dado validez, pues guardó silencio el día que los oyó. 16 Pero si él los revocare tras haberlos oído, él cargará con la iniquidad de ella». 17 Éstos son los decretos entre un hombre y su mujer, entre un padre y su hija en su juventud, en la casa de su padre, que El Eterno le ordenó a Moshé (Moisés). (2º DÍA / 2ª ALIÁ)
31
1 El Eterno habló a Moshé (Moisés), diciendo: 2 «Toma venganza de los Hijos de Israel contra los midianitas; luego te reunirás con tu pueblo». 3 Moshé (Moisés) le habló al pueblo, diciendo: «Armad a hombres de entre vosotros para la legión, para que puedan enfrentarse a Midián e infligir la venganza de El Eterno contra Midián. 4 Enviaréis a la legión mil por tribu, mil por tribu, por todas las tribus de Israel enviaréis a la legión». 5 Por lo tanto, se enviaron de los miles de los Hijos de Israel, mil por cada tribu, doce mil hombres armados para la legión. 6 Moshé (Moisés) los envió, mil por cada tribu para la legión, a ellos y a Pinjas, hijo de Elazar el sacerdote, a la legión, y con todas las vasijas sagradas y las trompetas para tocar. 7 Atacaron en masa a Midián, tal como El Eterno le había ordenado a Moshé (Moisés), y mataron a todos los varones. 8 Mataron a los reyes de Midián junto con sus muertos: Eví, Rekem, Tzur, Jur y Reba, los cinco reyes de Midián; y a Bilam, hijo de Beor, lo asesinaron con la espada. 9 Los Hijos de Israel tomaron cautivas a las mujeres de Midián y a sus hijos pequeños; y todo su ganado vacuno y sus rebaños, y toda su riqueza tomaron por botín. 10 Todas las ciudades de sus residencias y todos sus palacios los quemaron con fuego. 11 Tomaron todo el botín y a todas las personas y los animales cautivos. 12 Trajeron a Moshé (Moisés), a Elazar el sacerdote, y a la asamblea de los Hijos de Israel, los cautivos, los animales y el botín al campamento, en las planicies de Moab, que estaba junto al Jordán, cerca de Jericó. (3ER DÍA / 3ª ALIÁ) 13 Moshé (Moisés), Elazar el sacerdote y todos los líderes de la asamblea salieron a recibirlos afuera del campamento. 14 Moshé (Moisés) se enojó con los comandantes del ejército, los oficiales de los miles y los oficiales de los cientos, que vinieron de la batalla. 15 Moshé (Moisés) les dijo: «¿Dejasteis con vida a todas las mujeres? 16 He aquí que hicieron que los Hijos de Israel, por palabra de Bilam, cometieran una traición contra El Eterno en cuanto al asunto de Peor; y la plaga tuvo lugar en la asamblea de El Eterno. 17 Y ahora, matad a todos los varones de entre los niños pequeños, y matad a todas las mujeres aptas para conocer a un hombre yaciendo con él. 18 Pero a todas las niñas pequeñas entre las mujeres que no han conocido el yacer con un hombre, las podréis dejar con vida para vosotros. 19 Y en cuanto a vosotros, acampad fuera del campamento durante siete días; todo entre vosotros y en entre vuestros cautivos, que mató a una persona o tocó un cadáver, se purificará el tercer día y el séptimo día. 20 Y toda prenda de vestir, toda vasija de cuero, todo lo que está hecho de pelo de cabra, y toda vasija de madera, los purificaréis». 21 Elazar el sacerdote les dijo a los hombres de la legión que vinieron de la batalla: «Éste es el decreto de la Torá que El Eterno le ordenó a Moshé (Moisés): 22 únicamente el oro y la plata, el cobre, el hierro, el estaño y el plomo, 23 todo lo que resista al fuego, los pasaréis por el fuego y quedará purificado; pero debe purificarse con el agua de rociado; y todo lo que no resiste al fuego, lo pasaréis por agua. 24 Lavaréis vuestras vestimentas el séptimo día y quedaréis purificados; luego podréis ingresar al campamento». (4º DÍA / 4ª ALIÁ) 25 El Eterno le dijo a Moshé (Moisés), diciendo: 26 «Calcula el total del botín capturado, de personas y de animales, tú, Elazar el sacerdote y las cabezas de los padres de la asamblea. 27 Divide el botín por la mitad entre los que emprendieron la batalla, los que salen a la legión y toda la asamblea. 28 Elevaréis un tributo a El Eterno de los hombres de guerra que salen a la legión, un alma de cada quinientos, de la gente, del ganado vacuno, de los asnos, y del rebaño. 29 Lo tomaréis de su mitad y se lo daréis a Elazar el sacerdote, como porción para El Eterno. 30 Y de la mitad de los Hijos de Israel tomaréis uno de cada cincuenta, de las personas, del ganado vacuno, de los asnos, del rebaño, de todos los animales, y se los daréis a los levitas, los guardianes de la custodia del Tabernáculo de El Eterno». 31 Moshé (Moisés) y Elazar el sacerdote hicieron tal como El Eterno le había ordenado a Moshé (Moisés). 32 El botín de los animales, más allá de los botines que la gente de la legión saqueó fue: el rebaño, seiscientos setenta y cinco mil; 33 y ganado vacuno setenta y dos mil; 34 y asnos, sesenta y un mil; 35 y seres humanos, las mujeres que no habían yacido con ningún hombre, todas las almas, treinta y dos mil. 36 La mitad, que era la parte de los que salieron a la legión, era: el cómputo del rebaño, trescientos treinta y siete mil quinientos, 37 el tributo de El Eterno del rebaño, seiscientos setenta y cinco; 38 y el ganado vacuno, treinta y seis mil, y su tributo a El Eterno, setenta y dos; 39 y los asnos, treinta mil quinientos, y su tributo a El Eterno, sesenta y uno; 40 y los seres humanos, dieciséis mil, y su tributo a El Eterno treinta y dos personas. 41 Moshé (Moisés) le dio el tributo que se elevó a Elazar el sacerdote, tal como El Eterno le había ordenado a Moshé (Moisés). (5º DÍA / 5ª ALIÁ) 42 De la mitad de los Hijos de Israel que Moshé (Moisés) había dividido de los hombres de las legiones, 43 la mitad de la asamblea, era: del rebaño, trescientos treinta y siete mil quinientos, 44 y el ganado vacuno, treinta y seis mil; 45 y los asnos, treinta mil quinientos; 46 y los seres humanos, dieciséis mil. 47 Moshé (Moisés) tomó la mitad de los Hijos de Israel, uno de cada cincuenta de las personas y de los animales, y se los dio a los levitas, los guardianes de la custodia del Tabernáculo de El Eterno, tal como El Eterno le ordenó a Moshé (Moisés). 48 Los comandantes de los miles en las legiones, los oficiales de los miles y los oficiales de los cientos, se aproximaron a Moshé (Moisés). 49 Le dijeron a Moshé (Moisés): «Tus servidores tomaron un censo de los hombres de guerra bajo nuestro comando y ni un solo hombre de nosotros faltaba. 50 Por eso trajimos una ofrenda para El Eterno: lo que cualquier hombre halló de vasijas de oro, tobillera y brazalete, anillo, aro de nariz, y adornos para el cuerpo, para expiar por nuestras almas ante El Eterno.» 51 Moshé (Moisés) y Elazar el sacerdote tomaron el oro de ellos, todas las vasijas moldeadas. 52 Todo el oro que se elevó, que separaron para El Eterno, fue dieciséis mil setecientos cincuenta siclos, de los oficiales de los miles y los oficiales de los cientos. 53 En cuanto a los hombres de la legión, cada hombre saqueó para sí mismo. 54 Moshé (Moisés) y Elazar el sacerdote tomaron el oro de los oficiales de los miles y los cientos, y lo trajeron a la Tienda de la Reunión, un recordatorio para los Hijos de Israel ante El Eterno. (6º DÍA / 6ª ALIÁ)
32
1 Los hijos de Reubén (Rubén) y los hijos de Gad poseían un ganado abundante, muy grande. Vieron la tierra de Iazer y la tierra de Gilad, y he aquí que era un lugar para el ganado. 2 Los hijos de Gad y los hijos de Reubén (Rubén) vinieron y le dijeron a Moshé (Moisés), a Elazar el sacerdote y a los líderes de la asamblea, diciendo: 3 «Atarot, y Divón, Iazer y Nimrá, y Jeshbón, Elealé, Sebam, Nebó y Beón, 4 la tierra que golpeó El Eterno ante la asamblea de Israel, es una tierra para el ganado y vuestros servidores tienen ganado». 5 Ellos dijeron: «Si hemos hallado gracia en tus ojos, que esta tierra les sea dada a vuestros servidores por posesión; no nos hagáis cruzar el Jordán». 6 Moshé (Moisés) les dijo a los hijos de Gad y los hijos de Reubén (Rubén): «¿Acaso vuestros hermanos saldrán a luchar mientras vosotros os establecéis aquí? 7 ¿Por qué disuadís el corazón de los Hijos de Israel de pasar a la Tierra que El Eterno les ha dado? 8 Eso fue lo que hicieron vuestros antepasados, cuando los envié de Kadesh-Barnéa a ver la Tierra. 9 Subieron al valle de Eshkól y vieron la Tierra y disuadieron el corazón de los Hijos de Israel para que no vinieran a la Tierra que El Eterno les había dado. 10 La ira de El Eterno ardió aquel día y El juró, diciendo: 11 Si estos hombres que salieron de Egipto, a partir de veinte años en adelante, vieren la tierra que juré a Abraham, a Itzjak (Isaac) y a Iaakov (Jacob) pues no Me siguieron completamente, 12 excepto Calév, hijo de Iefuné, el kenizita, y Ioshúa (Josué), hijo de Nun, pues ellos fueron totalmente tras El Eterno. 13 La ira de El Eterno ardió contra Israel y Él los hizo errar por el Desierto durante cuarenta años, hasta el final de toda la generación que a ojos de El Eterno hizo mal. 14 He aquí que vosotros os habéis alzado en lugar de vuestros padres, un grupo de hombres pecadores, para agregar más a la ira ardiente de El Eterno contra Israel. 15 Porque si os desviareis de ir tras Él, Él nuevamente dejará que descanse en el Desierto y destruiréis a todo este pueblo». 16 Ellos se le acercaron y dijeron: «Construiremos aquí corrales para el rebaño, para nuestro ganado, y ciudades para nuestros hijos pequeños. 17 Nos armaremos rápidamente en la vanguardia de los Hijos de Israel, hasta que los hayamos traído a su sitio, y nuestros hijos pequeños habitarán en las ciudades fortificadas ante los habitantes de la tierra. 18 No regresaremos a nuestros hogares hasta que los Hijos de Israel hayan heredado cada uno su herencia, 19 pues no heredaremos junto con ellos del otro lado del Jordán y más allá, pues nuestra herencia ha venido hacia nosotros de la orilla oriental del Jordán». (7º DÍA / 7ª ALIÁ) 20 Moshé (Moisés) les dijo: «Si hacéis esto, si os armáis para la batalla ante Él Eterno 21 y cada hombre armado de entre vosotros cruzare el Jordán ante El Eterno, hasta que Él expulse a Sus enemigos de ante Él, 22 y la Tierra fuere conquistada ante El Eterno, y entonces retornareis, entonces seréis libres de culpa ante El Eterno e Israel; y esta tierra será vuestra por posesión delante de El Eterno. 23 Pero si no lo hacéis, he aquí que habréis pecado a El Eterno; sabed que vuestro pecado os encontrará. 24 Construid ciudades para vuestros hijos pequeños y corrales para vuestro rebaño, y lo que salió de vuestra boca haréis». 25 Los hijos de Gad y los hijos de Reubén (Rubén) le hablaron a Moshé (Moisés), diciendo: «Vuestros servidores harán tal como ordena mi señor. 26 Nuestros hijos pequeños, nuestras mujeres, nuestro ganado y todos nuestros animales estarán allí, en las ciudades del Gilad. 27 Y vuestros servidores cruzarán, todas las personas armadas de la legión, ante El Eterno, para librar batalla, tal como dice mi señor». 28 Con referencia a ellos, Moshé (Moisés) dio órdenes a Elazar el sacerdote, a Ieoshúa (Josué), hijo de Nun, y a las cabezas de los padres de las tribus de los Hijos de Israel. 29 Moshé (Moisés) les dijo: «Si los hijos de Gad y los hijos de Reubén (Rubén) cruzaren el Jordán con vosotros, y la Tierra es conquistada ante vosotros, a todos los armados para la batalla ante El Eterno, les daréis la tierra de Gilad por posesión. 30 Mas si no cruzaren armados junto con vosotros, entonces tomarán posesión entre vosotros en la tierra de Canaán». 31 Los hijos de Gad y los hijos de Reubén (Rubén) hablaron, diciendo: «Tal como El Eterno ha hablado a vuestros servidores, así haremos. 32 Cruzaremos armados ante El Eterno, a la tierra de Canáan, y nuestra será la posesión de nuestra herencia del otro lado del Jordán». 33 Entonces Moshé (Moisés) dio a los hijos de Gad y a los hijos de Reubén (Rubén), y a media tribu de Menashé, hijo de Iosef (José), el reino de Sijón, rey de los amorreos, y el reino de Og, rey de Bashán; la tierra con sus ciudades fronterizas y las ciudades de la tierra circundante. 34 Los hijos de Gad construyeron Divón, Atarot y Aroer; 35 y Atrot Shofán, Iazer y Iogveá; 36 y Bet-Nimrá y Bet-Harán, ciudades fortificadas y corrales para el rebaño. 37 Los hijos de Reubén (Rubén) construyeron Jeshbón, Elealé y Kiriataim; 38 y Nebó y Baal-Meón con nombres modificados, y Sibmá; y las llamaron por sus otros nombres en vez de por los nombres de las ciudades que construyeron. (MAFTIR) 39 Los hijos de Majir, hijo de Menashé, fueron a Gilad y la ocuparon, y expulsaron a los amorreos que había en ella. 40 Y Moshé (Moisés) entregó a Gilad a Majir hijo de Menashé quien se asentó en ella. 41 Y Iair, hijo de Menashé, fue y ocupó sus aldeas y las llamó Javot-Iaír. 42 Noba fue y ocupó Kenat y sus suburbios y la llamó Noba, como su nombre.

Refuáh Shleimáh Curación Completa


Queridos amigos este video de hoy es para
Refua Shelema para una niña de 8 años que debe ser operada
Les pido a todos los que puedan decir Tehilim y/o poner Tzedaká para la curación completa de LEAH HAYA BAT YEHUDIT
Gracias!

Escuchas la voz de tu Alma?


13 jul. 2011

Baruj Daian Emet Tzedaká y Tefilah por el Alma de Leiby


La Tzedaká salva la vida!!!


BS"D
Queridos amigos
Demos Tzedaka (caridad) y pidamos a Di-s que Leiby Kletzky (9 años de edad), que responde al nombre de "Leiby", aparezca sano y salvo y retorne a su hogar junto a sus seres queridos.
Si pueden decir Salmos, pidan por su nombre en hebreo YEHUDA BEN ITA ESTHER.
Que HaShem nos permita difundir buenas noticias!
Gracias

11 jul. 2011

Torah en español Libro Bamidvar




Libro de Bamidvar - Parashá Pinjás
8 – 14 Tamuz 5771 / Julio 10 – 16, 2011

10 El Eterno habló a Moshé (Moisés), diciendo: 11 Pinjas, hijo de Elazar, hijo de Aarón el Sacerdote, ha apartado Mi ira de los Hijos de Israel, cuando con celo Me vengó en ellos, por lo que no consumí a los Hijos de Israel en Mi venganza. 12 Por eso, he aquí que le doy Mi pacto de paz. 13 Y será para él y para su descendencia un pacto de sacerdocio eterno, porque tomó venganza por su Dios y procuró expiación para los Hijos de Israel. 14 El nombre del israelita que fue asesinado junto con la midianita era Zimrí, hijo de Salú, líder de una casa paterna de los shimonitas. 15 Y el nombre de la mujer midianita muerta era Cozbí, hija de Tzur, que era jefe de los pueblos de una casa paterna en Midián. 16 El Eterno le habló a Moshé (Moisés), diciendo: 17 «Hostiga a los midianitas y derríbalos; 18 pues ellos te hostigaron a través de su conspiración que conspiraron contra ti en el asunto de Peor, y en el asunto de Cozbí, hija de un líder de Midián, su hermana, que fue asesinada el día de la plaga en el asunto de Peor».
26
- 1 Ocurrió tras la plaga que El Eterno le habló a Moshé (Moisés) y a Elazar, hijo de Aarón el Sacerdote, diciendo: 2 «Tomad un censo de toda la asamblea de los Hijos de Israel, a partir de veinte años en adelante, según sus casas paternas, de todos los que salen a la legión de Israel». 3 Moshé (Moisés) y Elazar el sacerdote hablaron al pueblo en las planicies de Moab, junto al Jordán, cerca de Jericó, diciendo: 4 «A partir de veinte años de edad en adelante, tal como El Eterno le ordenó a Moshé (Moisés) y a los Hijos de Israel cuando salían de la tierra de Egipto». (2º DÍA / 2ª ALIÁ) 5 Reubén (Rubén), el primogénito de Israel, los hijos de Reubén (Rubén): de Janoj, la familia janojita; de Palú, la familia paluita; 6 de Jetzrón, la familia jetzronita; de Carmí, la familia carmita. 7 Éstas son las familias de los reubenitas; su cómputo fue cuarenta y tres mil setecientos treinta. 8 Los hijos de Palú: Eliab. 9 Y los hijos de Eliab: Nemuel y Datán y Aviram, los mismos Datán y Aviram que fueron convocados por la asamblea, que disputaron con Moshé (Moisés) y Aarón en la asamblea de Koraj, cuando disputaron contra El Eterno. 10 Entonces la tierra abrió su boca y se los tragó a ellos y a Koraj matando a la asamblea, cuando el fuego consumió a doscientos cincuenta hombres y se transformaron en señal. 11 Pero los hijos de Koraj no murieron. 12 Los hijos de Shimon (Simeón) según sus familias: de Nemuel, la familia nemuelita; de Yamín, la familia yaminita; de Yajín, la familia yajinita; 13 de Zeraj, la familia zerajita; de Shaúl, la familia shaulita. 14 Éstas son las familias de los shimonitas: veintidós mil doscientos. 15 Los hijos de Gad según sus familias: de Tzefón, la familia tzefonita; de Jaguí, la familia jagita; de Shuni, la familia shunita; 16 de Ozní, la familia oznita; de Erí, la familia erita; 17 de Arod, la familia arodita; de Areli, la familia arelita. 18 Éstas son las familias de los hijos de Gad según su cómputo: cuarenta mil quinientos. 19 Los hijos de Iehudá (Judá), Er y Onán; Er y Onán murieron en la tierra de Canaán. 20 Los hijos de Iehudá (Judá) según sus familias eran: de Shela, la familia shelanita; de Peretz, la familia peretzita; de Zeraj, la familia zerajita. 21 Los hijos de Peretz eran: de Jetzrón, la familia jetzronita; de Jamul, la familia jamulita. 22 Éstas son las familias de Iehudá (Judá) según su cómputo: setenta y seis mil quinientos. 23 Los hijos de Isajar (Isacar) según sus familias eran: Tolá, la familia tolaita; de Puva, la familia punita; 24 de Yashub, la familia yashubita; de Shimrón, la familia shimronita. 25 Éstas son las familias de Isajar (Isacar) según su cómputo: sesenta y cuatro mil trescientos. 26 Los hijos de Zebulún (Zabulón) según sus familias: de Sered, la familia seredita; de Elón, la familia elonita; de Iajlel, la familia iajlelita. 27 Éstas son las familias de los zebulunitas según su cómputo: sesenta mil quinientos. 28 Los hijos de Iosef (José) según sus familias: Menashé y Efraim. 29 Los hijos de Menashe: de Majir, la familia majirita, y Majir engendró a Gilad; de gilad, la familia giladita. 30 Éstos son los hijos de Gilad: de Iezer, la familia iezerita; de Jelek, la familia jelekita; 31 de Asriel, la familia asrielita; de Shejem, la familia shejemita; 32 de Shemidá, la familia shemidaíta; de Jefer, la familia jeferita. 33 Tzelofejad hijo de Jefer no tuvo hijos, solamente hijas; y los nombres de las hijas de Tzelofejad: Majlá, Noá, Joglá, Milcá y Tirtzá. 34 Éstas son las familias de Menashé, y su cómputo: cincuenta y dos mil setecientos. 35 Éstos son los hijos de Efraim según sus familias: de Shutelaj, la familia shutelajita; de Bejer, la familia bejerita; de Tajan, la familia tajanita. 36 Y éstos son los hijos de Shutelaj: de Eran, la familia eranita. 37 Éstas son las familias de los hijos de Efraim según su cómputo: treinta y dos mil quinientos. Éstos son los hijos de Iosef (José) según sus familias. 38 Los hijos de Biniamin (Benjamín) según sus familias: de Bela, la familia belaíta; de Ashbel, la familia ashbelita; de Ajiram, la familia ajiramita; 39 de Shefufam, la familia shefufamita; de Jufam, la familia jufamita. 40 Y los hijos de Bela eran Ard y Naaman: la familia ardita; de Naaman, la familia naamita. 41 Éstos son los hijos de Biniamín (Benjamín) según sus familias, y su cómputo: cuarenta y cinco mil seiscientos. 42 Éstos son los hijos de Dan según sus familias: de Shujam, la familia shujamita. Éstas son las familias de Dan según sus familias. 43 Todas las familias shujamitas según su cómputo: sesenta y cuatro mil cuatrocientos. 44 Los hijos de Asher (Aser) según sus familias: de Imná, la familia imnita; de Ishví, la familia ishvita; de Beriá, la familia beriíta; 45 los hijos de Beriá: de Jever, la familia jeverita; de Malkiel, la familia malkielita. 46 El nombre de la hija de Asher (Aser): Seraj. 47 Éstas son las familias de los hijos de Asher (Aser) según su cómputo: cincuenta y tres mil cuatrocientos. 48 Los hijos de Naftalí (Neftalí) según sus familias: de Iajtzeel, la familia iajtzeelita; de Guni, la familia gunita; 49 de Ietzer, la familia ietzerita; de Shilem, la familia shilemita. 50 Éstas son las familias de Naftalí (Neftalí) según sus familias, y su cómputo: cuarenta y cinco mil cuatrocientos. 51 Éstos son los cómputos de los hijos de Israel: seiscientos un mil setecientos treinta. (3ER DÍA / 3ª ALIÁ) 52 El Eterno le habló a Moshé (Moisés), diciendo: 53 «A éstos les será dividida la tierra como herencia, según el número de nombres. 54 Para el más numeroso aumentarás su herencia y para el menos numeroso disminuirás su herencia; cada uno según su cómputo recibirá su herencia. 55 Únicamente por sorteo será la tierra dividida, según los nombres de sus tribus paternas heredarán. 56 Según el sorteo se dividirá la herencia de cada uno, entre los más numerosos y los menos numerosos. 57 Éstos son los cómputos de los levitas, según sus familias: de Guershón, la familia gershonita; de Kehat, la familia kehatita; de Merari, la familia merarita. 58 Éstas son las familias levitas: la familia libnita; la familia jebronita; la familia majlita; la familia mushita; la familia korajita; y Kehat engendró a Amram. 59 El nombre de la mujer de Amram era Iojeved, hija de Levi, que le nació a Levi en Egipto; y ella dio a luz de Amram a Aarón, Moshé (Moisés) y a su hermana Miriam. 60 A Aarón le nacieron Nadav y Avihú, Elazar e Itamar. 61 Nadav y Avihú murieron cuando trajeron un fuego extraño ante El Eterno. 62 Sus cómputos fueron veintitrés mil, todos los varones a partir de un mes de edad en adelante, pues no se contaron entre los Hijos de Israel, pues no se les dio herencia entre los Hijos de Israel. 63 Éstos son los que fueron censados por Moshé (Moisés) y Elazar el sacerdote, quienes censaron a los Hijos de Israel en las planicies de Moab, junto al Jordán, cerca de Jericó. 64 Y entre éstos no había ningún hombre de los que censaron Moshé (Moisés) y Aarón el Sacerdote, quienes censaron a los Hijos de Israel en el Desierto del Sinaí. 65 Pues El Eterno había dicho de ellos: «Ciertamente morirán en el Desierto», y no quedó ninguno de ellos, excepto Calev, hijo de Iefuné, y Ioshúa (Josué), hijo de Nun.
27
- 1 Las hijas de Tzelofejad, hijo de Jefer, hijo de Gilad, hijo de Majir, hijo de Menashe, de las familias de Menashé, hijo de Iosef (José), se acercaron. Y éstos son los nombres de sus hijas: Majlá, Noá, Joglá, Milcá y Tirtzá. 2 Y se pararon ante Moshé (Moisés), ante Elazar el sacerdote, y ante los líderes y toda la asamblea en la entrada de la Tienda de la Reunión, diciendo: 3 «Nuestro padre murió en el Desierto, pero no se contaba entre la asamblea que se reunió en contra de El Eterno en la asamblea de Koraj, sino que murió por su propio pecado, y no tuvo hijo varón. 4 ¿Por qué el nombre de nuestro padre habría de borrarse de su familia porque no tuvo varón? Dadnos una posesión entre los hermanos de nuestro padre». 5 Y Moshé (Moisés) presentó su demanda ante El Eterno. (4º DÍA / 4ª ALIÁ) 6 El Eterno le dijo a Moshé (Moisés), diciendo: 7 «Las hijas de Tzelofjad hablan correctamente. Ciertamente les darás una posesión de herencia entre los hermanos de su padre y harás que la herencia del padre pase a ellas. 8 Y a los Hijos de Israel les hablarás, diciendo: si un hombre muriere y no tuviere hijo varón, haréis que su herencia pase a su hija. 9 Si no tiene hija, les daréis su herencia a sus hermanos. 10 Si no tiene hermanos, les daréis la herencia a los hermanos de su padre. 11 Si no hay hermanos del padre, le daréis la herencia al familiar más cercano de su familia, y él la heredará. Éste será para los Hijos de Israel como un decreto de justicia, tal como El Eterno le ordenó a Moshé (Moisés)». 12 El Eterno le dijo a Moshé (Moisés): «Sube a esta montaña de Avarim y ve la Tierra que he dado a los Hijos de Israel. 13 Tú la verás y te reunirás con tu pueblo, tú también, igual que tu hermano se reunió; 14 pues te rebelaste contra Mi palabra en el Desierto de Tzin, en la disputa de la asamblea, para santificarme en el agua ante sus ojos. Fueron las aguas de la disputa de Kadesh, en el Desierto de Tzin». 15 Moshé (Moisés) le habló a El Eterno, diciendo: 16 «Que El Eterno, Dios de los espíritus de toda la carne, designe un hombre sobre la asamblea, 17 quien saldrá delante de ellos y entrará delante de ellos, quien los sacará y los entrará, para que la asamblea de El Eterno no sea como ovejas sin pastor». 18 El Eterno le dijo a Moshé (Moisés): «Toma para ti a Ieoshúa (Josué), hijo de Nun, un hombre en el cual hay espíritu, y apoya tu mano sobre él. 19 Lo harás pararse ante Elazar el sacerdote y ante toda la asamblea, y lo ordenarás ante sus ojos. 20 Colocarás un poco de tu majestad sobre él, para que toda la asamblea de los Hijos de Israel le obedezca. 21 Ante Elazar el sacerdote se parará, quien le consultará acerca del juicio de los Urim ante El Eterno; por su palabra saldrán y por su palabra entrarán, él y todos los Hijos de Israel junto con él, y toda la asamblea». 22 Moshé (Moisés) hizo tal como El Eterno le había ordenado. Tomó a Ieoshúa (Josué) y lo hizo parar ante Elazar el sacerdote y ante toda la asamblea. 23 Apoyó sus manos sobre él y lo ordenó, tal como El Eterno había dicho a través de Moshé (Moisés). (5º DÍA / 5ª ALIÁ)
28
- 1 El Eterno habló a Moshé (Moisés), diciendo: 2 «Da órdenes a los Hijos de Israel y diles: Mi ofrenda, Mi comida para Mis fuegos, Mi aroma agradable, seréis cuidadosos de ofrendarme en su tiempo designado. 3 Y les dirás: ésta es la ofrenda de fuego que habréis de ofrendar ante El Eterno: corderos machos en su primer año, sin mácula, dos por día, como una ofrenda ígnea continua. 4 Un cordero lo ofrendarás a la mañana y el segundo cordero lo ofrendarás a la tarde, 5 con un décimo de efá de sémola como ofrenda vegetal, mezclado con un cuarto de hin de aceite prensado. 6 Es la ofrenda ígnea continua que se hacía en el Monte del Sinaí, para un aroma agradable, una ofrenda de fuego a El Eterno. 7 Y su libación es un cuarto de hin para un cordero, a ser vertido en el Santo, una libación embriagante para El Eterno. 8 El segundo cordero lo ofrendarás a la tarde; como la ofrenda vegetal de la mañana y como su libación lo ofrendarás, una ofrenda de fuego para un aroma agradable para El Eterno. 9 Y en el día de Shabbat ofrendarás: dos corderos machos en su primer año, sin mácula, dos décimos de sémola como ofrenda vegetal, mezclados con aceite, y su libación. 10 La ofrenda ígnea de cada Shabbat en su propio Shabbat, además de la ofrenda ígnea continua y su libación. 11 Y en vuestros principios de mes ofreceréis como ofrenda ígnea a El Eterno: dos toros jóvenes, un carnero, y siete corderos en su primer año, sin mácula; 12 y tres diezmos de harina de sémola como ofrenda vegetal, mezclados con aceite, por cada toro; y dos diezmos de harina de sémola como ofrenda vegetal, mezclados con aceite, por cada carnero. 13 Y un diezmo de harina de sémola como ofrenda vegetal, mezclados con aceite, por cada cordero. Es una ofrenda ígnea de olor grato para El Eterno. 14 Sus libaciones de vino: medio hin será para el toro, un tercio de hin por cada carnero, y un cuarto de hin para el cordero; ésta es la ofrenda ígnea de cada mes para los meses del año. 15 También se hará un macho cabrío por sacrificio expiatorio para El Eterno y su libación, además de la ofrenda ígnea. (6º DÍA / 6ª ALIÁ) 16 En el mes primero, el día catorce del mes, será la ofrenda de Pesaj a El Eterno. 17 El día quince de este mes es fiesta; durante siete días se comerán matzot. 18 El primer día es una santa convocación; no haréis ninguna labor. 19 Ofrendaréis una ofrenda de fuego, una ofrenda ígnea para El Eterno: dos toros jóvenes, un carnero, siete corderos machos en su primer año, sin mácula serán para vosotros. 20 Y su ofrenda vegetal: sémola mezclada con aceite; haréis tres décimos de efá por cada toro y dos décimos de efá por el carnero. 21 Un décimo de efá haréis por cada cordero de los siete corderos. 22 Y un macho cabrío como sacrificio expiatorio, para procuraros expiación 23 Además de la ofrenda ígnea de la mañana que es para la ofrenda ígnea continua, haréis éstas. 24 Como éstas haréis cada día durante los siete días: comida, una ofrenda de fuego, un aroma agradable para El Eterno; además de la ofrenda ígnea continua que será hecha con su libación. 25 El séptimo día será una santa convocación para vosotros: no haréis ninguna labor. 26 El día de las primicias frutales, cuando ofrendéis una nueva ofrenda vegetal a El Eterno en vuestra Fiesta de las Semanas, será una santa convocación para vosotros; no haréis ninguna labor. 27 Ofrendaréis una ofrenda ígnea para un aroma agradable para El Eterno: dos toros jóvenes, un carnero, siete corderos en su primer año. 28 Y su ofrenda vegetal: sémola mezclada con aceite: tres décimos de efá por cada toro; dos décimos de efá por el carnero; 29 un décimo de efá por cada cordero de los siete corderos. 30 Un macho cabrío para expiar por vosotros. 31 Además de la ofrenda ígnea continua y su ofrenda vegetal las ofrendaréis: sin mácula serán para vosotros, y sus libaciones.
29
- 1 En el mes séptimo, el primero del mes, habrá una santa convocación para vosotros; no haréis ninguna labor, será un día de toque de shofar para vosotros. 2 Haréis una ofrenda ígnea para un aroma agradable para El Eterno: un toro joven, un carnero, siete corderos machos en su primer año, sin mácula. 3 Y su ofrenda vegetal: sémola mezclada con aceite: tres décimos de efá para el toro; dos décimos de efá para el carnero; 4 y un décimo de efá por cada cordero de los siete corderos. 5 Un macho cabrío como sacrificio expiatorio para procuraros expiación. 6 Además de la ofrenda ígnea de la Luna Nueva y su ofrenda vegetal, la ofrenda ígnea continua y su ofrenda vegetal, y sus libaciones según su ley, para un aroma agradable, una ofrenda de fuego para El Eterno. 7 El día diez de este séptimo mes habrá una santa convocación para vosotros y afligiréis vuestras almas; no haréis ninguna labor. 8 Ofrendaréis una ofrenda ígnea a El Eterno para un aroma agradable: un toro joven, un carnero, siete corderos machos en su primer año; serán sin mácula para vosotros. 9 Y su ofrenda vegetal: sémola mezclada con aceite: tres décimos de efá por el toro; dos décimos de efá por el carnero; 10 y un décimo de efá por cada cordero de los siete corderos. 11 Un macho cabrío por sacrificio expiatorio, además del sacrificio expiatorio de la expiación y la ofrenda ígnea continua, con su ofrenda vegetal y sus libaciones. (7º DÍA / 7ª ALIÁ) 12 El día quince del séptimo mes, habrá una santa convocación para vosotros; no haréis ninguna labor; celebraréis una fiesta para El Eterno durante un lapso de siete días. 13 Ofrendaréis una ofrenda ígnea, una ofrenda de fuego, un aroma agradable para El Eterno: trece toros jóvenes, dos carneros, catorce corderos machos en su primer año; serán sin mácula. 14 Y su ofrenda vegetal: sémola mezclada con aceite: tres décimos de efá por cada toro de los trece toros; dos décimos de efá por cada carnero de los dos carneros; 15 y un décimo de efá por cada cordero de los catorce corderos. 16 Un macho cabrío como un sacrificio expiatorio, además de la ofrenda ígnea continúa con su ofrenda vegetal y su libación. 17 Y el segundo día: doce toros jóvenes, dos carneros, catorce corderos machos en su primer año, sin mácula. 18 Y sus ofrendas vegetales y sus libaciones para los toros, los carneros, y los corderos, en sus cantidades apropiadas, tal como se requiere. 19 Un macho cabrío como sacrificio expiatorio; además de la ofrenda ígnea continua, su ofrenda vegetal y sus libaciones. 20 Y el tercer día: once toros, dos carneros, catorce corderos machos en su primer año, sin mácula. 21 Y su ofrenda vegetal y sus libaciones por los toros, los carneros y los corderos, en sus cantidades apropiadas, tal como se requiere. 22 Un macho cabrío como sacrificio expiatorio; además de la ofrenda ígnea continua, su ofrenda vegetal y su libación. 23 Y el cuarto día: diez toros, dos carneros, catorce corderos machos en su primer año, sin mácula. 24 Y su ofrenda vegetal y sus libaciones por los toros, los carneros y los corderos, en sus cantidades apropiadas, tal como se requiere. 25 Un macho cabrío como sacrificio expiatorio; además de la ofrenda ígnea continua, su ofrenda vegetal y su libación. 26 Y el quinto día: nueve toros, dos carneros, catorce corderos machos en su primer año, sin mácula. 27 Y su ofrenda vegetal y sus libaciones por los toros, los carneros y los corderos, en sus cantidades apropiadas, tal como se requiere. 28 Un macho cabrío como sacrificio expiatorio; además de la ofrenda ígnea continua, su ofrenda vegetal y su libación. 29 Y el sexto día: ocho toros, dos carneros, catorce corderos machos en su primer año, sin mácula. 30 Y su ofrenda vegetal y sus libaciones por los toros, los carneros y los corderos, en sus cantidades apropiadas, tal como se requiere. 31 Un macho cabrío como sacrificio expiatorio; además de la ofrenda ígnea continua, su ofrenda vegetal y sus libaciones. 32 Y el séptimo día: siete toros, dos carneros, catorce corderos machos en su primer año, sin mácula. 33 Y su ofrenda vegetal y sus libaciones por los toros, los carneros y los corderos, en sus cantidades apropiadas, tal como se requiere. 34 Un macho cabrío como sacrificio expiatorio; además de la ofrenda ígnea continua, su ofrenda vegetal y su libación. (MAFTIR) 35 El octavo día será una restricción para vosotros; no haréis ninguna labor. 36 Ofrendaréis una ofrenda ígnea, una ofrenda de fuego, un aroma agradable para El Eterno; un toro, un carnero, siete corderos en su primer año, sin mácula. 37 Su ofrenda vegetal y libaciones para el toro, el carnero, y los corderos será en sus cantidades apropiadas, tal como se requiere. 38 Un macho cabrío por sacrificio expiatorio; además de la ofrenda ígnea continua, su ofrenda vegetal y su libación. 39 Esto es lo que haréis para El Eterno en vuestras fiestas designadas, además de vuestros votos y vuestras ofrendas voluntarias para vuestras ofrendas ígneas, vuestras ofrendas vegetales, vuestras libaciones y vuestras ofrendas de paz.»

6 jul. 2011

Protección contra la maldad y la estafa 1


La mejor protección contra los malvados es dirigirnos a Di-s con una plegaria humilde y constante y apegarnos a Su Torah y a Sus Mitzvot con recato y alegría

Protección contra la maldad y la estafa 2


La mejor protección contra los malvados es dirigirnos a Di-s con una plegaria humilde y constante y apegarnos a Su Torah y a Sus Mitzvot con recato y alegría

4 jul. 2011

El poder de la Palabra 2

El poder de la Palabra

Torah en español Libro de Bamidvar




Parashá Balak
8-14 Tamuz 5770 / Junio 20-26, 2010

2 Balak, hijo de Tzipor, vio todo lo que Israel le había hecho al amorreo. 3 Moab se asustó mucho del pueblo, porque era numeroso, y Moab sintió aversión por él. 4 Moab les dijo a los ancianos de Midián: «Ahora la congregación lamerá todo lo que nos rodea, igual que el buey lame la vegetación del campo». Balak, hijo de Tzipor, era el rey de Moab en aquellos días. 5 Él envió mensajeros a Bilam, hijo de Beor, a Petor, que está junto al río de la tierra de los miembros de su pueblo, para convocarlo, diciendo: «He aquí que un pueblo ha salido de Egipto, y he aquí que ha cubierto la faz de la tierra y se sienta frente a mí. 6 Ahora, por favor, ven y maldice a este pueblo por mí, pues es demasiado poderoso para mí; tal vez pueda atacarlo y expulsarlo de la tierra. Pues yo sé que aquel al que tú bendices es bendito y aquel al que tu maldices es maldito». 7 Los ancianos de Moab y los ancianos de Midian fueron con encantamientos en las manos; vinieron con Bilam y le dijeron las palabras de Balak. 8 Él les dijo: «Pasad la noche aquí y os daré una respuesta, según El Eterno me hable». Así fue como los emisarios de Moab se quedaron con Bilam. 9 Dios vino a Bilam y le dijo: «¿Quiénes son estos hombres que están contigo?». 10 Bilam le dijo a Dios: «Balak, hijo de Tzipor, rey de Moab, me envió a mí: 11 he aquí que el pueblo que sale de Egipto ha cubierto la faz de la tierra. Ahora ve y maldícelo por mí; tal vez pueda hacer guerra contra él y expulsarlo». 12 Dios le dijo a Bilam: «¡No irás con ellos! ¡No maldecirás al pueblo, pues es bendito!». (2ª ALIÁ / 2º DÍA) 13 Bilam se levantó a la mañana y les dijo a los emisarios de Balak: «Id a vuestra tierra, pues El Eterno Se niega a que yo vaya con vosotros». 14 Los emisarios de Moab se levantaron y vinieron a Balak y dijeron: «Bilam se negó a venir con nosotros». 15 Balak continuó enviando emisarios, cada vez de rango más y más alto. 16 Vinieron a Bilam y le dijeron: «Así dijo Balak, hijo de Tzipor: No te abstengas de venir a mí, 17 pues te honraré grandemente y todo lo que me digas haré, y ahora ve y maldice a este pueblo por mí». 18 Bilam respondió y les dijo a los servidores de Balak: «Aún si Balak me diere todo su palacio de plata y de oro, no podré transgredir la palabra de El Eterno, mi Dios, para hacer nada grande ni pequeño. 19 Y ahora, quedaros vosotros también aquí toda la noche y sabré que más me dirá El Eterno». 20 Dios vino a Bilam de noche y le dijo: «Si los hombres vinieron a convocarte, levántate y ve con ellos, pero harás únicamente lo que te diré». (3ª ALIÁ / 3ER DÍA) 21 Bilam se levantó a la mañana y ensilló su asna y fue con los emisarios de Moab. 22 La ira de Dios se encendió porque se iba, y un ángel de El Eterno se paró en el camino para impedirle el paso. Él cabalgaba en su asna y sus dos mozos iban con él. 23 La asna vio al ángel de El Eterno parado en el camino con la espada empuñada en la mano y se alejó del camino y se fue al campo; entonces Bilam le dio un golpe a la asna para que volviera al camino. 24 El ángel de El Eterno se paró en el sendero de los viñedos, una valla de este lado y una valla del otro lado. 25 La asna vio al ángel de El Eterno y se apoyó sobre el muro, y presionó la pierna de Bilam contra el muro, y él continuó golpeándola. 26 El ángel de El Eterno fue más allá y se paró en un sitio angosto, donde no había lugar para girar ni a la derecha ni a la izquierda. 27 La asna vio al ángel de El Eterno y se agazapó bajo Bilam. La ira de Bilam se encendió y golpeó a la asna con la vara. 28 El Eterno abrió la boca de la asna y ésta le dijo a Bilam: «¿Qué fue lo que te hice para que me golpearas estas tres veces?». 29 Bilam le dijo a la asna: «¡Pues te burlaste de mí! ¡Si tan sólo tuviera ahora una espada en la mano, te hubiese matado!». 30 La asna le dijo a Bilam: «¿Acaso no soy tu asna sobre la que cabalgaste toda tu vida hasta este día? ¿Acostumbro hacerte tal cosa?». Él dijo: «No». 31 Entonces El Eterno descubrió los ojos de Bilam y éste vio al ángel de El Eterno parado en el camino con la espada empuñada en la mano. Él inclinó la cabeza y se postró rostro a tierra. 32 El ángel de El Eterno le dijo: «¿Por qué motivo golpeaste a tu asna esas tres veces? He aquí que salí a impedirte el paso, pues venías deprisa por el camino para oponerte a mí. 33 La asna me vio y se alejó de mí esas tres veces. Si no se hubiera alejado de mí, ¡hasta te habría matado a ti y habría dejado que ella viviera!». 34 Bilam le dijo al ángel de El Eterno: «He pecado, pues no sabía que estabas parado frente a mí en el camino. Y ahora, si eso es malo a tus ojos, regresaré». 35 El ángel de El Eterno le dijo a Bilam: «Ve con los hombres, pero dirás solamente la palabra que te diré». Entonces Bilam fue con los emisarios de Balak. 36 Balak oyó que había venido Bilam y fue hacia él a la ciudad de Moab, que está en la frontera de Arnon, que está en el borde de la frontera. 37 Balak le dijo a Bilam: «¿Acaso no te convoqué con urgencia? ¿Por qué no viniste a mí? ¿Acaso no soy capaz de honrarte?». 38 Bilam le dijo a Balak: «He aquí que ahora he venido a ti, ¿tengo yo poder de decir algo? Lo que Dios me ponga en la boca, eso diré». (4ª ALIÁ / 4º DÍA) 39 Bilam fue con Balak y vinieron a Kiriat-Jutzot. 40 Balak sacrificó vacunos y ovejas y los envió a Bilam y a los emisarios que se hallaban con él. 41 Y ocurrió a la mañana que Balak tomó a Bilam y lo llevó a las alturas de Baal, y de allí vio el borde del pueblo.
23
- 1 Bilam le dijo a Balak: «Constrúyeme aquí siete altares y prepárame aquí siete toros y siete carneros». 2 Balak hizo tal como había dicho Bilam y ambos trajeron un toro y un carnero a cada altar. 3 Bilam le dijo a Balak: «Párate junto a tu ofrenda ígnea, mientras yo voy; tal vez El Eterno Se me aparezca y me muestre algo que pueda decirte». Se fue solo. 4 Dios apareció ante Bilam y él le dijo: «He preparado los siete altares y traje un toro y un carnero a cada altar». 5 El Eterno puso una frase en la boca de Bilam y dijo: «Regresa con Balak y así le dirás». 6 Él regresó a Balak y he aquí que éste estaba parado junto a su ofrenda ígnea, él y todos los emisarios de Moab. 7 Proclamó su parábola y dijo: «Desde Aram, desde las montañas del este, Balak, rey de Moab, me condujo: Ven a maldecir a Iaacov (Jacob) por mí, ven a traer ira sobre Israel. 8 ¿Cómo puedo maldecir? Dios no ha maldecido. ¿Cómo puedo causar enojo? El Eterno no está enojado. 9 Pues desde sus orígenes, la veo igual que una roca, y desde las colinas la veo. He aquí que es un pueblo que habitará solitario y no será contado entre las demás naciones. 10 ¿Quién ha contado el polvo de Iaacov (Jacob) o el número de un cuarto de Israel? ¡Que mi alma muera la muerte de un justo y que mi fin sea como el suyo!». 11 Balak le dijo a Bilam: «¡¿Qué me has hecho?! Para que maldigas a mi enemigo te traje, ¡pero he aquí que hasta lo has bendecido!». 12 Él habló y dijo: «¿Acaso no es verdad que lo que El Eterno pone en mi boca, tengo la obligación de decir?». (5ª ALIÁ / 5º DÍA) 13 Balak le dijo: «Ve ahora conmigo a un lugar diferente desde el cual los verás; pero verás su borde, no todo, y los maldecirás por mí desde allí.» 14 Lo llevó al campo de las atalayas, a la cima de la altura, y construyó siete altares y trajo un toro y un carnero sobre cada altar. 15 Le dijo a Balak: «Quédate aquí junto a tu ofrenda ígnea y yo recibiré una aparición». 16 El Eterno apareció ante Bilam y puso una frase en su boca; y dijo: «Regresa con Balak y así le dirás». 17 Vino a él, y he aquí que éste estaba parado junto a su ofrenda ígnea y los emisarios de Moab estaban con él. Balak le dijo: «¿Qué dijo El Eterno?». 18 Bilam proclamó su parábola y dijo: «Párate erguido, oh Balak, y oye; préstame oídos, oh hijo de Tzipor: 19 Dios no es un hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se aplaque. ¿Habría Él de decir sin hacer o de hablar sin confirmar? 20 He aquí: he recibido (orden) de bendecir, Él ha bendecido y yo no he de contradecirlo. 21 Él no percibió iniquidad en Iaacov (Jacob), ni vio perversidad en Israel. El Eterno su Dios está junto a él y la amistad del Rey está en él. 22 Es Dios El Que los trajo de Egipto con el poder de Su exaltación, 23 pues no hay adivinaciones en Iaacov (Jacob) ni hechicería en Israel. Incluso ahora se dice a Iaacov (Jacob) e Israel lo que ha obrado Dios. 24 He aquí que el pueblo se levantará como un cachorro de león y se elevará como un león; no se recostará hasta que consuma su presa y beba la sangre de la víctima». 25 Balak le dijo a Bilam: «¡No los maldices, ni tampoco los bendecirás!» 26 Bilam respondió y le dijo a Balak: «¿Acaso no te he hablado, diciendo: Lo que El Eterno diga, eso haré?». (6ª ALIÁ / 6º DÍA) 27 Balak le dijo a Bilam: «Ve ahora, te llevaré a un lugar diferente, tal vez sea correcto a los ojos de Dios que los maldigas por mí desde allí». 28 Balak llevó a Bilam a la cima de la altura que está sobre la faz del desierto. 29 Bilam le dijo a Balak: «Constrúyeme aquí siete altares y prepárame aquí siete toros y siete carneros». 30 Balak hizo tal como dijo Bilam y trajo un toro y un carnero a cada altar.
24
- 1 Bilam vio que era bueno a los ojos de El Eterno bendecir a Israel, por lo que no fue como las otras veces hacia las adivinaciones, sino que dirigió su rostro hacia el Desierto. 2 Bilam alzó la vista y vio que Israel habitaba según sus tribus y el espíritu de Dios estuvo sobre él. 3 Proclamó su parábola y dijo: «Las palabras de Bilam hijo de Beor, las palabras del hombre del ojo abierto; 4 las palabras del que oye lo que dice Dios, el que ve la visión de Shadai, estando caído y con los ojos descubiertos: 5 Qué buenas son tus tiendas, oh Iaacov (Jacob), tus lugares de residencia, oh Israel; 6 que se extienden como arroyos, como jardines junto a un río, como áloes plantados por El Eterno, como cedros junto al agua. 7 El agua emanará de sus pozos y su simiente estará junto a aguas abundantes. Su rey será exaltado sobre Agag y su reino será elevado. 8 Es Dios El Que lo sacó de Egipto, de acuerdo con el poder de Su exaltación. Él consumirá las naciones que lo oprimen y aplastan sus huesos, y sus flechas las atravesarán. 9 Se agazapó y se recostó como un león, como un cachorro de león, ¿quién puede pararlo? Los que te bendicen son bendecidos y los que te maldicen son malditos». 10 La ira de Balak se encendió contra Bilam y batió palmas. Balak le dijo a Bilam: «Para que maldijeras a mis enemigos te convoqué, y he aquí que los bendijiste continuamente estas tres veces. 11 Ahora huye a tu lugar. Dije que te honraría pero he aquí que El Eterno te ha impedido el honor». 12 Bilam le dijo a Balak: «¿Acaso no les dije a tus emisarios, a los que enviaste a mí, diciendo: 13 Aun si Balak me diera todo su palacio de plata y de oro, no puedo transgredir la palabra de El Eterno de hacer el bien o el mal por mi cuenta. Lo que El Eterno diga, eso diré. (7ª ALIÁ / 7º DÍA) 14 Y ahora, he aquí que me voy con mi pueblo. Ven, te aconsejaré lo que este pueblo le hará a tu pueblo en el Final de los Días». 15 Proclamó su parábola y dijo: «Las palabras de Bilam, hijo de Beor, las palabras del hombre del ojo abierto. 16 Las palabras del que oye lo que dice Dios y conoce el conocimiento del Supremo, del que ve la visión de Shadai, estando caído y con los ojos descubiertos. 17 Lo veré, pero no ahora, lo miraré, pero no está cerca. Una estrella ha surgido de Iaacov (Jacob) y un portador de cetro ha subido de Israel, y atravesará a los nobles de Moab y los hijos de Set. 18 Edom será una conquista y Seir será la conquista de sus enemigos, e Israel alcanzará el logro. 19 Uno de Iaacov (Jacob) dominará y destruirá los restos de la ciudad». 20 Vio a Amalek y proclamó su parábola y dijo: «Amalek es la primera entre las naciones, pero su fin será la destrucción eterna». 21 Vio a los kenitas y proclamó su parábola, y dijo: «Fuerte es tu lugar de residencia y encrustado en una roca está tu nido. 22 Pues si los kenitas fueran arrasados, ¿hasta dónde Asiria podría tomarte cautivo?» 23 Proclamó su parábola y dijo: «Quién sobrevivirá cuando El imponga a éstos. 24 Grandes barcos de la costa de Kitim afligirán a Asiria y afligirán la otra orilla, pero él también será destruido para siempre». 25 Entonces Bilam se levantó y se fue y regresó a su lugar, y Balak también se fue por su camino.
25
- 1 Israel se estableció en los Shitim y el pueblo empezó a cometer adulterio con las hijas de Moab. 2 Ellas invitaban al pueblo a las fiestas de sus dioses; el pueblo comió y se postró ante sus dioses. 3 Israel se unió a Baal Peor, y la ira de El Eterno se encendió contra Israel.4 El Eterno le dijo a Moshé (Moisés): «Toma a todos los líderes del pueblo. Cuélgalos ante El Eterno contra el sol y la ira ardiente de El Eterno los alejará de Israel». 5 Moshé (Moisés) les dijo a los jueces de Israel: «Que cada hombre mate a los hombres suyos que se unieron a Baal Peor». 6 He aquí que un hombre de los Hijos de Israel vino y trajo una mujer midianita junto a sus hermanos, a la vista de Moshé (Moisés) y a la vista de toda la asamblea de los Hijos de Israel; y lloraron a la entrada de la Tienda de la Reunión. (MAFTIR) 7 Pinjas, hijo de Elazar, hijo de Aarón el Sacerdote, vio y se paró en medio de la asamblea, y tomó una lanza en la mano. 8 Fue tras el israelita y entró a la tienda y los atravesó a ambos, al hombre israelita y a la mujer en su estómago, y la plaga cesó entre los Hijos de Israel. 9 Los que murieron en la plaga fueron veinticuatro mil.