Torah para Vivir

Torah para Vivir

28 jun. 2010

Plegaria para el 17 de Tamuz


Cuando reconstruyas Tu Casa, nuestra casa, el cielo nos abrazará para reunirnos, habrá música y canciones y todo será alegría. Nadie sabrá mentiras porque toda Tu Verdad inundará las almas y desbordará Tu amor todos nuestros caminos...
Cuando estemos en Tu Casa, estaremos “como en casa”, sentiremos que siempre estuvimos allí y no podremos imaginar cómo habrá sido esta época cuando la casa estaba derruída y velabas Tu Presencia de nuestra mirada...
Cuando volvamos, cuando vuelvas a la Casa, la luz, invadirá cada rincón del universo y no habrá espacio para la oscuridad. No podremos recordar como era esto de andar ciegos, a tientas por Tu mundo...
Cuándo habites Tu Casa, se acabará el tiempo, porque todo será presente amándote, conociéndote, maravillándonos...
Tu Casa...Tu Casa.... ¡Vuelve por favor!
La sed y el hambre de Ti, cada vez, a cada instante se tornan más apremiantes, se derrumban las protecciones y la negrura se mete por los lugares menos esperados...
Y Te extraño...Te extraño tanto...
¿Cuánto tiempo más sabes que podré esperar, aquí en esta intemperie diaspórica?
¿Cuántos ruegos más quieres de nosotros, para que dejes de ocultarTe?
¡TE EXTRAÑO!.
¡Te quiero cerca!
¡Quiero ese día eterno, donde todo el universo se llene de Tu amor, de Tu sabiduría!
No lo retrases más, envía a Tu ungido ahora y para siempre.
Lo espero con mi corazón en las manos. Ven a abrazarme, invítame a Tu Casa una vez más. La vez definitva.
Y permíteme danzar y cantar en Tu fiesta, alabar Tu Gloria y Tu Justicia, con toda la gracia que me has prestado para servirTe.
Te amo.
Patriicia (Dvorah)

21 jun. 2010

De vuelta al hogar


BS”D

En Honor al 12 y 13 de Tamuz
Liberación del Rebe Iosef Itzjok


Es extraño volver al hogar de uno después de tanto tiempo...
Y más aún, resulta extravagante volver al “hogar” luego de que toda nuestra vida, desde el nacimiento hasta el presente, transcurrió en otro país, en otro lugar.
Pero así es un judío
No hay lógica que nos aguante
Extraño Israel desde que tengo memoria, y sé que es mi hogar por más que sólo la haya “caminado” como turista.
Cómo se puede ser turista en la casa de nuestro Padre?
Tengo tantos sueños, tantos anhelos, tantas preguntas...
Por coquetería, no soy partidaria de decir mi edad, pero son muchos los años que llevo en mi mochila, y ahora, está lista para el viaje.
Tengo todo.
Además de mis expectativas, y añoranzas, llevo a cuestas tanto heridas antiquísimas, que ni siquiera caben en las palabras, como también alegrías que me sostienen viva, más allá de males de ojos y malos pensamientos.
Una mochila así, con la transición, de “La chica del coro de Hola Susana”, “Cantante de Tango” a “Esposa y mamá observante”, “Morá de Torah”, vale oro, yo lo se, mi mochila es mi tesoro.
Mis lágrimas, mis rezos, mis esperanzas, mi agradecimiento por esta vida tan intensa que Di-s me ha dado hasta ahora, todo, está aquí, y lo llevo conmigo...
En este último tramo de nuestra estancia en este lugar, mi esfuerzo estuvo puesto en construir un hogar, mi hogar, construirme como una mujer completa, como Di-s manda. Una mujer judía, que sólo le teme a Di-s, y trata férreamente que no le importe nada sobre qué pensaran “las gentes” de alrededor. Difícil, casi imposible, pero de tanto golpearme, de tanto esforzarme, el Todopoderoso, me ha permitido conquistar algo de esa libertad indestructible, de la libertad de servirLo sólo a Él, y no tener, (Jas veShalom) otros dioses.
Me alentaron mis padres, Abraham, Itzjak y Ya'akov, y mis madres, Sara, Rivka, Rajel y Leah, gracias a ellos y a los Pastores de Israel, tuve el coraje de yacer en la oscuridad de lo singular, e intentar un camino propio, que reflejara la Verdad de mi Alma Divina.
Cada persona que se acercó, supo (porque me vio), que yo estaba luchando, y que no siempre salía victoriosa y esto, es lo que siento que he sembrado.
Baruj HaShem ahora hay muchos que enseñan Torah y Mitzvot, muchos que han abierto sus mentes y corazones al “arte” dentro del camino de la Torah. Ahora, en el camino de la Teshuvá, hay tanta variedad de colores y sabores, literalmente, un menú para cada quién...
Por eso, reflexionando sobre lo que dejo en este lugar, mi balance, es que a pesar de las derrotas, las deserciones, las pérdidas, y los mutis por el foro, intenté con todas mis fuerzas “ser quién tenía que ser” en cada momento. Y eso es lo que intenté transmitir, a todos los que se acercaron alguna vez. Intenté transmitir, que cada uno vino a hacer algo importante, su alma vino a hacer algo, y si bien ese algo, para el judío, es estudiar Toráh y cumplir Mitzvot, cada uno y uno debe, revelar su parte de Toráh; con sus talentos, y con sus capacidades particulares.
No hay modo de revelar algo interior, algo verdadero, algo de nuestra esencia, si uno mira de reojo, el asentir del público presente.
La única manera de ser fiel a Di-s, es siendo fiel a la voz más pura que habita en nuestro interior.
Di-s puso en el mundo un hálito de censura que puede aplacar hasta a los más intrépidos y heroicos de los seres humanos, la única manera de hacer frente a la oposición que aparece en nuestro camino, es apegarnos al Jefe, al Adón haKol, pues no hay nada más, sólo Él existe, y si nos aferramos a Él, “los otros dioses” se desvanecen como la oscuridad frente a la luz.
Intenté transmitir, que los “otros dioses” pueden ser ideas con las que convivimos cotidianamente, el empleador, los padres, el Rabino, la psicóloga, el administrador del edificio, etc. Nada de ellos es real, sino que es Di-s, armando escenas para nosotros, para que crezcamos, para que maduremos, para que florezca la maravilla excepcional, que Di-s puso en nuestro espíritu.
Somos actores, con un personaje, y Di-s dirige desde la platea y no hay más.
Cuando un actor “se cree” su personaje, es signo de locura, nosotros vivimos en un mundo, donde “nos creemos” todo lo que sucede, y nos cuesta ver la voz, la mano, el abrazo o el puntapié de Di-s, dirigiendo cada cosa que transitamos.
Ahora es tiempo de volver a casa, sólo Di-s sabe qué será de nosotros, pero eso, a pesar de ser lo que más nos asusta, es a su vez, la grandeza infinita que el Eterno tiene reservada para los que se arrojan en Sus brazos y siguen adelante.
Escuchando las charlas de años anteriores, disfruto de las risas espontáneas que surgen, de los comentarios, las dudas, y de las resistencias al cambio... Gracias, por ese regalo.
Han pasado por nuestros Shabatot, infinidad de personas, de variadas procedencias, y multifacéticas necesidades. Guardamos tantos recuerdos, (muchos verdaderamente hermosos), de esos encuentros!
Muchos han conquistado lo que en ese entonces anhelaban, ser observantes, casarse, tener hijos, recibirse, hacer guiur... etc. Y otros, están aún en la búsqueda, o han cambiado de sueño...
Finalmente Di-s me ha permitido tener un lugar, este lugar en internet, donde de manera recatada, puedo seguir en contacto con mi tarea de transmitir.
Quiero agradecer a todos los que fueron parte de mi historia hasta aquí, ya sea porque me alentaron, porque confiaron en mi punto de vista, o porque sintieron que no era para ellos y no quisieron seguir en el tren que yo proponía.
A todos, gracias, gracias por haber actuado en las escenas que teníamos juntos. Y por soportar mis ausencias, mi ego, mi rebeldía... Gracias por haber estado, y por el amor que han generado dentro de mi corazón y que llevo en mi mochila, en mi regreso a casa.
Hasta pronto.
Con cariño,
Patriicia (Dvorah)

16 jun. 2010

Se bueno!


BS”D

Un ángel le enseña Torá a un bebe que crece, que se mece dentro de una mikve. El bebé, que aún no habla, que aún no camina, estudia Torá meciéndose en las aguas cálidas que Di-os le ha proveído dentro del vientre materno.
Ya es la hora, es hora de partir, de salir al mundo, el ángel apoya un dedo sobre el labio superior del la criatura, deja una marca, la marca que denuncia que toda la Torá se ha vuelto inconsciente, toda esa Santa Torá ahora yace en lo oculto...
Un instante antes de nacer el ángel le suplica, se bueno! No hay otra cosa, HaShem ya ha decidido si serás rico, si serás sano, si tendrás muchos hijos o si serás el hombre más inteligente de la tierra, solo te permite elegir una cosa si todo eso lo usarás para el bien, o lo usarás para hacer el mal. Si todo lo que el Eterno te da, lo utilizarás para revelar Su existencia o si, jas veshalom, para negarla. Sé bueno! Y al final de tus días te estaré esperando para que me cuentes que hiciste con toda la Torá que te enseñé...
El bebé es estrujado hacia fuera, y al salir llora, llora porque el desafío es enorme, ahora, que no recuerda nada de lo que estudió, ahora que aún no tiene palabras para nombrar sus miedos debe empezar su tarea, la tarea de traer luz Divina al mundo...
Nadie elige donde nacer, ni el hogar en el que va a ser criado, sólo Di-os sabe por qué nuestras Matriarcas nacieron en hogares corruptos e idolátricos, pero nosotros podemos intuir, que desde el inicio, el Todopoderoso, con Su gran misericordia nos enseña que la oscuridad es para ser liberada, y que Él coloca grandes almas en lugares tenebrosos para que ellas expriman todo su potencial y transformen sus vidas en fuentes de amor.
Esta vida nuestra es un gran escenario donde Di-os nos obliga a dejar de lamernos las heridas, nos presiona para que descubramos la Torá que cada uno vino a revelar, nos abraza con su aliento cuando ya no damos más y nos vuelve a soltar para que sigamos volando, escalando las pruebas.
Mientras respiramos, sabemos con certeza que HaShem tiene esperanzas en nosotros. Hoy, un pasito más hacia ÉL, puede ser la llave que estamos necesitando para que llegue la Gueulá, todos somos importantes, aquí, no hay papeles secundarios, intentémoslo día a día segundo a segundo, la Torá nos guía con infinitos ejemplos, y también podemos emular buenos modelos, modelos que, tal vez, están más cerca nuestro, de lo que imaginamos.
Gracias,
Patriicia (Dvorah)

15 jun. 2010

Nada es obstáculo para la Teshuvá


BS”D

Inspirado en Rambam Hiljot Teshuvá y en honor al Rebe Menajem Mendl (Guimel Tamuz)

Ya que te has acercado a Mi, te responderé.
He pensado momentos, instancias, gracias maravillosas para ti.
Debes creer en Mí. Estoy deseoso por dártelas.
Pero cómo puedo entregarte mi regalo cuando no estás en el sitio que te pedí, me esperaras?
Tengo todos los regalos que te preparé con todo Mi amor y Mi misericordia. Los tengo listos para dártelos, no son para Mi, son para ti.
Pero te he llamado varias veces y no has respondido, Me apena, Sé cuánto esperas estos regalos, pero te distraes, crees que podrás conseguirlos de “otra” fuente...
Absurdo, no hay nada fuera de Mí...
Te amo, sabes eso?
Te amo, no por lo que haces, te amo porque eres una maravilla, aunque tu mismo lo ignores.
Conozco cada una de las tentaciones que te alejan de Mis palabras. Yo las he puesto ahí.
Por qué?
Para que crezcas, para que conozcas tu potencial, para veas con tus propios ojos tus avances. Cada vez que ignoras los llamados de la oscuridad y continúas en el camino que te he indicado, estás más cerca de ser quien viniste a ser.
No llores, por qué lloras? Crees acaso que Yo te abandonaré? Que Yo no lo permita!
Ven, escúchame bien hijo mío, Yo Soy Todo, no necesito que te acerques por alguna carencia Mía, necesito que te acerques porque para eso te creé, para que estemos juntos. Te amo. Incondicionalmente.
Sabes que significa eso?
Que siempre serás mi hijo, y que siempre te estaré esperando para abrazarte y cubrirte de Bendiciones.
Entonces, ya que finalmente estaremos juntos, por qué retrasar el encuentro y la entrega?
Si tan sólo estudiaras Mi Toráh y cumplieras mis Preceptos, entonces observarías por un segundo el mundo en el que te he puesto, y verías y entenderías Mis mensajes y Mis códigos. Dejarías de andar revoloteando entre la desesperación y la arrogancia, dejarías de correr de aquí para allá como una veleta; harías silencio y escucharías Mi voz, te encontrarías con tu hermosa esencia...
Y entonces sólo desearías hacer Mi voluntad con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza...
Y Yo, qué haría?
Te daría todos Mis tesoros, porque para eso te he creado.
Para que seas Mi hijo, Mi socio, Mi siervo y para que nos dediquemos cada instante a estar más y más cerca, más y más unidos, como Uno.
Apresúrate, te extraño.
Con amor infinito.
Tu Padre, Tu Rey, Tu Di-s.


Patriicia (Dvorah)

13 jun. 2010

Redención ahora!


BS”D
Mira a Tus hijos, Di-s!

Míranos Di-s!
Mira lo que hacemos con Tus semillas!
Mira lo que hacemos en este tiempo de oscuridades y malos augurios.
Mira como desobedecemos y nos reímos de las predicciones de los “razonables”.
Mira Di-s, por favor...
Mira lo que hacen Tus hijos por desarrollar lo bueno que nos has dado “para hacer”.
Puedes sentarTe en Tu Trono y tener najes...
Puedes decir a los ángeles: “Ven que Yo tenía razón!” (como siempre) “Comprueben cuán Divinos son Mis hijos!”
Mira como cada chispa de lo que nos das, se vuelve una luz super poderosa...
Mira como se nos diluye el miedo y la inercia con tanta Emunáh (fidelidad) a Ti.
Mira como el amor por Tu Torá nos genera más y más fuerzas para desafíos y belleza.
Mira y dime si acaso todavía puedes esperar un segundo más...
Mira como estamos construyendo el recipiente perfecto para recibir lo que nos prometiste!
Mira Di-s y ya no retengas Tu deseo de alzarnos y abrazarnos con todas Tus bondades.
Mientras cada uno de nosotros hace sus malabarismos para servirTe con alegría, por favor, prepara el moño y envíanos ese regalo por el que tanto nos esforzamos cada día, envíanos Tu Redención ahora!
Gracias

Patriicia (Dvorah)

7 jun. 2010

El alma judía



BS”D
Baruj Daian Emet
LeIlui Nishmat Rab Mordejai Eliahu

Di-os envía a Su mensajero, el espíritu de Su mensaje vuela a través del aliento de Su siervo, y me despierta.
De miles, de millones de gotas, Di-os me elige y el mensajero Divino, me despierta a mí. La vitalidad Divina llega a mi ser y entonces surjo desde los hielos, desde el encierro, desde el ocultamiento, para dar vida, para reverdecer Su mundo, para sembrar y hacer florecer la belleza, la gracia y la poesía. Todos mis caminos son una danza generosa que abre las puertas para que la naturaleza deje ver la Gloria de Di-os. Y me siento feliz. Muy feliz. Pero... sin esperarlo, me encuentro con lugares donde la bondad no llega, hay sitios donde el mundo se niega a revelar la Verdad Divina. Qué sucede? Qué sucede aquí, en esta oscuridad? Mi misión es averiguar, es corregir este yermo...
Oh! mi bondad ha despertado a su enemigo, la oscuridad se ensaña con quien viene a mostrar la armonía de Di-os. Llueven dolor, persecuciones, malos entendidos, agresiones, enfermedades, malas palabras, problemas financieros, heridas, soledades, desesperación y yo corro y corro para salvarme, para no ser tragada por el que me quiere destruir. Corro, y corro, hasta que ya no tengo donde huir...
Silencio, todo parece haber terminado...
Entonces Di-os envía nuevamente a Su mensajero, y el mensajero sabe que todavía debe buscarme.
Me encuentra entre cenizas y polvo, con apenas un hilo de vida. El mensajero no se deja vencer por las apariencias, me invita a elevarme con él... Y yo, con lo último que me queda, con un esfuerzo de fe que supera mi mente y mi lógica, me aferro a él, pues es el mensajero de Di-os ... El me carga sobre sus espaldas y yo, solo puedo llorar... Pero entonces, para mi sorpresa, son estas mismas lágrimas las que salvan al mundo, son estas mismas lágrimas la fuente de la Resurrección, es este mismo dolor el que hace parir nuevamente la belleza en este mundo. Su mundo, mi mundo. Y vuelvo, vuelvo reverdecida, a terminar mi tarea, la monumental tarea de levantar el velo de la oscuridad y convertir las cenizas en flores y almendras. Y mi sonrisa llega a todos los rincones de la tierra y el mensajero de Di-os se siente orgulloso de haberme despertado, pues Di-os, desde el comienzo de los comienzos, me ha elegido para esta tarea, y Su esperanza me mantiene vive a mí, al alma Judía.
Patriicia (Dvorah)

4 jun. 2010

Cuando enciendo velas



BS"D



Cuando enciendo velas, mis velas Tus velas, enciendo la luz que has puesto en mí, dentro de mí , desde el principio...
Entonces ilumino el mundo, mi mundo, Tu mundo. Reparo el dolor que he traído desde el principio y curo las heridas, las fracturas que provoqué entre nosotros, entre Tu y yo.
Cuando enciendo velas, bendigo que finalmente me hayas hecho Tuya, bendigo poder cumplir con Tus deseos, porque allí, en ese cumplir con Tus mandatos me guardo de la violencia y la locura y me sumerjo en la serenidad de Tus caminos...
Cuando enciendo velas, las velas de Shabat, enciendo la vida que hay en mí, en mi esposo, la vida que hay en cada uno de mis hijos...
El brillo se refleja en mis manos y en mi rostro y puedo presentarme ante Ti sin máscaras, ni guantes, tan solo con mi voz, mi corazón y mi fe desnuda.
Cuando enciendo velas y acercas Tu oído para abrigarme, Te digo todos los secretos que he llorado y he gozado y Te ruego que siempre me acuerde yo de Ti, que siempre sepa yo, que Tú eres la única existencia, que Tú me has creado y me sostienes y sólo Tu sabes lo que es mejor para mí...
¡Milagros! ¡Milagros! ¡Milagros!
Te llamo desde lo profundo del abismo y sostenida con la punta de los dedos, te grito:
¡Sálvame! ¡Sálvame de la oscuridad!
Entonces prendo velas, velas de Shabat y Tu luz comienza a entibiar mi hogar, mi alma.

Patriicia (Dvorah)

3 jun. 2010

Teshuvá 4


BS”D
Cómo ser dueños de nuestras vidas?

Una de las primeras cosas que hice antes de comenzar “formalmente” la Teshuvá, fue cuidar la palabra.
Cada día, a las 19 hs. llegaba a mi hogar, apenas arrastrándome por el agotamiento, con el único objetivo de arrojarme en la cama y dormir.
Qué era lo que tanto me había agotado?
Cuidar la palabra.
Di-s creó el Universo con distintos niveles o “mundos”:
1-El mundo inerte o mudo. Como las rocas, mi cepillo, tu zapatilla, el clavo del vecino ( sin menospreciar).
2-El mundo creciente o vegetal. Como la ensalada del comedor de la escuela, el ramo de jazmines, y el césped que está prohibido pisar.
3-El mundo animal o vivo. Como las ballenas, vacas, loros, gusanos, piojos (?), también la tortuga pequeñita que entra en un bolsillo y... otros.
4-El espíritu parlante, el ser humano. Como tu, tus amiga/os, la abuela Cata y la profesora de educación física también.
Di-s le dio al ser humano una capacidad por encima del resto de la Creación, la capacidad de expresar ideas, sentimientos o sucesos a través de la palabra.
Quiero decirte algo, que tal vez suene extraño, pero es verdad:
Cuando nacemos, Di-s nos da una cuota de palabras para decir a lo largo de nuestra vida.
Qué te parece?
Y no solo eso, sino que además, nos permite, a nosotros mismos, construir nuestra propia vida con ellas.
Es decir si hablas lindo, se te “pegan” cosas lindas, si hablas verdad se te pegará la verdad en cualquier envase, si nos quejamos, se nos pegarán calamidades varias (Di-s no lo permita), si juzgamos a otros, de la misma manera nos juzgan en el Cielo. Glup, glup, glup.
Si hablas con malas palabras, qué se te ocurre estar convocando?
Cuando llamamos a nuestros amigos con apodos que significan (bobo, tonto, inútil, noentendesnada), qué estamos intentando hacer de él?
Cuando empecé a cuidar la palabra, mi cerebro se esforzaba casi 18 hs. por día, intentaba hablar bien, en forma positiva, tratando de no seguir la senda acostumbrada, cómoda por la costumbre, pero llena de barro...
Alguna vez jugaste a ni si ni no ni blanco ni negro?
Intentarías hacerlo durante 18 hs. por día?
A pesar del agotamiento, si uno persiste, Di-s se apiada y ayuda.
Por qué es tan importante cuidar la palabra?
Imagínate que un experto en piedras preciosas te regala una piedra negra, áspera, y te dice que si te dedicas a pulirla, serás millonaria...
Que harías?
Di-s nos da variados dones, pero el que nos dignifica y tiene el potencial de hacernos a Su imagen y semejanza, es el don del habla.
El Todopoderoso crea el Universo con las palabras y nos enseña a que cada uno de nosotros, podemos utilizar esta herramienta para hacer de nuestra vida, un Jardín del Edén o, (Di-s no quiera) un Infierno.
Siembras palabras amables, de aliento, de entusiasmo, palabras dulces, de paciencia y de empatía, y crearás un mundo valioso que prospera con alta autoestima, fluye trayendo halagos y caramelos del Cielo. Siembra malos presagios, durezas criticonas, felicitaciones de compromiso, y obscenidades varias y cosecharas tormentas y pozos ciegos.
Es tan simple y es tan difícil!
Auxilio necesito controlar mi lengua!
La lengua! Más rápida que la mente!
Nuestro trabajo es ponerle riendas, ubicarla. “Quédese quieta”
En lugar de malgastar las mejores oportunidades para construir días encantadores, muchas veces dejamos que nuestras bocas vaguen sin rumbo por los celulares.
Nos perdemos usando esas “contadas” palabras, para hablar del tiempo loco con el encargado del edificio, en lugar de utilizar nuestra capacidad de hablar, para enaltecer e iluminar nuestro mundo.
Si no tienes nada que decir, nada importante, entonces haz silencio, (no es pecado).
Si lo que estás por decir, puede herir a alguien, entonces calla.
Si tienes urgencia de quejarte y/o llorar, entonces habla con el Creador, que te está esperando...
Y cuando comiences a hablar cosas bellas, especialmente cuando hables positivamente, buscando lo bueno, la la luz de cada persona y cada evento, verás que tu vida florece y la piedra negra, se vuelve diamante cristalino.
Es una tarea de 24 hs. por día para todos los día de nuestras vidas. Pues nuestros sueños reflejan nuestro transitar diario, y allí también verás los frutos de este arduo trabajo.
Durante la estadía en el desierto que duró 40 años, nuestro alimento fue el Man.
El Man, pan del Cielo, tenía como característica milagrosa, que, al ingerirlo, se podía sentir el sabor de la comida que uno imaginaba.
Qué maravilla! Y era diet!
Pero, inesperadamente, hubo muchos que se quejaron de su sinsabor, querían CARNE, querían, ansiaban el sabor de un asado criollo!
Di-s les dio lo que pedían y esto fue lo último que pidieron.
Que pasaba con ellos?
No querían esforzarse en imaginar, querían sentir el sabor de la comida como “es”, pero Di-s nos estaba dando la oportunidad para aprender a imaginar, a pensar en lo que deseamos para bien y obtenerlo.
En el Man se guardaba el secreto del libre albedrío. “Piensa bien y será bien”. “Habla bien y (indefectiblemente), pensarás bien”.
Puedes trabajar y esculpir esa piedra negra que el “experto” dice que, si la pules, obtendrás una piedra preciosa; pero también puedes arrojarla hacia el fondo del galpón y correr a comprarte una bijouterie de moda.
Refinas tu palabra, refinas lo que piensas, entonces tu vida se vuelve luminosa como un brillante.
Te fastidia, te parece agotador, entonces sigues engordando a base de malas palabras y malos pensamientos, y pronto obtienes una vida “fast food”.
Intenta de a poco, por ejemplo en Shabat, intenta decir solo cosas positivas, (yo lo digo... pero, en fin, mi familia me tiene mucha paciencia, gracias a Di-s).
O, cuando te encuentres con alguien, dile algo bonito, algo que lo haga sentir bien.
Cuando estas por hacer un comentario sobre alguien, cierra la bocota, y pide un deseo.
Jánuca es tiempo para educar “Jinuj”, edúcate a ti mismo, y podrás crear una vida plena de Luz.

Yapa:
Una boca limpia, Santa, que hace pedidos con palabras hermosas, llega al Cielo como una corona resplandeciente. Di-s ama esas plegarias tejidas con buenos pensamientos. El Todopoderoso las luce, orgulloso del progreso de Su hijo, y las responde de inmediato, con amplitud y belleza revelada.
Que tengamos el mérito. Amén veAmén.


Patriicia (Dvorah)

Teshuvá 3


BS”D
Y amarás a Ado-nai tu Di-s
VeAhavta et Ado-nai Eloh-eja
Cómo podemos amar a Di-s?
Cómo llegamos a amar a Di-s?

Lo primero que debemos entender, es que Di-s ha instalado un microchip en nuestro corazón y en nuestro cerebro, programado para amarLo.
Pero está en nosotros, despertar ese amor...
Di-s nos ordena y nos explica como vincularnos con Él y cómo despertar ese amor que ya está instalado en nosotros.
Nos da Mitzvot, (preceptos), que limpian canales espirituales y físicos, para que nos llegue y nos vitalice la energía Divina. Nos permite penetrar dentro de Sus pensamientos a través del estudio de Su Sagrada Toráh y nos enseña a refinar nuestro carácter animal y transformarlo en luz, y llegar “más alto que los ángeles” .
Pero cómo se despierta todo este combustible?
Cómo se despierta este amor a Él?
Dentro de los Diez Mandamientos hay uno, respetar y honrar a los padres, que genera muchas preguntas...
Qué significa?
Cuál es el alcance, la obligación?
Los padres somos los primeros encargados en recibir ese alma pura, que ha bajado del Cielo, para ayudarla a cumplir su misión.
Cuántos padres vivimos con este pensamiento consciente durante la educación de nuestros hijos?
Cuántos padres comprendemos que si existe un Mandamiento tan fuerte (respetar y honrar a los padres), es porque la responsabilidad también es enorme?
Muchos padres cometemos el grave error de creer que ese respeto u honra es un derecho adquirido y presionamos para que se cumpla con sonrisas o con llantos, después de todo, es un Precepto Divino.
Pero el Precepto es para que se cumpla sobre los padres que se hacen ellos mismo recipientes aptos para tal manifestación por parte de los hijos.
No es que los hijos podemos avergonzar o herir a los padres que no están a la altura de las circunstancias, Di-s no lo permita, pero respetar y honrar a los padres, se refiere a aquellos padres que han cumplido con la voluntad Divina en el desarrollo de su rol.
Y qué es lo que debe hacer un padre?
Un padre debe enseñar a amar.
Un padre o una madre, deben generar un vínculo de confianza con sus hijos, que éstos puedan desarrollar, empíricamente, lo que luego deberán trasladar al Todopoderoso.
Es decir, los padres deben generar en sus hijos fe, confianza.
Fe en quién me cuida, fe en que soy lo más importante para ellos, fe en que mi existencia tiene un sentido cósmico, fe en que soy valioso así, como soy ahora, y que puedo mejorar si me esfuerzo en cambiar, fe en que cada uno tiene pruebas por las que pasar y la medida de la prueba es paralela a la fuerza en potencia que tengo para pasarla, y fe en que hay un Creador, que dirige el universo y mi vida y que tiene un propósito y que debo alabarLo, agradecerLe, pedirLe y consultarLe, porque soy Suyo, Le pertenezco.
Por supuesto, que este es un trabajo cotidiano, y de mucha entrega y claridad en las responsabilidades.
Un padre que brinda a sus hijos atención a sus necesidades física solamente, debe saber que no está cumpliendo con toda su tarea.
Un padre debe darse cuenta que su hijo es un préstamo, una inversión que hace Di-s, un hijo es un acto de confianza de Di-s hacia los padres.
El padre, tiene allí frente a su bebé hambriento, frente a su pequeño con terrores nocturnos, frente a su niñita con dificultades escolares, frente su muchachito desprolijo y desordenado, frente al adolescente silencioso y hermético, frente a la joven hipersensible, un campo que se le ha otorgado del Cielo para cultivar, para cuidar, para regar, y volver a sacar la maleza...
El padre debe enseñar con el ejemplo a desplegar las alas, debe acompañar los primeros vuelos, debe escuchar sin bostezar y abrazar sin decir: “listo, a otra cosa, tengo mucho para hacer”.
Todos queremos un padre o una madre así, sabios, dulces, que nos comprendan, que nos ayuden, que nos tengan paciencia, que nos consuelen... Di-s es así, y nuestra tarea como padres, es acercarnos y acercar a nuestros hijos a esperar todo eso de Él.
Amar...
Si los hijos confían en el amor de sus padres, luego podrán trasladar esa confianza en el Padre de todos nosotros.
Los padres somos Sus emisarios, no es que estemos listos, que sepamos cómo se hace, sino que el Todopoderoso nos da la opción de aprender con estos hijos que son Suyos y que son los que nos corresponden para realizar nuestra misión.
Justo me tocó un hijo sensible! Justo a mí que me gusta decir las cosas como son, como yo las veo, sin mantos de ninguna piedad!
Justo a mi me tocó una hija sabelotoda, justo a mi que soy tan insegura con todo lo que tengo que hacer...
Nuestros hijos no nos “tocaron” en un número de lotería. Di-s decidió, que era bueno para ambas almas, la del hijo y la del (los) padre, trabajar juntos en esta vida.
Por qué?
Él tiene Sus razones, pero digamos que ambas almas tiene cosas para arreglar y corregir, y Di-s nos da la oportunidad, así de cerquita, en casa.
Para dar amor a nuestro hijos y a través de ese amor, generar los fundamentos para que puedan servir a Di-s con todo el corazón, debemos ser, nosotros mismos, hijos dichosos y fieles...
Percibimos el amor de Di-s en nuestras propias vidas?
Abrimos nuestros corazones para expresar agradecimiento al Creador?
O es pura mecánica? Puro trámite domesticado?
Ser padres, es trabajar a dos puntas, miras a tus hijos, tratas de ver lo bueno, resaltas lo bueno, se lo haces saber, lo abrazas, físicamente, lo abrazas emocionalmente, le ayudas a que marque el número de Di-s que atiende las 24 hs. Le enseñas a hablar con Di-s, lo comunicas, le indicas el verdadero camino.
Y cuando ves cosas que no te gustan, sobre ese colchón cariñoso que has armado, a través de juegos, historias, mimos, y atención, entonces puedes caerte con él y llorar, decir “no”, proponer enmiendas y marcar los límites.
Pero el trabajo básico, cuando vemos cosas que nos fastidian de nuestros hijos, debemos mirar hacia nosotros mismos, hacia nuestro propio refinamiento.
El Baal Shem Tov enseñó que si uno ve algo desagradable en otra persona, es Di-s diciéndonos, esto mismo, esto que te desagrada, (tal vez en otra escala, en otras circunstancias, con otros vínculos), esto mismo que te disgusta, es lo que tienes que corregir tú. Glup.
Así que antes de salir a gritarle a nuestros hijos y/o a mirarlos despectivamente, deberemos saber que lo que vemos allí, es un espejo sobredimensionado de lo que “nosotros”, los padres, debemos corregir.
Puedes probarlo, antes de decirle a tu hijo la próxima vez que no interrumpa cuando tu hablas, fíjate y corrige tus propias interrupciones. Verás “milagros”.
No hay recetas y es un trabajo difícil y sin interrupción, pero si nos entregamos a los designios Divinos, se vuelve una tarea amorosa y fascinante.
Y entonces, sí el Precepto de respetar y honrar a los padres, se vuelve una recompensa.
Entonces sí, si logramos traer frente al Todopoderoso a nuestros propios hijos; vestidos con alegre autoestima, confiados en que Di-s desea lo mejor para ellos y para el mundo, deseosos de hacer el bien y cumplir Sus Mandatos, entonces, Di-s nos corona con Respeto y con Honra y nos regala la sonrisa Suya y de nuestros descendientes, para toda la Eternidad.
Amén que se cumpla en cada uno de nosotros.

Patriicia (Dvorah)

Teshuvá 2


BS”D

Eres especial

Para elevación de las almas de Jabad Mumbai


Qué me quiso decir esa mujer con “Nena, cuidate! Te pueden a robar el alma”?

Di-s es bondad, es pura bondad, pero no se puede “ser” bondadoso a menos que exista un receptor para esa bondad.
Así que Di-s creó el Universo y Sus criaturas, como un padre que desea dar amor a sus hijos.
También creó las reglas, pues hizo que los receptores tuviéramos que ser meritorios de Su Bendición.
Por qué?
Para que no comamos “el pan de la vergüenza”, para que recibamos Su flujo de opulencia Divina, con la dignidad que genera el esfuerzo y el compromiso y no, como un a dádiva lastimosa que demarca la gran distancia entre el dador y el receptor.
Es decir que, en Su inmensa piedad nos generó un “trabajito” que justificara tener acceso a la desproporcionada recompensa que el Todopoderoso preparó para Sus criaturas en el Mundo por Venir...
En qué consiste ese “trabajito”?
En volver nuestra mirada, nuestra atención, nuestra vida toda a Él.
Cuando nos levantamos, nos acostamos, cuando comemos, cuando paseamos, cuando estudiamos, etc. saber, estar conscientes que somos Sus enviados, y que Él constantemente dirige el mundo y todos los eventos, que crea toda la existencia.
El “trabajito” no consiste en pensar que Di-s maneja el mundo, el “trabajito” es VIVIR, en consonancia con ese saber.
Para que un trabajo exista, debe tener una fuerza que se le oponga, una resistencia, así que el Eterno, puso dentro de Sus criaturas, una fuerza que se Le opone, que niega constantemente la conducción Divina. Di-s instaló en nuestra programación, una voz que dice “YO EXISTO”.
Esa voz, nos convence de estar totalmente emancipados de cualquier fuerza o voluntad que no sea la de nuestro propio ego y nos hace creer que somos dueños de nuestras vidas...
Te parece conocido?
Todos los días, a cada instante, esa lucha, entre la voz del alma y la voz del ego, se remonta dentro de nuestros corazones y nuestros pensamientos.
Quieres la recompensa?
Hay que trabajar muy arduo para escuchar la voz del alma y desoír la voz del ego que se rebela, a cada uno, según su tamaño espiritual.
Cómo se fortalece la voz del alma, la que sabe que Di-s está detrás de cada detalle que acontece en la vida?
Estudiando Torah con el objetivo de cumplirla, y vivir según Sus Preceptos.
Refinándonos, transformándonos en seres luminosos, generadores de actos de bondad, para servirLo y para Su Gloria.
Cómo estar atentos a la voz del “otro lado”, para no caer en la trampa?
Di-s nos ordena borrar el recuerdo de Amalek.
Qué es Amalek?
Amalek aparece para atacarnos luego de que ocurrieran las maravillas del éxodo de Egipto y el cruce del Iam Suf (Mar Rojo).
Nos ataca a nosotros! Acabamos de ser los protagonistas de la liberación mas maravillosa que Di-s haya hecho hasta el momento! Por medio de señales, salvaciones, pura revelación, puro poder Divino, el Todopoderoso nos elige como Su pueblo, nos libera de la esclavitud y nos eleva al rango de Hijos de Di-s, y desde allí, desde nuestra exaltación, viene Amalek y antes de llegar al Sinaí, nos golpea!
Amalek es pura insolencia. Es “A mi qué?” Qué me importa que Di-s te protege, vengo por mi parte!
Cómo luchamos contra Amalek?
Miramos las manos de Moshé elevadas en lo alto, recordamos que pendemos de la asistencia del Todopoderoso, nos volvemos a Él, y Di-s lucha junto a nosotros.
Cuando transitábamos el desierto, vuelve aparecer Amalek.
Esta vez, ataca a los débiles, a los pecadores, a los que se siente pésimo pues están fuera de la protección de las Nubes de Gloria, esas nubes Divinas que nos envolvieron y guardaron, durante cuarenta años, toda la travesía.
Estos débiles, son débiles porque han errado, y están sin escudo, y Amalek los ataca .
Amalek ataca ya cuando nos creemos imbatibles, ya cuando nos creemos inservibles.
Por qué?
Porque cualquiera de las dos sensaciones por sí solas, deja de lado a Di-s.
Y cuando nos olvidamos de Di-s, viene Amalek y nos ataca.
Cuando olvidamos que no somos los hacedores de nuestras maravillas, sino que es Di-s actuando a través nuestro, o cuando nos olvidamos que que no somos malos, sino que debemos arrepentirnos y volvernos hacia Él, dejamos la entrada libre para que Amalek ingrese y haga destrozos.
Si eres talentoso, inteligente, bello, fuerte, si tienes capacidades espirituales, laborales, profesionales, maravilloso, eres un recipiente a quién Di-s proveyó de muchas herramientas.
Hay que pararse y preguntar. Qué quieres que haga con esto Di-s mío?
Si es una pregunta hecha desde la humildad de saberse una creación, si se pregunta con el deseo de ser un socio de Di-s en Su plan, entonces Di-s enviará la respuesta.
Pero si la persona “se la cree”, si cree que “se hizo a si mismo”, si se cree más vivo que los muertos, más astuto que los pobres, más cuidadoso que los enfermos, etc. entonces, Di-s abandonará Su lugar y Amalek entrará en acción.
Pero lo mismo sucede si la persona se siente una “nadita”, un sin sentido, pues Di-s lo está creando en este mismo instante, y ha puesto en él un sinnúmero de potenciales para revelar, y la persona no tiene permiso a desestimar lo que el Todopoderoso ha invertido en él. Es como arrojar piedras preciosas a la basura por el simple hecho que están guardadas en cajitas feas y muy difíciles de abrir... Di-s también aborrece a quien se mira con lástima. Y esa ausencia de Di-s es llenada inmediatamente, llega Amalek y hace una fiesta.
Amalek y toda sus compañeritos del otro lado (satán, el instinto del mal, el ángel de la muerte, etc.), saben que en breve, se termina la función, su función. Y se quieren lucir antes que se vayan lo espectadores!
Quieren brillar en la marquesina, aunque más no sea por un solo instante!
Y buscan almas...
Almas especiales...
Los judíos tenemos, somos, almas especiales...
En la sectas, misioneros, y otras porquerías por el estilo buscan “almas judías”.
Nuestras almas son fuentes de energía cósmica...
Cuando, (Di-s no lo permita), un judío es atrapado por alguno de ellos, es como si hubieran encerrado e inmovilizado un pedacito de Eternidad.
Y cómo trabajan?
Trabajan como lo hace Amalek, por eso dos caminos:

“Sos tan especial, tan maravillosa! No existe nadie como tú! Eres tan talentosa, inteligente, bonita, etcétera. Nosotros, te sabemos valorar!”
Ó
“Pobrecita, niña, nadie te ha comprendido, tan sola, tan desprotegida! Pobre criaturita, cómo nadie te ha sabido consolar con todo lo que has pasado! Etc. etc.”

Una vez que la persona abre la puerta, cualquiera de las dos o ambas, Amalek se mete, cierra con llave y la arroja al fondo del mar y un alma ha sido capturada y silenciada hasta que se vuelva a Di-s con todo su corazón, y el Todopoderoso la rescate.
Todo nuestro mal, proviene de nuestro ego, de nuestro yo, engordado o herido, pues ningún mal viene de lo Alto.
Cada alma tiene una misión y solo Di-s sabe que es lo mejor, para que esa alma realice su labor.
Lo que a veces vemos como mal, si miráramos toda nuestra historia veríamos que no fue malo en absoluto.
Algo más...
Amalek, a veces no te quiere a ti, quiere un alma que está cerca tuyo...
Pero tu eres el camino para llegar a atrapar a esa alma grandiosa que está en la mira.
Nadie está a salvo
Mashiaj terminará esa lucha, pero cada uno de nosotros debe saber de qué lado está. Y para qué está trabajando.
Sin ingenuidades.
Amalek puede investirse en cualquier manipulador, sea una madre, un hermano, un esposo, un maestro o un dirigente.
Da miedo.
Está bien.
Qué puedo hacer para cuidar mi alma y las almas de mi seres queridos?
Hay una protección segura.
“Las Nubes de Gloria”
Estamos en el desierto tenebroso, lleno de escorpiones y serpientes, pero Di-s nos protege con sus Nubes de Gloria.
Cúbrete de Nubes de Gloria.
Ocúpate de cumplir Sus Preceptos, estudia Su Torah para cumplirla, haz actos de amor, con cada Mitzvá, creas un ángel, un ángel protector.
No busques aplausos ni confirmación de que eres especial. Di-s te dice que eres especial, cada vez que respiras, que mueves los ojos, cada vez que puedes pensar, o hablar, o simplemente existir.
Habla con Él, confíaLe tus inseguridades, tu necesidad de reconocimiento, Él te sanará.
No te creas víctima de tu historia.
Abraham Avinu y las cuatro Matriarcas, Sara, Rivka, Rajel y Lea, surgieron de hogares y entornos nauseabundos. Ellos convivieron con padres y hermanos idólatras, perversos, abusadores, estafadores, asesinos y ladrones, usaron esa base, no para llorar, no para quejarse, sino que la convirtieron en el trampolín para alcanzar niveles Divinos de virtud y servicio, y transformarse en ejemplos de liderazgo para toda la humanidad.
Salta los obstáculos, sólo necesitas un Socio, Quién te ayude a transmutar la oscuridad en Luz.
LlámaLo, Di-s espera, cada instante, el llamado de cada uno de nosotros, nos ama, somos Sus hijos, Sus primogénitos.
Y cuando nos asociamos a Di-s, Amalek desaparece de la escena, pues no puede hacer nada con egos pequeños protegidos por un manto de miles y millones de ángeles que sobrevuelan sus espaldas en señal de protección.
Apégate a Di-s
Estudia y cumple Su Toráh y serás un alma realmente libre.
Amén.

Patriicia (Dvorah)

Teshuvá 1



BS”D

“El comienzo”

Después de casi 19 años de terapia, debería haber conquistado alguna para parte de mi psiquis para bien. Pero mi historia personal, abundaba en tristezas, soledades, frustración y la desesperanza...
Quería ser la mejor cantante de tangos del mundo, y es comprensible, mi vida transitaba como guionada por una poesía melancólica rioplatense...
Un hecho que conmovió a la comunidad judía mundial y principalmente, la de Buenos Aires, me rompió de un solo golpe, parte de la cáscara dura que envolvía mi cadencia lastimera. El hecho cayó como un rayo del Cielo, taló la vida física, de los que se fueron y quebró los corazones de muchos de los que se quedaron...
“No conocemos el contrato, la muerte puede llegarle a cualquiera, a cualquier edad, en cualquier momento”
Ese fue mi pensamiento...
Un pensamiento de Teshuvá
Un pensamiento que se dirigía a saber qué vine a hacer, qué vienen a hacer los seres humanos en esta vida...
Comencé a buscar otras maneras de encontrarme a mi misma, otros caminos para abrir los cerrojos del mundo que me tenía aprisionada en oscuros pensamientos...
Busqué por muchos lados, respuestas que aliviaran mi valija llena de piezas inconclusas...
Encontré mucha mentira, mucha, mucha, hasta que una vez una mujer, no judía me dijo:
“Nena”, qué estás haciendo? Te van a robar el alma! Tienes que volver a tu fuente! Eres judía, cierto? Di-s les dio a los judíos la Biblia, la base del mundo, de todo! Dónde estás buscando?!
Al día siguiente le comenté a una conocida que estaba buscando un moré de Toráh, y por supuesto, ella conocía uno. El maestro estaba listo para mí, ( Di-s me estaba esperando). Empecé a estudiar y a cumplir...
Pero por qué no se me había ocurrido buscar allí, aquí en la Toráh, tan cerca de mi nariz?
Porque yo había hecho toda la escolaridad en una escuela judía, jardín, primaria y también el nivel secundario y terciario, pero esa educación, no era la Verdad de Di-s.
Lo que recibimos, eran recortes diminutos, bonsáis, que son muy “bonitos” para adornar un estante del living, pero que no revela nada de la grandeza, de la savia, de la producción y sobre todo de las raíces de un árbol verdadero. Una educación paupérrima porque, sobre todo, niega y distorsiona la conducción Divina en nuestras vidas.
Así que ahí estaba yo frente a mi reluciente “maestro” que me decía, entre otras cosas: “Tienes que comenzar a comer casher...”
“Uahuuu! le dije. “O sea que Ud. cree que tengo que hacer esa “dieta” porque ha visto, ha intuido, que soy realmente especial!”
“No es por eso, me contestó, es simplemente, porque eres judía”
Mazal tov! pensé, eres “especial”, no como creías, vanidosa, eres especial, porque eres judía.
A la semana había dejado de comer carne, y comencé de a poco a comprar alimentos en los negocios cosher.
La dieta cosher posibilita que se despejen los canales, los de la mente y los del corazón. Tanta comida “prohibida”, tapona los conductos por donde debe entrar la sabiduría Divina...
Aprendí que no elegimos ser tan “delicados”, sino que fuimos elegidos, para hacer un “trabajo delicado”. Revelar la Divinidad en el mundo... Y esto requiere condiciones y leyes para actuar en consonancia con nuestra esencia, con nuestra misión.
Confundidos, presionados por el entorno, creemos que hay otra opción, que podemos decir, “no elegí ser judío”, o, “elegí ser judío a mi manera, o a la manera de muchos judíos modernos...”
Absurdo, lo creemos porque a fuerza de decirlo y repetirlo nos parece aceptable... pero es absurdo renegar de lo que uno es y sobre todo, negar la realidad.
Pensemos: nosotros, tampoco elegimos nacer en este país, y sin embargo, caminamos por su suelo, compramos en sus comercios, hablamos el idioma nativo, y tratamos de seguir las leyes sociales para adaptarnos al estilo de vida que impera, pues, de no hacerlo, moriríamos de hambre, de frío, de desamparo, o de locura...
Es cierto, sin embargo que en este ejemplo, puedes, en algún momento elegir vivir en otro país, pero con el alma, con nuestra alma, eso es imposible, no puedes borrar tu información genética espiritual, y aunque lo ocultes, allí, bajo cáscaras de excusas, encontrarás un alma bella, nacida del soplo de Di-s.
Algunos creen que pueden hacer espiritualmente, lo que intentó Michael Jackson hacer con su herencia físico/étnica, borrarla a base de cirugías plásticas y apariencias. El resultado, lo conocemos, lo único que provocan es generar un desperdicio lamentable...
Y lo terrible de ignorar quién es uno, es que, sin quererlo, por pura ignorancia y por pura cabeza dura, se pierde de su potencial “Divino” para cambiar el mundo!
Habla con Di-s, el tiene un buen plan para ti.
El “no”, ya lo tienes, ya lo conoces, si eres valiente, busca algo de esa Verdad que vino contigo.
Ah...
Un consejo más... No busques “modelos”, no te apresures a copiar para detener la ansiedad que provoca el cambio, porque todos estamos andando a oscuras, y también puede haber, mucha falsedad escondida bajo un sombrero con barba o una peluca y mangas largas. También lamentablemente, la superficialidad y la ignorancia se ha filtrado en donde debería regir la Verdad, pero no te distraigas. Hay “grandes” y sus frutos se ven, pero debes andar con cuidado hasta encontrarlos. Busca en la Torah misma, hay muchos libros, muchas clases, asegúrate que la fuente de donde bebes, sea casher y revela la Verdad que Di-s puso en ti.
Mientras tu corazón late, date esa oportunidad.
No desperdicies el contrato.
Empieza hoy.


Patriicia (Dvorah)